/Egoitz Urrutikoetxea, el hijo de Josu Ternera que siguió sus pasos y terminó «desertando» de ETA

Egoitz Urrutikoetxea, el hijo de Josu Ternera que siguió sus pasos y terminó «desertando» de ETA

La nueva ha marcado la mañana de este jueves. El exjefe del brazo político de la organización terrorista ETA José Antonio Urrutikoetxea Bengoetxea, alias «Josu Ternera», era detenido en los Alpes franceses en una operación conjunta entre la Policía francesa y la Guarda Civil. El exdirigente etarra, natural de Miravalles, Vizcaya, en mil novecientos cincuenta, se hallaba escapado desde el catorce de noviembre de dos mil dos y era considerado uno de los cerebros del atentado contra el cuartel de la Guarda Civil en Zaragoza en mil novecientos ochenta y siete.

Mas la repercusión de Josu Ternera no se restringe a su actuación. En verdad, uno de sus hijos, Egoitz Urrutikoetxea, prosiguió con sus pasos implicándose en la causa del independentismo vasco más radical. Tanto es con lo que fue detenido en numerosas ocasiones. Tras su arresto en el mes de octubre de dos mil quince, el Ministerio del Interior emitió un comunicado conjunto con Francia en el que le calificaba como «un esencial responsable del ‘aparato político’» de la organización, exactamente el mismo para el que su padre era un referente.

Los especialistas en la lucha antiterrorista piensan que Egoitz Urrutikoetxea dio el salto a esta estructura de ETA tras la operación de Burdeos de dos mil ocho en la que fue detenido el entonces líder de la organización Javier López Peña, alias «Thierry», y múltiples de sus cooperadores.

Durante los últimos veinte años de actividad ha sido detenido en distintas ocasiones en Francia. El cuatro de enero de mil novecientos noventa y siete fue detenido y preso en el país galo por vez primera. A causa de este arresto fue condenado, en mil novecientos noventa y ocho, a 3 años de prisión por intervenir en una campaña de ataques contra recursos de la Policía francesa cometidos en mil novecientos noventa y seis. En el mes de abril de dos mil fue detenido otra vez y también ingresado en cárcel bajo la acusación de haber agredido a un agente de los servicios de Información a lo largo de una manifestación, conforme datos recogidos por Europa Press.

Un mes ya antes de aquella detención había denunciado en público que era objeto de una investigación policial puesto que se había encontrado una baliza de seguimiento en su vehículo. Todavía fue detenido de nuevo el diecisiete de junio de dos mil tres en Bayona. Meses después, pasó a la clandestinidad.

En el mes de marzo del dos mil catorce se realizó una operación en Francia en la que en un inicio el Ministerio del Interior notificó de su detención, mas por último se trataba de un fallo en tanto que el detenido era otra persona. En el mes de octubre de dos mil quince, Egoitz Urrutikoetxea fue detenido en la ciudad de París, una vez que presos de ETA le plantearan como cabecilla al frente de la bóveda, tras la detención de Iratxe Sorzábal y David Pla, en el mes de septiembre. En aquel instante continuó en cárcel poco más de un mes. Un juez de la ciudad de París lo dejó en libertad condicional.

En sus declaraciones frente al juez, Egoitz Urrutikoetxea aseguró que se había desmarcado de ETA hace prácticamente una década. En caso de ser cierto coincidiría con las negociaciones que sostuvo la banda con el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, entre dos mil cinco y dos mil seis, y que reventaron los terroristas poniendo doscientos kilogramos de amosal en la T-cuatro del aeropuerto de Barajas. En aquellas conversaciones «Josu Ternera» puso a su hijo en la «oficina política», mas al final se impuso la línea más dura mantenida por «Thierry» y «Txeroki».

Egoitz Urrutikoetxea, natural de Bayona en mil novecientos setenta y cinco, fue detenido en la ciudad de París en aquel octubre de dos mil quince donde se había matriculado con su nombre en la universidad. Se apuntó en su día al paro, tenía contrato indefinido de estudioso y declara sus ingresos, conforme su letrado Laure Heinich, que jamás se ha ocupado de casos de ETA.