/División entre los especialistas por el plan de desescalada
Muchos niños salen el primer día de desconfinamiento para menores de 14 años en Barcelona.

División entre los especialistas por el plan de desescalada

El plan de desconfinamiento produce división entre los especialistas, como en su instante lo ocasionó el patrón total del país con solo las actividades esenciales y que en España duró por último quince días. Ahora, esta desescalada es para unos «demasiado conservadora»; para otros, insuficiente; mas asimismo «bastante razonable» en opinión de ciertos.

«Los otros países contemplan que las limitaciones se levanten el quince de mayo; acá hasta finales de junio, nada. No hay datos científicos que apoyen que iremos cara atrás. Y las cantidades son las que mandan: la situación debe respaldarse siempre y en todo momento en las cantidades», apunta Benito Almirante, Jefe de Enfermedades Infecciosas del Centro de salud Vall d’Hebron.

Almirante tampoco apoya el desconfinamiento por provincias por el hecho de que «no hay razones científicas que lo acrediten». «En el resto de Europa se desconfina todo el país de forma simultánea. Solo en ciertos países como Italia están limitadas ciertas zonas específicas», afirma. la capital española y Catalunya han tenido muchos casos, mas hay «multitud de provincias» con poco impacto. Este especialista apunta, además de esto, que la mitad de los casos que se están advirtiendo en Catalunya son en viviendas y se debe a una «busca activa» de exactamente los mismos.

Para Almirante, lo «esencial» es saber en qué momento se va a levantar la movilidad, que es «lo que hace que funcione el país». Además de esto, rechaza el término «nueva normalidad» (que, conforme Sánchez, va a llegar a fines de junio) pues supone una «derrota». «Hay que combatir por la normalidad. En la Edad Media, tras las epidemias de peste, la gente luchaba por esa normalidad, procuraba reformas».

Y asimismo critica el desconfinamiento por franjas horarias que defiende Catalunya: «Sería un fallo esencial. No hay nada científico que respalde esto. En la calle cabemos todos, lo que hay que sostener es la distancia social», concluye.

Tests masivos y epis

No opina lo mismo Judit Villar, médica anexa del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Centro de salud del Mar. Ella sí defiende que la desescalada sea «gradual» y «asimétrica» en el país. Mas el inconveniente, apunta, es que no se puede pasar de una fase a otra sin efectuar pruebas a todos y cada uno de los casos sospechosos ni tener equipos de protección individual (epis) para todos y cada uno de los sanitarios. «No tenemos los medios para probar a todos y cada uno de los pacientes sospechosos. No es cierto que España esté efectuando más tests que otros países», asegura. Tampoco se está controlando a los contactos de estos pacientes.

Villar advierte, además de esto, que en las próximas semanas los centros de salud van a recibir una «oleada» de personas con otras nosologías que no han sido atendidas a lo largo de este periodo, lo que va a aumentar la demanda hospitalaria. «Esto será más largo de lo que el Gobierno pinta. Decir que a fines de junio va a venir la nueva normalidad es muy optimista», opina.

Para ella, este plan de desconfinamiento responde más a unas «necesidades económicas» por el hecho de que «no cumple algunos indicadores que habrían de ser básicos». Esta médica sí defiende que la ciudadanía salga a la calle por franjas horarias. «Lo veo bien por el hecho de que, si no, la población frágil se va a quedar en casa», medita.

La diferencia: el curso escolar

No obstante, hay quienes consideran «razonable» el plan del Gobierno. Es el caso de Joan Ramón Villalbí, miembro de la junta de la Sociedad De España de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas). «Me semeja bastante razonable proponer periodos de quince días entre las fases para dar pasos adelante. Si bien hay que leer la letra pequeña y ver de qué manera lo aplican las distintas autonomías», afirma.

Y cree recomendable ser prudentes por el momento, en tanto que existen peligros de un rebrote del virus, como ha ocurrido en Singapur. Villalbí estima que el plan de España es bastante afín al de otros países, si bien hay una diferencia que le llama la atención: la vuelta del curso escolar. «En Francia los pequeños volverán a la escuela en el mes de mayo [en España, en septiembre]. Este es el punto donde hay más diversidad entre países. La situación de España a este respecto ha sido de extrema prudencia», apunta.