/«Catalunya va a tener inmunidad en otoño de dos mil veintiuno»
"Catalunya va a tener inmunidad en otoño de dos mil veintiuno"

«Catalunya va a tener inmunidad en otoño de dos mil veintiuno»

Es el portavoz sanitario de la pandemia de coronavirus en Catalunya. Josep Maria Argimon (Barna, mil novecientos cincuenta y ocho), asimismo directivo del Institut Català de la Salut (ICS), tomó en el mes de julio las bridas de la Agència de Salut Pública (Aspcat) tras un par de meses de administración errante de la Conselleria de Salut. Argimon es quien toma las resoluciones de mayor extensión en la administración de la pandemia. En el mes de octubre enfermó y también ingresó por covid-19: estuvo un mes de baja. Ahora, otra vez en filas, tiene anticuerpos del virus. «Pensamos que a lo largo de unos 6 meses», apunta el secretario de la salud pública catalana. Atiende a EL PERIÓDICO en su despacho del ICS, en Gran Vía con Balmes.

Los catalanes se levantan por la mañana aguardando su valoración de la pandemia. ¿De qué manera se levanta ? En verdad no se trata de de qué forma me levanto, sino más bien de de qué manera me dormiré. Suelo tener los datos del día la noche precedente. Si bien siempre y en toda circunstancia pueden cambiar unas décimas, me los sé. Y en ocasiones paso noches más largas que días. Otras veces duermo mejor. Todo depende de los resultados.

¿Qué más le preocupa de la situación epidemiológica de Catalunya? La Navidad. Si bien hemos bajado mucho la incidencia amontonada -el número de casos diarios- y proseguimos bajándola, y las personas ingresadas continúan estables, la velocidad de transmisión del virus [la R o Rt] ha subido y está en el umbral de 1 [a partir de 1, el virus vuelve a estar en expansión, ya que un contagio infecta, a su vez, a más de una persona]. Si ha venido el día de hoy hasta acá, al centro de Barna, va a haber visto mucho movimiento. Los días de Navidad van a ser asimismo de mucho movimiento. Va a haber muchos encuentros sociales que, por muchas recomendaciones que hagamos, se festejarán. Ello comporta un peligro. En ciertos estados de los países que festejaron Acción de Gracias, como Canadá y en Estados Unidos, ha habido un cierto repunte. Es de aguardar que a nosotros nos pase lo mismo.

Da la impresión de que dejan salir a la ciudadanía ahora para regresar a encerrarla en el mes de enero. Nosotros hacemos recomendaciones. Sabemos que para bastante gente la Navidad es esencial. Para otras personas, prima considerablemente más la prevención -pasar las fiestas con la máxima amedrentad posible y el menor peligro-. Existen las 2 opciones. Yo optaría por la segunda.

Acción de Gracias provocó un repunte en Estados Unidos y Canadá. Es de aguardar que a nosotros nos pase lo mismo con la Navidad

¿El plan de Navidad se sostiene? Sí. Las cosas deberían ir muy mal a fin de que no se sostuviese.

¿Van a subir la Rt y los contagios esta semana? Yo espero que no suba la Rt, cuando menos a lo largo de los próximos días. Y, cuando digo que no suba la Rt, hablo de tendencias. Posiblemente uno o bien un par de días excedamos el umbral de 1. Mas me resulta interesante la tendencia, que ha de ser de 4 o bien 5 días. Espero no tener esa tendencia alcista sobre 1. No solo es lo que deSeo, sino creo que es lo que va a suceder. Ahora bien, en Navidad posiblemente la Rt aumente y asimismo tras Navidad. Lo predecible esta semana es que nos sostengamos en valores afines a los que tenemos.

¿En qué momento prevé que van a aumentar las hospitalizaciones y las ucis? No tenemos previsiones. De entrada, por el momento se sostendrán tenuemente a la baja. Proseguiremos bajando muy poquito a poco, no vamos a hacer grandes bajadas en los próximos días.

Si sin movernos de la fase 1 hay un aumento en la Rt, ¿no tendría más sentido regresar a cerrar la actividad? Siempre y en todo momento estamos en este equilibrio entre los datos epidemiológicos y los de la vitalidad social y económica del país. Catalunya no es un país rico; tampoco pobre. Hay un déficit fiscal con el Estado. España tampoco es rico, ni tampoco pobre. Mas de ahí que no hacemos exactamente las mismas políticas sociales que otros países. Que la gente no trabaje tiene un impacto social y económico que se traduce en desigualdades, con unas consecuencias sanitarias fundamentales.

