24.4 C
Madrid
lunes, 16 mayo, 2022

Anulan el despido de un maestro de Palma sancionado por comentarios sexistas

Un juzgado de Palma ha ordenado la readmisión, o la indemnización, de un maestro de un instituto concertado de Palma, que fue despedido hace 3 años por efectuar comentarios sexistas a las pupilas. El juez estima que no ha quedado probado este comportamiento sexual indigno, de ahí que declare nula la resolución de la propiedad del centro escolar, que tras abrirle un expediente disciplinario, decidió prescindir de este veterano maestro. Al lado de la resolución disciplinaria, otro juzgado de Palma había comenzado una investigación penal contra el maestro, caso que fue archivado por carencia de pruebas.

En el expediente disciplinario se narraba ciertas demandas descritas por los pupilos. Uno de ellos especificó una expresión que, según él, había manifestado el enseñante al decir que «si me pongo de soltero me tiraría a todas y cada una de las de veinte años», haciendo referencia a una pupila.

Otro estudiante describió otra oración que escuchó al maestro, cuando le señaló a una menor: «si me enseñas pedazo puede que te apruebo».

El enseñante, en el procedimiento disciplinario, defendió su comportamiento, incidiendo en que las oraciones no tenían una pretensión sexista. Se refirió a que la clase de los pupilos que lo denunciaron era problemática. Explicó que en esta sala se acostumbraba a crear un entorno de estruendos y de gracietas, y había muchos pupilos que infringían con sus obligaciones escolares.

El maestro fue narrando comportamientos negativos de todos y cada uno de los pupilos que le habían acusado de manifestar comentarios sexistas. En verdad, insistió en que a veces llamó a la atención a las pupilas por el hecho de que asistían a clase sin el uniforme oficial del instituto.

Asimismo especificó que una de las pupilas que le imputaba un comentario sexista le conminó con asistir al jefe de estudios por el hecho de que le había reprendido por no efectuar un trabajo. En verdad, afirmó que la tutora charló con él, proponiéndole que le quitara la amonestación a la pupila, ya que temía la reacción de sus progenitores, pues existía el riesgo de que la expulsasen por la acumulación de sanciones. Exactamente las mismas explicaciones que debió dar para defenderse de estas acusaciones en el juzgado, las había facilitado de antemano a sus compañeros y a la dirección del centro. No obstante, el instituto dio más verosimilitud a la versión de los pupilos, que insistían en que se habían vertido comentarios sexistas hacía las escolares, que a las explicaciones. De allá que su resolución fuera radical y se optase por despedir al veterano maestro.

El hecho de que la investigación penal se hubiese archivado por carencia de pruebas asimismo ha tenido trascendencia en esta resolución disciplinaria, ya que no quedó probado que los comentarios que pudo efectuar el maestro tenían la interpretación que denunciaron los pupilos y que aceptó la propiedad del instituto.

La sentencia ordena que el instituto debe reaceptar al maestro y, si no lo hace, deberá indemnizarle con unos 100 mil euros. El enseñante, tras ser despedido de este centro concertado, tampoco tuvo muchos inconvenientes para hallar un nuevo trabajo. Fue contratado como maestro interino de Secundaria en múltiples centros públicos de Mallorca, donde aún prosigue.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here