/Dueño de AirAsia deja su cargo por investigación de sobornos de Airbus
Tony Fernandes, dueño de la aerolínea AirAsia.

Dueño de AirAsia deja su cargo por investigación de sobornos de Airbus

El dueño de la compañía aérea AirAsia, el malasio Tony Fernandes, y otro alto directivo dejaron su cargo de forma temporal mientras que la Comisión Anticorrupción de Malasia estudia el pago de supuestos sobornos por la parte del fabricante europeo de aeronaves Airbus.

Fernandes, que ocupaba el cargo de jefe ejecutivo, y Kamarudin Meranun, cuyo puesto era el de director, anunciaron su renuncia momentánea y que es eficaz de forma inmediata en un comunicado publicado por el mercado de valores de Malasia.

La compañía aérea precisó que los dos continuarán apartados de la junta directiva «a lo largo de un periodo de un par de meses o bien el tiempo que la compañía estime recomendable», aunque se sostendrán como aconsejes de AirAsia.

El anuncio se genera una vez que Airbus anunciase la semana pasada que ha llegado a pactos con las autoridades de Francia, R. Unido y USA para el pago de multas con relación a investigaciones abiertas por sospechas de sobornos y corrupción.

Sin embargo, la Comisión Anticorrupción de Malasia apuntó que continúa en contacto con las autoridades británicas para investigar las alegaciones sobre esas prácticas irregulares.

La acusación demanda que aparentemente AirAsia admitió adquirir aeroplanos Airbus a cambio de que la compañía malasia patrocinara un equipo deportivo relacionado con la compañía aérea.

Mientras que, AirAsia niega cualquier delito y asevera que jamás ha utilizado mediadores para negociar con el fabricante europeo.

La agencia británica de lucha antifraude SFO (Serious Fraud Office) comenzó una investigación en dos mil dieciseis por el empleo de mediadores por la parte de Airbus para lograr contratos civiles y militares.

Al percibir créditos a la exportación de agencias gubernativos en Europa, el fabricante tenía la obligación de mentar a los intercesores implicados en sus contratos y si no lo hacía se exponía a procedimientos penales.

Airbus decidió más adelante suspender la utilización de esos consultores y puso en marcha una operación de trasparencia para buscar una salida negociada con las autoridades de múltiples países para eludir una condena judicial.