¿Está encima de la mesa regresar a cerrar bares y restaurants, si la situación empeora mucho? Eso siempre y en todo momento está encima de la mesa. Nosotros, cuando en el mes de octubre vimos datos que señalaban que comenzaríamos a medrar en contagios, tomamos medidas. Y, si hay un rebrote esencial, deberíamos regresar a tomar medidas, es lógico. Si tenemos suerte y bajamos la Rt, asimismo vamos a abrir más.

Si hay un rebrote esencial, volveríamos a cerrar bares y restoranes. No descartamos una tercera oleada

¿Cuánto tiempo proseguiremos en el tramo 1 de la desescalada? No lo sabemos. A todos nos cuesta la inseguridad, mas las predicciones que podemos hacer son muy enclenques pues esta es una enfermedad nueva, en la que estamos continuamente interviniendo. Nos movemos, por lo general, con modelos teóricos. Y otras veces, en el momento en que nos fijamos en el histórico, solo podemos hacer predicciones a cortísimo plazo.

Mas ¿con qué escenarios trabaja Salut para enero? ¿Va a haber una tercera oleada? No es descartable. Mas asimismo le insisto en que trabajamos con modelos matemáticos. Hay modelos matemáticos publicados por el Centro de Prevención de Enfermedades Infecciosas (CDC) que charlan de que, en torno a la Navidad, a principios de año, va a haber un aumento de casos y de ingresos hospitalarios y ucis. Nosotros asimismo manejamos algún modelo que apunta a una posibilidad de rebrote en el primer mes del año.

¿Qué otros escenarios son esperables? El deseable por todos: uno sin rebrote y en el que comenzaremos la vacunación.

¿Y eso es realmente posible? No puedo hacer una predicción a 3 semanas. Tenemos ciertos modelos que nos afirman eso, mas no le sabría decir.

¿Le preocupa que muchos bares y restaurants no respeten las medidas? ¿No se debería sancionar más? Mire, hay un factor que es la responsabilidad de todos. No solo del Govern, sino más bien asimismo del planeta local y de cada ciudadano. Si se pasea el día de hoy por acá [el centro de Barcelona], misma va a tener la contestación.

¿Le produce calma el comportamiento de la ciudadanía? No. En las terrazas se ven, en más de una ocasión y de 2, conjuntos abundantes [de más de cuatro personas]. Hay gente que ha acabado de tomarse el café y está sin mascarilla. Por más que estemos al aire libre, debemos llevar mascarilla. Por nosotros y por el resto. Desde este punto de vista, deberíamos prosperar.

El último CIS afirma que el cincuenta y cinco por ciento de los españoles prefiere aguardar a ver los efectos secundarios de la vacuna ya antes de ponérsela. ¿Tiene temor Salut de que la campaña de vacunación del covid no sea triunfante por esta falta de confianza? No, creo que va a ser una campaña triunfante. Debemos decir meridianamente que no se han perturbado las etapas frecuentes del desarrollo de las vacunas. Se han acelerado y solapado ciertas fases, que es diferente. Cuando los primeros resultados de la fase 2 comenzaron a decir que estas eran vacunas seguras y eficientes, se solicitó a las farmacéuticas que comenzasen a generar. Hubo pactos entre diferentes países como Estados Unidos, Canadá o bien la UE (Unión Europea) a fin de que ciertas entidades filantrópicas empezaran a producir: ese es el enorme cambio. Asimismo hubo un factor muy importante: toda la investigación ha estado en abierto. El genoma del virus, publicado en el primer mes del año, dejó que todos y cada uno de los conjuntos estudiosos comenzasen a investigar con mucha velocidad.

¿Va a tener efectos secundarios la vacuna? Con lo que hemos visto en los estudios, no. De todas y cada una maneras, todas y cada una de las vacunas tienen ciertos efectos secundarios, mas siempre y en toda circunstancia el beneficio es mucho más esencial que el peligro. Esto es lo esperable ahora. Y, hablando de vacunas, la gente no lo recuerda, mas las personas, hace no tanto, morían de sarampión. Y prosiguen muriendo en países en vías de desarrollo y en países desarrollados cuando hay un brote grande que coge a las personas sin vacunar.

¿De qué forma va a ser la Semana Santa de dos mil veintiuno, con cuatrocientos cincuenta catalanes inmunizados? Estas son las previsiones. Mas preferiría charlar del verano. En Semana Santa todavía va a ser muy prematuro pues ahí vamos a haber vacunado a la gente más frágil. Mas cara el verano vamos a haber vacunado a la gente mayor de setenta o bien ochenta años, con factores de peligro. Creo que vamos a tener un verano mejor que el de dos mil veinte, si bien tampoco va a ser como el de dos mil diecinueve. Va a ser un verano en el que vamos a deber sostener las cautelas de la mascarilla, la distancia física y la buena higiene de manos. Mas va a ser mejor, meridianamente.

