/Covid-diecinueve destroza un millón de trabajos
Comercios cerrados en València, el pasado mayo, en fase 0 de la desescalada.

Covid-diecinueve destroza un millón de trabajos

El coronavirus hunde el mercado de trabajo. España destrozó uno con setenta y cuatro millones de trabajos a lo largo del segundo trimestre del año vigente, conforme los datos publicados este martes de la Encuesta de Población Activa (EPA) por el INE (Instituto Nacional de Estadística). La mayor destrucción de la serie histórica que supera, por mucho, los peores resultados de la crisis económica de dos mil ocho cuando el uso cayó en cuatrocientos ochenta y nueve mil seiscientos en el cuarto trimestre. Esta encuesta de la EPA mide casi todo el periodo en el que España estuvo recluída –entre la semana trece (desde el veintitres de marzo) y la semana veintiseis (el veintiocho de junio) del año–. Catalunya fue la comunidad con un mayor descenso de actividad al registrar una caída de doscientos veintitres mil setecientos trabajos.

Esta cantidad no recoge la pérdida de actividad a consecuencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (erte). Mas, los ocupados que verdaderamente han trabajado a lo largo del periodo caen en cuatro con siete millones –2,7 millones más que en el trimestre anterior— hasta los trece,9 millones. Una cantidad que se debe «a los que han estado ausentes de su empleo por ERTE o bien por paro parcial por razones técnicas o bien económicas». Las horas eficaces de trabajo efectuadas redujeron un veintidos con cincuenta y nueve por ciento con respecto al primer trimestre.

La EPA asimismo refleja el alto empleo del trabajo a distancia a lo largo del confinamiento al registrar que el dieciseis con veinte por ciento de los ocupados (tres millones) trabajaron desde su domicilio más de la mitad de los días, frente al cuatro con ochenta y uno por ciento observado en dos mil diecinueve.

El segundo trimestre acostumbra a ser un periodo bueno para el uso al recoger el comienzo de la Semana Santa y la puesta en marcha de la temporada estival. Este año se registró una media de dieciocho con seis millones de ocupados, un millón menos que en el trimestre precedente. 6 de cada diez de esos trabajos perdidos corresponden a contratos temporales. En alteración anual, el número de asalariados baja en uno con uno millones, de ellos doscientos treinta y dos mil trescientos con contrato indefinido y novecientos veintinueve mil cien con contrato temporal. El número de trabajadores por cuenta propia desciende en treinta y 6 y cien este trimestre y en treinta y 4 y seiscientos en los doce últimos meses.

La ocupación afectó en este trimestre sin precedentes a todos y cada uno de los ámbitos, si bien con singular énfasis en el campo servicios que se reduce en ochocientos dieciseis mil novecientos trabajos fruto del impacto de la pandemia en el turismo y la hostelería. Mas asimismo ha perjudicado a la industria (–127.000), la construcción (–108.700) y la agricultura (–21.400). En el último año el uso baja asimismo en los 4 ámbitos. En los Servicios hay novecientos veintidos mil doscientos ocupados menos, en la Industria –122.300, en la Construcción –107.300 y en la Agricultura –45.900.

La bajada de la ocupación es general en todas y cada una de las comunidades autónomas, salvo en Illes Balears, donde medra en nueve con doscientos este trimestre. Los mayores descensos se dan en Catalunya (–223.700), Andalucía (–198.100) y Comunidad de la villa de Madrid (–184.400). En el último año, las comunidades autónomas que más dismuyen su ocupación son Andalucía (–226.800), Catalunya (–203.600) y Comunitat Valenciana (–140.600).

Un millón de ‘inactivos’

Por su lado, el paro ha aumentado en cincuenta y cinco personas (uno con sesenta y seis por ciento ) y se ubica en tres,3 millones. La tasa de paro se ubica en el quince con treinta y tres por ciento . En términos desestacionalizados la alteración trimestral es del seis con tres por ciento . En los doce últimos meses el paro ha aumentado en ciento treinta y siete mil trescientos personas (cuatro con veinticinco por ciento ). No todos y cada uno de los que han perdido su empleo han pasado a clasificarse como parados. «Una parte notable ha pasado a la inactividad, categoría que ha aumentado en un millón de personas», apunta el Instituto Nacional de Estadística debido a que el confinamiento y el cierre de empresas han impedido a uno con seis millones de personas buscar empleo pese a estar libres para trabajar.

Por comunidades, las mayores bajadas trimestrales del paro se dan en Andalucía (–48.200), Castilla–La Mácula (–20.900) y Extremadura (–15.000). Y los mayores aumentos en Catalunya (sesenta y uno y trescientos parados más), Comunidad de la villa de Madrid (cincuenta y 4 y quinientos) y Comunitat Valenciana (cuarenta y dos y quinientos). En términos anuales, las mayores reducciones del número de parados se generan en Andalucía (cuarenta y siete menos), Canarias (–13.300) y Castilla–La Mácula (–5.000). Por su lado, Comunidad de la capital de España (sesenta y dos y novecientos parados más) Comunitat Valenciana (cuarenta y tres y cien) y Catalunya (cuarenta y uno y setecientos) presentan las mayores subidas anuales del paro.

setenta y 4 y novecientos hogares más con sus miembros en paro

Los hogares que tienen a sus miembros activos en paro aumentaron en el segundo trimestre en setenta y 4 y novecientos, hasta un total de 1.148.800, de los que trescientos cien son unipersonales, conforme con los datos de la EPA.

Por contra, el número de hogares en los que sus miembros activos están ocupados redujo en trescientos once mil trescientos y se situó en diez.385.100, de los que 1.958.100 son unipersonales.

En comparativa anual, el número de hogares en los que todos y cada uno de los activos están en paro ha aumentado en ciento cincuenta y 6 mil, al paso que los que tienen a sus activos ocupados se ha reducido en doscientos sesenta y mil. El número de hogares se acrecentó en diez.500 en el segundo trimestre, hasta un total 18.784.400 (4.901.000 unipersonales).

La EPA del segundo trimestre agudiza los datos ya malos de la del primer trimestre, que reflejó los primeros golpes del coronavirus. En ese primer trimestre, la utilización cayó en prácticamente doscientos noventa ocupados y fue el peor arranque del año desde el dos mil trece.