7.3 C
Madrid
viernes, 5 marzo, 2021

¿Cuáles son las ventajas de elegir una impresora láser en blanco y negro?

A la hora de comprar una impresora tenemos dos opciones: láser o chorro de tinta. Dentro de las primeras podemos comprar impresoras láser en blanco y negro o a color, aunque lo cierto es que las de color tienen precios que las hacen poco recomendables para entornos domésticos.

Las impresoras de chorro de tinta son las más económicas, pero si imprimimos mucho en casa no son las más adecuadas, puesto que el coste de impresión es muy alto si lo comparamos con el de una impresora blanco y negro láser, de la cual vamos a ver sus ventajas a continuación.

El ahorro de costes

La principal ventaja de una impresora láser en blanco y negro es su increíble ahorro a la hora de imprimir. Solo lleva un tóner con el cual se pueden imprimir más de mil páginas (se puede triplicar esta cifra dependiendo de la capacidad del tóner). Además, en el mercado hay soluciones que lo hacen aún más económico, como el rellenado o la compra de consumibles compatibles.

En comparación con una impresora de tinta el ahorro es enorme, puesto que cuatro cartuchos de tinta para estas impresoras (ahora la mayoría llevan cuatro) pueden costar lo mismo que una impresora láser en blanco y negro si compramos la tinta original.

Además, en el tipo de impresora que nos ocupa no hay inyectores por los que sale la tinta, unos inyectores que se atascan y que suelen provocar que haya que tirar la impresora de chorro de tinta al punto limpio.

Aguantan mucho tiempo apagadas sin dar problemas

Es cierto que una impresora láser que no imprime a color se compra para que tenga una carga de trabajo alta, pero en algunas circunstancias puede pasar semanas parada.

Eso no supone ningún problema, ya que dentro del tóner no hay ningún líquido, sino un polvo al que no afecta estar “parado”.

En las impresoras de chorro de tinta, estos periodos de inactividad suelen tener como resultado que se seque la tinta, que se evapore o que en el peor de los casos se atasquen los cabezales, perdiendo el tiempo con limpiezas, alineados, etc.

Rendimiento elevado

Si tenemos una oficina pequeña, somos estudiantes o imprimimos mucho por cualquier circunstancia, el rendimiento de una impresora láser en blanco y negro se va a notar mucho.

Una impresora láser puede imprimir más de 20 hojas por minuto sin atascos ni manchas de tinta, mientras que una de chorro de tinta imprimirá unas 5 o 6 hojas en el mismo periodo de tiempo, algunas de ellas con manchas y con algún que otro atasco si queremos imprimir muchas páginas.

Además, no hay que dejar de lado el ruido que hacen las impresoras de chorro de tinta, que a algunas personas puede no molestar, pero que es considerable y que en largos periodos de tiempo se hace poco soportable.

En las impresoras láser en blanco y negro (y lo mismo en las de color) ese problema no existe, y lo único que escuchamos es como va moviéndose el papel.

Mayor calidad de impresión

Es cierto que las impresoras de chorro de tinta han mejorado mucho su calidad en los últimos años, pero la calidad de impresión de una impresora láser está a años luz, algo que se nota cuando imprimimos un texto y nos lo acercamos a los ojos.

En la impresora láser veremos un texto nítido, mientras que en la de chorro de tinta veremos que las letras tienen “hilos”, y que incluso se ven un poco borrosas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here