El verano de dos mil veintiuno va a ser mejor que el del año en curso, si bien tampoco va a ser como el de dos mil diecinueve

¿En qué momento alcanzará Catalunya la inmunidad de conjunto, que en el caso del coronavirus se alcanzará cuando el sesenta por ciento o bien setenta por ciento de la población esté vacunada? Creo que en otoño de dos mil veintiuno. La Navidad de dos mil veintiuno va a ser mucho mejor que esta. El grueso de las personas susceptibles de vacunarse ya se habrán vacunado.

¿La población ya no deberá llevar mascarilla? No. Que las medidas de prevención se relajen no quiere decir que no haya virus ni enfermedad.

Mas no llegaríamos al punto de tener que parar el país. Muy claramente no.

¿Volveríamos a la normalidad? (Risas) No, mas probablemente sí a una situación más normal de la que tenemos ahora.

¿Sabe Salut en qué momento se generó el primer contagio en Catalunya? El primer caso ingresado fue el veinticinco de febrero. El primer contagio es realmente difícil saberlo, en aguas residuales se hallaron restos en el mes de diciembre. Después otro conjunto lo halló en el tercer mes del año. Es un virus que llevaba circulando en Europa 4 meses.

Mas no conocemos el primer contagio en Catalunya. No. Nosotros en el ICS y desde atención primaria hicimos una investigación que recogía de qué forma en el mes de febrero la curva de la gripe empezó a subir. Los médicos de cabecera diagnosticaban muchos síndromes gripales. La hipótesis más plausible es que teníamos coronavirus en un número fundamental de personas. Mas para los jóvenes, era un síndrome gripal.

En el momento en que me plantearon ser secretario de Salut Pública, admití a condición de que [la gestión de la pandemia] se hiciese desde el ICS

¿De qué manera lleva ser el secretario de Salut Pública y, al unísono, directivo del ICS? Bien. En el momento en que me lo plantearon puse esta condición por el hecho de que creo que, en una pandemia, no puedes trabajar solo desde la perspectiva de la salud pública, sino debes asimismo trabajar desde el punto de vista asistencial. Ello ha ayudado a supervisar un tanto más esta pandemia.

¿Tuvo dudas? No. Lo único que afirmé es que [la gestión de la pandemia] se debía hacer en el ICS. Hubo una sinergia entre el planeta asistencial y de la salud pública.

¿Y exactamente en qué se traduce? En que Salut Pública pone la inteligencia, mas el ICS la ejecuta. Por poner un ejemplo, cuando llegamos, cambiamos el protocolo y comenzamos a hacerles PCR a los contactos estrechos de casos positivos. Se les dio instrucciones claras a los equipos de primaria de por dónde ir. Además de esto, empezamos a ser proactivos y a hacer cribados masivos para buscar el virus.

¿Qué aprendió desde julio? A tener una visión de país más holística – me formé en Medicina Precautoria-. Por poner un ejemplo, a tener más en cuenta estos equilibrios entre lo social, lo económico y la salud. Si solo mirara por la salud, habríamos de estar todos encerrados. Mas entonces tal vez nos moriríamos de tristeza y de pobreza.

¿Le preocupa el impacto de la pandemia en la salud mental? Sí. Es lo que más me preocupa. Es una de las consecuencias de las desigualdades sociales y económicas.

Te puede interesar

¿De qué manera debe abordarse? Con políticas de país. No se trata de poner más sanitarios o bien centros de salud. Una desigualdad social debe abordarse desde la educación, pues promueve la igualdad de ocasiones. Los distritos más desfavorecidos son los que tienen más servicios de salud. Y ha de ser de este modo, mas fíjese: ello no ha logrado reducir las desigualdades en salud. Eso se logra con un planeta más justo, igualitario y democrático.

¿Exactamente en qué se ha equivocado Catalunya y exactamente en qué ha atinado en la administración del virus? Una de las cosas que pueden progresar es el rastreo. Hemos hecho bien la contestación asistencial desde la primaria y centros de salud. El rastreo ha mejorado, mas le queda mucho por prosperar. Y no hacen falta más rastreadores -como sucedió en el primer mes del verano, algo que se corrigió-, sino se trata de lograr una coordinación considerablemente más clara a lo largo del proceso. Es un tema más organizativo que de números.