/Alarma por el alto número de personas que rechazan el PCR
Josep Maria Argimon, secretario de Salut Pública de Catalunya, este martes.

Alarma por el alto número de personas que rechazan el PCR

Las pruebas de cribado masivo de covid-diecinueve que está efectuando la Conselleria de Salut en diferentes poblaciones de Catalunya se están encontrando con un alto número de personas que se resisten a hacerse la prueba PCR o bien que se niegan a proseguir la cuarentena obligatoria si son contactos de un positivo. De esta forma lo explicaba este martes el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, que demandaba a las administraciones locales «complicidad» para atender a estos casos, muchos de los que están provocados por la inseguridad laboral o bien económica si dejan de trabajar y deben confinarse en casa obligatoriamente a lo largo de catorce días si han tenido contacto de peligro (sin mascarilla y a menos de 2 metros a lo largo de más de quince minutos) con un positivo.

Los casos de rechazo se han dado sobre todo en los cribados puerta por puerta, como los que se han efectuado en ciertas zonas de Ripollet, mas asimismo frente a los rastreadores de Salut cuando llaman a los contactos estrechos de una persona que haya dado positivo. En Ripollet, por servirnos de un ejemplo, de ciento noventa y tres personas rastreadas, unas cuarenta y cinco se negaron a ella. De ahí que que Salut instaba a las administraciones a administrar confianza a estas personas. «No podemos obligarles a hacerse las pruebas o bien a proseguir las cuarentenas pues no podemos poner un agente de policía tras cada uno de ellos. Optamos por la persuasión», aseveraba Argimon, que llamaba asimismo a los empresarios a ser comprensivos con estas situaciones. «Una cuarentena está cubierta por la baja laboral, mas hay situaciones de precariedad laboral que deben ser atendidas, y eso ya no es competencia de Salut», señalaba.

Otra situación es la de aquellos que de manera directa rechazan la prueba pues no creen en la gravedad de la enfermedad. «Si a esta altura no lo comprenden, ya no sé», aseveraba impotente Jacobo Mendioroz, directivo de la unidad de seguimiento y responsable de los datos.

En una conferencia de prensa en la que los responsables técnicos de la administración del covid-diecinueve en Catalunya deseaban exhibir la estabilización del número de nuevos contagios tras los últimos rebrotes, Salut ha mostrado que hay sobre un uno con seis por ciento (uno con cincuenta y ocho por ciento precisamente) de la población catalana que resulta ser portadora asintomática, y que por ende puede contagiar si bien no presente síntomas de covid-diecinueve. «Es gente que igual va a tener síntomas más adelante o bien no los va a tener mas que puede esparcir la enfermedad», apunta el secretario de Salut Pública. «Y son muchos asintomáticos».

Asintomáticos indetectables

Este porcentaje del uno con seis por ciento es el que ha resultado como positivos entre las personas que se han sometido a los cribados masivos aparentemente entre población sana en poblaciones del Vallès como Granollers, Terrassa, Sabadell y Ripollet. Las cantidades, no obstante, van desde el 0,81 por ciento descubierto en el centro de Ripollet, al cuatro con tres por ciento que se ha revelado en alguno de sus distritos. O bien el 0,93 por ciento de positivos que han aflorado en Terrassa o bien el uno con ocho por ciento en Sabadell. Son personas, apuntan en Salut, que no irían al médico a solicitar una prueba por el hecho de que no presentan síntomas aparentes de covid-diecinueve, mas que contagian.

Este porcentaje de asintomáticos indetectables hace que Salut haya desplegado una estrategia para seguir los rastreos masivos con PCR en otras poblaciones, por el hecho de que, como recuerda Mendioroz, «en ocasiones unos contactos te llevan a buscar en otro lugar». Este lunes empezaron asimismo Vilafranca del Penedès y Santa Coloma de Gramanet y este próximo jueves se anunciarán 2 nuevas localidades. Ampliar la capacidad «sería deseable», conforme Argimon, que reconoció que la presión asistencial sobre la atención primaria y la carencia de manos ha obligado a Salut a recurrir a distribuidores privados como la Corporació Sanitària Parc Taulí, la Mútua de Terrassa o bien la ONG Open Arms, para recoger las muestras.

No poder llegar a cero en el mes de septiembre

Argimon demandaba lo que llamó «una nueva PCR: proactividad, complicidad y responsabilidad» para no extender la enfermedad y conseguir plegar la curva, que tienen claro que no llegará a cero en el mes de septiembre, cuando los habitantes del área metropolitana que están en sus segundas viviendas, además de esto, retornen a sus hogares y la densidad de población aumente en la calle.

En esta franja de estabilización, no obstante, hay diferencias. En Lleida todavía sostienen niveles de contagios de ciento ochenta personas a la semana, si bien venían de prácticamente el doble a mediados de julio. En Barna urbe, la curva de descenso es menor, si bien está sobre los ochenta casos semanales, con una población considerablemente mayor. En el área metropolitana sur descienden los casos y ya están bajo el centenar al tiempo que en el área metropolitana norte el descenso es menor y la curva es prácticamente plana en torno a los setenta y tres casos semanales.

Nuevo protocolo

Todo el conocimiento adquirido sobre el covid-diecinueve en estos meses de pandemia ha llevado asimismo a la Generalitat a establecer un nuevo protocolo de atención que está a predisposición en la página web de Salut. En él se establece, por servirnos de un ejemplo, que no es precisa una PCR negativa para dar el alta médica y reincorporarse al trabajo salvo si se es personal sanitario, de viviendas o bien mosso d’esquadra. Asimismo se establece que pasados catorce días del comienzo de síntomas no se es infeccioso y por consiguiente se puede dar el alta médica tras diez días desde la prueba más 3 días sin fiebre. Todos y cada uno de los contactos cercanos a un positivo, si bien den negativo en su prueba PCR, deben sostener asimismo la cuarentena de un par de semanas. Estas reglas son, conforme Argimon, «muy semejantes a las de otros países».