/América Latina y EE UU: noticias en el contexto sociopolítico

América Latina y EE UU: noticias en el contexto sociopolítico

Las realidades de cada país se reflejan en los titulares regionales y, cada una con su tinte local, no difieren demasiado desde una visión macroscópica.

Los movimientos migratorios han sido tendencia en varios países del continente en los últimos años, y no siempre los ciudadanos fueron recibidos formalmente, en muchos casos por falta de documentación. La legislación en cada país prevé ciertas circunstancias como impedimento para ejercer algunos derechos, aunque también establece la figura de un curador que vele por esos derechos a los impedidos.

Tan complejo como Latinoamérica

La realidad política latinoamericana es muy compleja, debido a las diversas tendencias que convergen en la región. Previo a 2019 los diferentes países exhibían gobiernos de tinte progresista, pero posteriormente se experimentó un giro hacia la derecha que dio lugar a la actual controversia.

Sin embargo, con un idioma en común, a excepción de Brasil, Latinoamérica es un subcontinente que ha ganado una posición importante en el concierto mundial de naciones. Más allá de ser un proveedor de materias primas, expone una diversidad cultural y principios que atinadamente definen la politica en America Latina.

Los innumerables análisis que se adentran sobre este panorama y tratan de entenderlo, no obstante, convergen en decir que en la región forcejean dos concepciones políticas: la del progresismo y la del neoliberalismo.

Alternativamente, ambas han ocupado sitios de poder y expuesto sus alcances. Pero los resultados presentan a poblaciones insatisfechas que no se ven representadas en sus gobernantes. Pero la turbulencia política no es exclusiva de una Latinoamérica multicolor, la gran potencia del norte tampoco pasa por su mejor momento.

Intolerancia made in USA

El incremento de noticias que reflejan la violencia en Estados Unidos, mantiene la atención sobre este país. A la par de la proliferación armamentística, sostenida por un Estado que no lo controla, y que por el contrario, ofrece facilidades para que los ciudadanos obtengan el permiso, permanece instalado un discurso político emitido por Washington basado en la supremacía blanca, la xenofobia y el racismo.

Es un estigma que ha acompañado a muchos dirigentes políticos estadounidenses y que contagia a algunos sectores de la sociedad. Sin embargo, los resultados de una política tolerante sobre la tenencia de armas y los discursos altisonantes del presidente Donald Trump, revelan un aumento de las noticias sobre el crimen en los EEUU.

Ésta es una realidad ineludible que refleja la prensa. Los hechos son perpetrados por individuos con evidentes signos de alienación mental, o por menores que se ensañan irracionalmente contra sus compañeros de colegio.

Coexisten posturas intolerantes hacia la población afrodescendiente, y sobre los inmigrantes, un fenómeno que tiene una razón política, social, económica, y es consecuencia en gran medida, de la política de Estados Unidos en Latinoamérica.

Viajar con papeles en regla

Cualquier ciudadano que quiera salir de su país para ingresar en Estados Unidos, por ejemplo, necesitará la documentación pertinente.

En todos los países, los ciudadanos necesitan testificar su identificación de manera legal.  La movilización extraterritorial demanda que las personas lo hagan portando la debida documentación que emite su nación.

En México, a diferencia de otros lugares, el pasaporte tiene un rasgo distintivo, y los hay de tres tipos. Cada uno tiene una característica propia de su función, y lo expide la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

  • Pasaporte ordinario: identifica a los ciudadanos mexicanos, tiene un color verde y lo usan quienes viajan por trabajo o placer. Para solicitarlo se requiere acta de nacimiento o carta de naturalización, cédula y otros requisitos.
  • Pasaporte mexicano oficial: es de color gris y favorece a senadores y diputados del Congreso de la Unión, igualmente, a empleados del Servicio Exterior Mexicano.
  • Pasaporte diplomático: otorgado exclusivamente a funcionarios del SRE y cancillería.

El pasaporte es un documento al que tienen derecho todos los ciudadanos nacidos en determinado territorio nacional, aunque algunas legislaciones restringen su extensión a quienes hayan sido declarados legalmente incapaces, o se les otorga con ciertas condiciones.

Cuando la ley limita algunos derechos

Todas las naciones del continente americano han basado sus marcos jurídicos en el Derecho Romano. Esto significa que hay poca diferencia entre las legislaciones de cada país, en asuntos de Derecho Civil, por ejemplo.

Así, cualquier ciudadano americano que no goce de completas facultades cognitivas para ejercer el control de sí mismo, por motivos de salud psíquica, no puede decidir sobre su patrimonio, ni ejercer actos de comercio u otras actividades que requieran pleno uso de razón. Entre estas actividades también está la de la libre entrada y salida del país.

El Código Civil, para estos casos, establece que el individuo debe contar con un representante o curador que vele por él. Y el Ministerio de Interior o entidad pertinente podrá autorizar o denegar la extensión de un pasaporte a esta persona, dependiendo de un fallo de incapacidad judicial por enfermedad mental.

Un informe pericial psicológico, llevado a cabo un especialista perito psicólogo facultado por ley es uno de los instrumentos en que se basará un juez para dictaminar la incapacidad. También solicitará testimonios de familiares y allegados, y tendrá una observación directa del individuo presunto incapaz.

Son varios los motivos por los que habitualmente, un familiar, puede solicitar la incapacidad judicial de una persona. Las más comunes son:

  • Incapacidad intelectual (síndrome de Down u otros retrasos cognitivos).
  • Síndrome de Asperger.
  • Esquizofrenia o demencia
  • Mal de Alzheimer.