/Clemente, de esta manera no
Clemente, de esta manera no

Clemente, de esta manera no

Lo conseguiste. Lograste salir en los telediarios y también informativos a nivel nacional. Te faltó, uy, abrir los programas. Mas deja de preocuparte, si prosigues de esta manera lo lograrás. Tienes todavía tiempo, edad y conocimiento para llegar a ello. El estrellato. La mujer líder. La que manda. La que es más guapa y lista que el resto. El cronista de provincias conoció a una hermosa joven bastante trabajadora y muy leal a su jefe, José Manuel Fernández Santiago, que literalmente le abrió las puertas a la enorme política regional, a las conferencias de prensa, los viajes, las fotografías y cierta fama.

Después, talento y trabajo amontonados, llegó el instante de ser consejera. Fueron años de dura brega y donde verdaderamente se verificó que la chavala era ya una mujer que ya no proseguía a absolutamente nadie, sino la proseguían a ella. Una pequeña corte donde se hallaba efectuada y sostenía sus pulsos secretos con otros consejeros y miembros del PP en su Segovia o bien en Valladolid.

Y llegó la presidencia de las Cortes. Algo como el pináculo de la carrera política regional. La jefe del parlamento de Castilla y León. Podía ahora charlar de tú a tú al mismo presidente de la Junta y al nuevo presidente del Partido Popular regional, al que jamás reconoció a su nivel, siendo totalmente honestos.

De esta manera transcurría la legislatura, la de la pérdida de la mayor parte absoluta, la del Gobierno con la venia de Ciudadanos en temas específicos y la del cambio de etapa o bien ciclo a nivel político del centro-derecha de Castilla y León. Era tu instante.

Traicionaste a Toño Silván, el escogido por Herrera como sucesor, de una manera tardía, tonta y torpe. Tú te fuiste al equipo contrario, a los más jóvenes y que suponían la renovación. Con tu bagaje debías estar ahí, de segunda o bien de tercera como mucho. Mas no te salió y desairada te volviste naranja.