/Divorcio notarial fácil y rápido en Madrid

Divorcio notarial fácil y rápido en Madrid

Realizar trámites legales suele representar todo un dolor de cabeza para quien los debe hacer, especialmente si implican demasiadas diligencias, firmas, acuerdos, revisiones y demás acciones. Por esta razón, siempre se suelen postergar hasta que no queda más que correr contrarreloj para cumplirlos.

Los divorcios nunca son sencillos, no siempre las dos partes están de acuerdo en lo mismo, por lo que mientras más rápido se pueda finiquitar un problema, con mayor rapidez se podrá sentir liberado de todas las ataduras legales.

Divorciarse en menos de 48 horas

El mejor despacho en Madrid para realizar un divorcio notarial es JR Abogados, son expertos en Derecho de Familia. Un despacho de especialistas serios, con trato profesional y eficaz, hasta tal punto que pueden lograr el trámite en tan sólo 48 horas. El bufete está dirigido por el letrado Don José Ramón Felipe Condés, y aqui es importante hacer notar la extensa trayectoria en temas conyugales.

El divorcio notarial es la forma más rápida de separarse de una pareja, sin necesidad de pasar por los juzgados y demás entidades para concretar, siempre que no se tengan hijos en común, el proceso puede llegar a ser realmente sencillo de realizar.

¿Qué tipo de ventajas ofrece un divorcio por Notaría?

Entre todas las ventajas que ofrece este tipo de separación, la que más resalta por encima del resto, es el tiempo en el que se puede llegar a realizar el proceso. Téngase en cuenta que, en caso de ser sumamente urgente y necesario, es posible anular una unión en menos de 24 horas, sin necesitar procurador o tener que realizar alguna demanda ante el juzgado.

Dependiendo del bufete de abogados que se seleccione, los horarios para las firmas pueden ser bastante variados, pero pueden ajustarse a conveniencia. También existe la posibilidad de seleccionar el notario de preferencia para las dos partes implicadas, siempre que esté entre los límites del último domicilio conyugal.

Es importante tener presente que sólo un letrado puede orientar y guiar el proceso de divorcio de cónyuges, de lo contrario, no podrá proceder tal separación. Acudir a profesionales de reconocida trayectoria y que ofrezcan los servicios precisos, como JR Abogados, es la mejor forma de realizar trámites legales de forma completamente segura y sin mayores inconvenientes.

Requisitos para poder realizar un divorcio notarial:  

  • Como mínimo, la pareja debe llevar tres meses de casados, de lo contrario, sólo será posible terminar la unión una vez haya transcurrido este período de tiempo.
  • No deben existir hijos en común dentro del matrimonio y en caso de que la mujer se encuentre embarazada, el divorcio por notaría no puede proceder.
  • En caso de existir hijos mayores, ellos deberán participar sobre cómo podría o no, afectar la separación en su estabilidad física y emocional.
  • El divorcio debe ser por mútuo acuerdo y con un fin amistoso entre la pareja, de lo contrario, será referido a los juzgados para que un juez dictamine la mejor forma de separación, especialmente si hay bienes de por medio.
  • Toda la información personal que el abogado que lleve el caso solicite a la pareja, así como la asistencia obligatoria a las reuniones para evaluar el caso.
  • No pueden existir intermediarios, ambos miembros de la pareja deben estar siempre presentes para los trámites.

Sumado a los requisitos ya mencionados, una vez finalizado el matrimonio es importante registrar el documento en la notaría para garantizar su validez en el mundo legal.

Siempre pensar muy bien antes de firmar

Finalmente, los especialistas del despacho JR Abogados recomiendan tener presente las consecuencias que pueden derivar de una separación. No existirá, una vez firmado el acuerdo, atadura alguna que obligue a una de las partes a seguir cerca de su ex-pareja, así como el deber de pagar las cuentas o dar reconocimiento en otros ámbitos de la vida. Si no existe una clara reflexión sobre estos aspectos, lo más recomendable es asistir a un juzgado donde se pueda llegar a un acuerdo que favorezca, bajo el sistema de leyes del Estado, a las partes implicadas.