31.1 C
Madrid
martes, 15 junio, 2021

Amamantar suma y tiene premio

Era una curva descendente que se ha podido frenar y que, si bien poco a poco, comienza a subir, aunque todavía queda mucho camino por recorrer hasta llegar al setenta y cinco por ciento de madres que opten en España por la lactancia materna. Esta es la cantidad considerada por las autoridades sanitarias como la mínima para asegurar que la mayor parte de los pequeños se favorecen de una manera de nutrición cuyas ventajas absolutamente nadie niega. En Castilla y León, el porcentaje se mueve en el ambiente del sesenta y cinco por ciento y, tras un final de siglo con caídas clarmosoas, en los últimos tiempos ya se percibe una ligera mejora. En ello tienen mucho que ver el trabajo de profesionales sanitarios empeñados en que esta forma de nutrición vuelva a la primera situación. Son esas estrategias de promoción y apoyo las que han llevado al Centro de salud Río Hortega de Valladolid a lograr la primera acreditación en su fase dos de la Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia (IHAN) promovida en mil novecientos noventa y dos por la OMS (OMS) y Unicef.

El premio es fruto del trabajo efectuado por el Comité de Lactancia Materna del área de salud Valladolid Oeste, creado en el año dos mil dieciseis y formado por profesionales de diferentes categorías, tanto de atención primaria como especializada. Su tarea ha consistido en realizar una normativa, formar al personal sanitario que atiende a madres y recién nacidos, diseñar protocolos y regular con Atención Primaria una conveniente información a las gestantes y seguimiento a los recién nacidos, con la meta común de promocionar y respaldar el comienzo y mantenimiento de la lactancia materna desde el nacimiento. La IHAN ofrece, a los centros de salud que de manera voluntaria lo pidan y deseen implantarlo, un bulto de medidas estructurado y que ha probado su eficiencia para el apoyo a la acción de dar de mamar. Debido a los múltiples beneficios probados de la leche materna tanto en la salud de los pequeños como de sus madres, la OMS aconseja que esta forma de nutrición sea exclusiva hasta los 6 meses de vida y complementada con otros comestibles hasta por lo menos los un par de años de edad.

El Comité de Lactancia del Río Hortega lo forman veinta profesionales: pediatras, neonatólogos, ginecólogos, comadronas, anestesistas, enfermeros y técnicos. Su organizadora, la neonatóloga Aida de la Huerga, confiesa la satisfacción del equipo por un distinción que «es el resultado de mucho trabajo y el reconocimiento de que las cosas se hacen bien». Una tarea, explica, que «nos deja implicar a los profesionales y a considerablemente más gente para promocionar, proteger y asistir en la lactancia materna». Brotan, de esta manera, desde los protocolos para los sanitarios que atienden en los partos y los primeros meses de vida del bebé, a los conjuntos de orientación y apoyo para las madres y el seguimiento de los pequeños en Atención Primaria a fin de que se les siga amamantando.

Ligero incremento
De la Huerga insiste en que las ventajas de la leche de la madre para el recién nacido son muchos, mas recuerda de qué manera se generó un descenso muy pronunciado en esta práctica debido, sobre todo, a la integración de la mujer al mercado de trabajo, a la costumbre de llevarse al bebé tras generarse el alumbramiento y a la introducción de manera fuerte de los sucedáneos de leche. No obstante, la situación ha alterado y ya se advierte «un ligero aumento». A ello está asimismo ayudando ideas como la llamada «piel con piel», que asimismo se realiza en el Centro de salud Río Hortega, como ocurre en otros centros, consistente en que el recién nacido es puesto sobre la madre solamente nacer, un acto que se procura efectuar, aun, con las cesáreas, si no hay dificultades que lo impidan.

Exactamente, esta neonatóloga reconoce que el Covid ha supuesto un obstáculo en los alumbramientos en tanto que, al comienzo, se apartaba de los hijos a las madres que hubiesen dado positivo y tampoco se dejaba que les amamantasen. El día de hoy es ya posible y también, aun, el padre puede acudir al parto, siempre y en toda circunstancia sosteniendo las frecuentes medidas de seguridad, como la mascarilla.

La acreditación IHAN se da a los centros de salud que, como el pucelano, cumplen 5 requisitos: el primero, cumplir los Diez Pasos para una Feliz Lactancia Natural, entre ellos el apoyo al «contacto piel con piel»; el segundo, proseguir el Código de Comercialización de Sucedáneos de leche materna y las resoluciones siguientes de la Reunión Mundial de la Salud, relacionadas con exactamente el mismo. En tercer lugar, el centro debe tener cuando menos un setenta y cinco por ciento de lactancia materna exclusiva desde el nacimiento hasta el alta. La cuarta condición es ofrecer información y apoyo a las madres que deciden no amamantar, que asimismo se respete y se fomente el desarrollo del vínculo con su hijo, y que se les enseñe de qué manera preparar los biberones de sucedáneos seguramente. Para finalizar, la quinta pasa por que el centro de salud ofrezca una asistencia acorde con la Estrategia de Atención al Parto Normal de forma que se respeten las necesidades de madre y también hijo y la creación del vínculo materno-filial.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here