/5 cosas que deberías saber sobre los mini créditos

5 cosas que deberías saber sobre los mini créditos

Los créditos rápidos son una solución inmediata y muy práctica para problemas de liquidez que se arreglen con una suma de dinero baja de manera inminente. Aunque la banca tradicional sigue siendo la primera fuente de financiación a la que se recurre en España, en los últimos años, han surgido cantidad de entidades privadas especializadas en el préstamo de sumas bajas de dinero que ofrecen muchas facilidades y pocos requisitos para su obtención.

Estas compañías han accedido directamente a un nicho de mercado muy concreto; el de las personas que no reúnen las condiciones de solvencia necesarias para un crédito bancario. Como con cualquier crédito, es necesario analizar la situación y conocer los pormenores de este producto para que la maniobra sea beneficiosa para el contratante.

Características

Las características concretas del mini crédito dependen, en gran medida, de las condiciones dadas por la empresa que lo emite, existen, sin embargo, una serie de rasgos comunes entre ellos. Se consideran mini créditos los préstamos de cantidades pequeñas, generalmente de menos de 800 euros. Son una herramienta de financiación recurrente y práctica que permite afrontar gastos inesperados como reparaciones de coches, gastos en el hogar o una emergencia médica, por ejemplo. Los intereses por estos mini créditos suelen ser bastante más altos que los de otros tipos de préstamo. No es necesario dar grandes garantías por parte del contratante y los plazos para devolver la deuda suelen ser relativamente cortos.

Requisitos y flexibilidad

Generalmente los mini créditos son solicitados por personas que carecen de una garantía, empleo fijo o un historial de crédito verificable. La ventaja principal es el ahorro de tiempo respecto a cualquier otra forma para conseguir liquidez: no es necesario buscar avales para demostrar que se puede devolver el crédito sin problemas y el dinero se puede obtener en muy poco tiempo. Además, estos servicios se pueden contratar online de forma muy sencilla. 

Regulación

La regulación respecto a tipo de empresas en España está aún dando sus primeros pasos. Aunque el Banco de España no supervisa directamente la actividad de los prestamistas de créditos rápidos, son muchas las empresas de este tipo afiliadas a AEMIP (Asociación Española de Micropréstamos), la cual ofrece regulación sobre estos servicios. Gracias a este organismo, existe un Código de Buenas Prácticas con una descripción de condiciones estandarizadas y reguladas para la actividad de los créditos rápidos.

El mercado

Existen multitud de empresas para la contratación de un mini crédito, por lo que antes de nada es necesario estudiar el mercado y ver qué posibilidad se adapta mejor a nuestra situación particular. Alguna de las empresas de mini créditos más populares gozan de muy buenas valoraciones por parte de sus usuarios en diferentes plataformas de Internet. También existen, además, plataformas para comparar los pros y contras de varias entidades de créditos rápidos y sus diferencias.

Consejos

Por último, es recomendable solo recurrir a esta solución en el caso de una necesidad de liquidez acuciante con un fin concreto. En la mayoría de estos casos, el préstamo debe devolverse en unos 30 días con un interés diario de aproximadamente el 1%, dependiendo de la empresa por la que se solicite. Por otro lado, los impagos generan unos costes de demora que pueden ser altos, por lo que es recomendable estudiar el tema en profundidad antes de hacer la solicitud. La aptitud para cumplir los plazos establecidos para la devolución del crédito es un requisito fundamental para no verse inmerso en un sobreendeudamiento por impago. Además, nunca se puede saber cuándo se va a tener que recurrir en el futuro a un préstamo, el cual solo será posible con un buen currículo crediticio.