10.8 C
Madrid
lunes, 19 abril, 2021

Puntos que deberías verificar antes de adquirir un vehículo usado

Comprar un coche de segunda mano es algo habitual, pero lo cierto es que no resulta sencillo acertar con la compra ya que el mercado está habitualmente lleno de trampas, de coches con vicios ocultos que salen al poco tiempo de ser usados y que, en el peor de los casos, pueden hacer que nuestro vehículo de ocasión recién comprado termine antes de lo esperado en el desguace.

Para tratar de evitar este y otros problemas menos graves, vamos a ver algunos de los puntos en los que te deberías fijar antes de adquirir un coche usado.

Miramos el vano motor

La parte más importante de un vehículo está bajo el capó, así que lo primero que haremos será levantarlo para mirar detenidamente con una linterna y no dejar ni un rincón sin escrutar.

Si no sabemos mucho de mecánica lo mejor es llevar el coche a un taller, en RO-DES es uno de los primeros consejos que nos ofrecen a la hora de adquirir un vehículo de ocasión, aunque es importante tener en cuenta que si de primeras podemos apreciar fugas de líquidos con algo tan simple como mirar al suelo, hemos se ser conscientes de algo no va bien.

Además de los líquidos también hay que revisar el estado de los tornillos. Si percibimos que algunos son nuevos o se han movido de lugar, puede indicar que el coche ha sido previamente reparado, por lo que habrá que preguntar a su propietario la razón de la sustitución de piezas que hemos detectado.

La pintura puede decirnos mucho de un coche

En el exterior nos vamos a fijar tanto en la pintura como en la chapa del vehículo. Dependiendo del precio de venta del automóvil es normal que nos podamos encontrar con algunos desperfectos, pero aquí lo que importa realmente es comprobar si el coche ha sido repintado.

El vehículo puede tener la pintura rugosa, pequeñas manchas de otro color e incluso un color distinto en zonas que no se ven como el interior del maletero.

Esos cambios de color pueden no indicar nada bueno, pues se suele repintar cuando hay que reparar un golpe serio, por lo que ante la duda es mejor ir a ver otro coche.

Los neumáticos nos dan muchos datos

En RO-DES podemos leer una guía muy completa sobre la compra de un vehículo de ocasión, y siguiendo sus recomendaciones uno de elementos que no podemos dejar de lado son los neumáticos, ya que analizar el estado en el que se encuentran puede ofrecernos muchos datos sobre el coche.

Si están muy desgastados podría servirnos para reducir el precio del vehículo, aunque realmente lo que más nos interesa es ver si el desgaste se produce o no de manera uniforme.

En el caso de que las ruedas estén más desgastadas por uno de sus lados hay que ponerse en alerta, puesto que eso puede revelar que hay un problema en la dirección o incluso que el coche podría haberse reparado de manera incorrecta tras un accidente.

De nuevo, esto se lo tendremos que preguntar al propietario pues, aunque es cierto que en la mayoría de casos el desgaste puede deberse a un mal alineado de la dirección, también podría esconder una reparación importante o averías muy costosas.

No debemos olvidar el interior del coche

Al comprar un vehículo de segunda mano siempre nos centramos en la parte mecánica y se nos olvida que el interior también es un punto importante a verificar.

Si el coche tiene sistema de infoentretenimiento habrá que comprobar que todo funciona correctamente y que la pantalla responde.

También hay que asegurarse de que el sistema de climatización funciona y fijarse muy bien en el cuadro de instrumentos para ver si hay alguna luz que se queda encendida tras el arranque, lo que podría indicar fallos mecánicos que tendremos que solucionar.

El interior también nos puede servir, aunque no siempre, para intentar averiguar si los kilómetros que el coche tiene son los reales. Un coche con pocos kilómetros no debería estar muy desgastado por dentro y uno con muchos, tampoco tendría que estar prácticamente nuevo.

Estos desgastes “que no cuadran” se pueden ver en aquellas zonas que siempre estamos tocando o usando, como el volante, la palanca de cambio o los pedales.

Si vemos que el desgaste no es acorde con los kilómetros pediremos una explicación, aunque este problema sería algo que debería ponernos en alerta e invitarnos a revisar de nuevo todo el vehículo, haciéndolo de forma mucho más concienzuda.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here