/Bellvitge implanta su primer corazón artificial total
El Hospital de Bellvitge implanta su primer corazón totalmente artificial.

Bellvitge implanta su primer corazón artificial total

El Centro de salud Universitari de Bellvitge (Barna), el más activo de España en implantación de corazones artificiales, ha insertado el primer corazón artificial total, esto es, que incluye los 2 ventrículos (izquierdo y derecho). Se trata de una intervención muy inusual en España, donde hasta el instante solo se había puesto un dispositivo de exactamente las mismas peculiaridades de manera exitosa (fue en Navarra en el dos mil dieciseis). Esta segunda intervención se generó el pasado veintisiete de mayo.

El paciente al que le ha sido implantado el corazón artificial tiene treinta años y padecía un fallo de los 2 ventrículos de este órgano, aparte de hipertensión pulmonar. Esto le impedía percibir un trasplante de corazón o bien una asistencia ventricular mecánica (consistente en un corazón artificial que solo reemplaza la función de uno de los 2 ventrículos).

Dada esta situación y atendiendo a la extrema gravedad de su estado (que hacía imposible un trasplante de corazón inmediato), se decidió realizar la implantación, de carácter temporal, de un corazón artificial total (modelo SynCardia). Se trata de un paciente «aspirante» al trasplante cardiaco y por esta razón se le ha implantado este dispositivo.

«[El enfermo] tenía una miocardiopatía de larga evolución, precisábamos sustituir la función de los 2 ventrículos: el izquierdo y el derecho», ha explicado este martes en una conferencia de prensa el doctor José González Costello, del Servicio de Cardiología de Bellvitge. En nuestros días el paciente se halla en estado estable, en la uci del centro de salud y efectuando ejercicios de fisioterapia y rehabilitación con el corazón artificial.

Una consola externa

«Este es un dispositivo mecánico y neumático que sirve a lo largo de un periodo de tiempo para recobrar al enfermo, ganar tiempo y que este pueda llegar al trasplante de corazón», ha dicho por su lado el cirujano Daniel Ortiz. «Este género de casos son el peor de los escenarios, el pronóstico es malísimo y de ahí que nos vemos obligados a hacer este género de terapia, que es un puente al trasplante. No hay otra opción alternativa. En otras circunstancias, estos pacientes morirían», ha añadido.

En una intervención quirúrgica de alta dificultad, los cirujanos retiraron los 2 ventrículos del corazón del paciente, dejando íntegras las aurículas, la aorta y la arteria pulmonar. En su sitio implantaron las conexiones para el corazón artificial y pusieron ahora el nuevo dispositivo, que incluye 2 ventrículos artificiales que reemplazan a los extraídos. El corazón artificial implantado se conecta a través de 2 cilindros a una consola portátil externa. Los impulsos que se producen en esta consola se transmiten por un sistema de aire y vacío a los ventrículos artificiales que activan el mecanismo de bombeo de sangre.

El dispositivo, en suma, reemplaza la función de los 2 ventrículos y lucha contra la hipertensión pulmonar. La meta del equipo médico es que el corazón artificial asista a normalizar la tensión pulmonar del paciente ahora intervenido, de forma que, en unos meses, pueda estar en condiciones de percibir un trasplante de corazón.

Pocos casos

En palabras de González Costello, «por suerte» el porcentaje de pacientes en esta situación es «verdaderamente bajo». «Por norma general podemos dar solo apoyo a un ventrículo pues el otro está bien. Asimismo depende del género de nosología que tiene el paciente. Mas, por suerte, [el corazón artificial total] es un género de dispositivo que debemos emplear muy raras veces», ha asegurado.

El Centro de salud de Bellvitge efectuó en el dos mil dieciocho un total de veinticinco trasplantes de corazón. La meta es, conforme los médicos, «llegar al trasplante» con la ayuda de dispositivos de corta duración. La espera acostumbra a ser de una o bien un par de semanas en general, si bien en el paciente trasplantado con un corazón artificial total va a deber aguardar meses.

El setenta por ciento de estos pacientes prosiguen vivos tras un año; sin esta terapia el cien por ciento hubiesen fallecido

«En el planeta hay cerca de un millar de pacientes que han tenido una intervención de esta clase. A nivel del mundo, prácticamente el setenta por ciento de ellos están vivos tras un año o bien con el dispositivo en funcionamiento todavía. Es una clara mejora frente al cien por ciento de posibilidades de muerte que tenían ya antes de la intervención», ha apuntado Albert Miralles, jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca de Bellvitge.

Experiencia de Bellvitge

Esta clase de intervenciones no son muy frecuentes en España, donde el sistema de trasplantes es público y los pacientes no deben aguardar mucho para un trasplante de corazón. No obstante, en otros países como E.U. es más usual.

En Bellvitge esta cirugía ha sido posible merced a la gran experiencia en asistencia circulatoria mecánica (corazones artificiales) de los cirujanos cardiacos, cardiólogos y todo el equipo de profesionales de insuficiencia cardiaca avanzada y trasplante del Área de Enfermedades de Corazón de Bellvitge, que se ha complementado con una capacitación técnica concreta para la implantación de este género de dispositivo.

Bellvitge fue el primer centro de salud de España en poner un corazón artificial a una paciente que no podía ser trasplantada

El Centro de salud de Bellvitge fue en el dos mil siete el primero de España en poner un corazón artificial a una paciente para la que estaba desaconsejado el trasplante. Desde ese momento, ha implantado un total de veinticuatro asistencias ventriculares mecánicas, el número más alto de España para un solo centro.

En diez de estos casos, el paciente ha recibido más tarde un trasplante de corazón exitosamente y, en los otros diez, el paciente hace vida en su domicilio con el dispositivo implantado a la espera de poder percibir el trasplante. En otros 2 casos, la implantación de la asistencia ventricular se ha planteado como terminante.