/Aprende todo lo que tienes que saber sobre las remachadoras

Aprende todo lo que tienes que saber sobre las remachadoras

Las remachadoras son unas herramientas que, aunque poco frecuentes en las cajas de herramientas de los aficionados al bricolaje, tienen una enorme utilidad y conviene conocerlas bien para poder utilizarlas en los momentos oportunos. Por ese motivo, aquí te contamos qué es una remachadora, cuáles son sus tipos y en qué tipo de trabajos puedes utilizarlas.

¿Qué es una remachadora?

Como no puede ser de otra forma, tenemos que empezar indicando que las remachadoras son herramientas que se utilizan para la unión fija de dos piezas mediante el uso de remaches, que pasan por ser piezas metálicas que se colocan dentro de un agujero y se encajan en el mismo, ya sea manualmente o utilizando una máquina ideada expresamente para tal fin.

¿Qué tipos de remaches y remachadoras hay?

En la medida en que las piezas que se pueden fijar haciendo uso de una remachadora son distintas, cabe decir que hay remachadoras apropiadas para fijar muchos tipos de materiales, grosores e incluso que pueden ser utilizadas haciendo uso de la fuerza del operario, de un compresor neumático o de la energía eléctrica.

Pero también hay distintos tipos de remaches, por lo que antes de fijarnos en las remachadoras es procedente indicar que los remaches de aluminio, lacados y anodizados son apropiados para la unión de todo tipo de metales; los de acero se usan cuando se estima que la unión necesita vencer una gran resistencia metálica; los de cobre para unir ese mismo metal o latón; y los de acero inoxidable para aquellas circunstancias en las que los metales tienen más posibilidades de oxidarse.

En cuanto a las remachadoras, las manuales son las más comunes en los talleres de los aficionados al bricolaje y las hay para ser accionadas con una mano y con dos; de palanca, que se usan para trabajos más exigentes; y de acordeón, que sólo sirven para remaches de unas medidas específicas. Dentro de este grupo, pero con características especiales, también es posible encontrar las remachadoras para remaches tuerca, que también se diferencian entre las que se pueden usar con una sola mano o es necesario emplear las dos, dependiendo de la rosca que lleve el remache.

Por su parte, las remachadoras eléctricas son las más empleadas en aquellos trabajos en los que se necesita poner remaches continuamente, dado que requieren de mucho menor esfuerzo físico para accionarlas y hacen posible remachar continuamente sin tener un mayor cansancio.

Por último, respecto a las remachadoras neumáticas cabe decir que comparten con las eléctricas, la característica de que no necesitan de un gran esfuerzo físico para poder ser utilizadas, por lo que son apropiadas para aquellos trabajos que necesiten de su uso constante. Sin embargo, este tipo de herramienta es fijo y destaca por tener una enorme potencia, por lo que su utilización principal es unir piezas de gran grosor o construidas en materiales más resistentes, por lo que emplean remaches de más tamaño que las anteriores.

¿Para qué se utilizan?

Como acaba de verse, el uso de una remachadora no es otro que el de fijar dos materiales que no haya que separar posteriormente, por lo que se trata de una herramienta muy utilizada en trabajos de construcción, en la carpintería metálica o, por poner sólo tres ejemplos, cuando es necesario unir piezas de plástico o madera.

En consecuencia, de lo que se trata es de un tipo de herramienta que, aunque tenga unas posibilidades de uso muy definidas, puede utilizarse en contextos muy distintos y, desde luego, es de una enorme utilidad, tanto para los aficionados al bricolaje como para quienes se dedican profesionalmente a las labores que acabamos de comentar.

Por este motivo, no podemos terminar más que diciendo que, sea cual sea tu caso e independientemente de tus necesidades, no nos cabe duda de que tu caja de herramientas estará incompleta hasta que consigas una remachadora. ¿Cuánto vas a tardar en hacerlo?