14.8 C
Madrid
viernes, 22 octubre, 2021

Todo lo que hay que saber sobre la anorexia nerviosa

Actualmente, en pleno siglo XXI, la anorexia nerviosa se ha convertido en los países desarrollados en la primera causa de desnutrición y tercera enfermedad crónica en la adolescencia, una verdadera emergencia de salud en los países desarrollados, que va en aumento cada día.

La anorexia nerviosa es una enfermedad que ha acompañado a la humanidad durante siglos y en cada época se ha tratado de una forma distinta en función de los conocimientos médicos propios. A día de hoy se dispone de muchísima información y estudios al respecto.

En primer lugar, es importante aclarar el concepto, siendo un trastorno de la conducta alimentaria, cuya característica principal es la restricción de ingesta de alimentos. La anorexia nerviosa produce en la persona afectada una pérdida de peso importarte, de hecho, con datos por debajo de lo esperado conforme al sexo o la edad, llegando en muchos casos a provocar un estado de desnutrición muy grave. Es el mismo paciente el que provoca tal pérdida de peso, combinando la falta de ingesta de alimentos con conductas como el uso abusivo de laxantes o diuréticos, la autoprovocación del vómito o la práctica intensa de ejercicio físico. 

Aunque la anorexia nerviosa es una enfermedad asociada a mujeres adolescentes, también hay un porcentaje de hombres afectados por dicho trastorno, al igual que ocurre con el rango de edad.

Síntomas de la anorexia nerviosa

Entre los principales síntomas de la anorexia nerviosa se tiene en cuenta una distorsión de la imagen corporal del afectado (no son conscientes de la extrema delgadez propia), preocupación por el peso y por su apariencia física, y una extrema delgadez voluntaria (no constitucional) por debajo de su umbral mínimo. Y derivado de ello pueden darse casos en los que físicamente el afectado sufre caída de cabello excesiva, pérdida de la menstruación, falta de calcio, alteraciones digestivas e incluso la piel suele estar más seca y rugosa de lo normal.

Los pacientes afectados suelen coincidir en tener una personalidad con un alto grado de perfeccionismo, son muy autoexigentes, esto acompañado de una baja autoestima.

Diversos estudios han demostrado que coinciden determinadas manifestaciones psiquiátricas en muchos afectados, como pueden ser la tendencia a la depresión, a la ansiedad, y a trastornos de la personalidad y obsesivo-compulsivos.

Causas de la anorexia nerviosa 

Aunque las causas de la enfermedad a día de hoy no están del todo claras, pueden ser de origen biológico, social, psicológico, etc., aunque existen otros factores desencadenantes que la pueden desarrollar.

Entre las causas biológicas se ha llegado a la conclusión de que todas las personas que sufren enfermedades gastrointestinales tienen un mayor riesgo de sufrir trastornos alimentarios, debido a las restricciones en la alimentación, igual que ocurre con la enfermedad celíaca.

Al hablar de las causas sociales, existe predisposición en familias en las que existe un miembro que esté sufriendo o haya sufrido un trastorno alimentario. Existen casos en los que viene derivado de problemas de autoestima significativos, por carencias afectivas e incluso por pertenecer a determinados grupos sociales, o por la influencia de los medios de comunicación.

Tratamiento de la anorexia nerviosa

Es imprescindible que el tratamiento se lleve a cabo por un equipo de especialistas, encabezados por un psiquiatra y evaluando la situación clínica del paciente, todo de forma coordinada entre todos ellos.

El equipo se encargará de trabajar poco a poco con el afectado a través de distintos pasos, como pueden ser la gestión de un plan de recuperación de peso y reeducación dietética, realizando un seguimiento exhaustivo y cercano, asegurándose así de que el aumento de peso es gradual y realizando controles de forma periódica. 

Se debe proceder a realizar un tratamiento psicológico al paciente, en el cual se trabajará de forma combinada con la psicoeducación, la psicoterapia individual, psicoterapia de grupo y terapia de familia.También se debe tener en cuenta el tratamiento farmacológico para ayudar al paciente con los síntomas de tristeza, ansiedad o impulsividad, mediante medicamentos antidepresivos.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here