9.6 C
Madrid
lunes, 10 mayo, 2021

El Banco de España informa de que los ERTE no han favorecido a los jóvenes

  • El organismo, preocupado por la vulnerabilidad de este conjunto de población

El directivo general de Economía y Estadística, Óscar Arce, ha señalado que ahora España precisa reconsiderarse sus políticas activas de empleo, una reforma que el Gobierno negocia con los agentes sociales, como alargar la vida laboral conforme aumenta la esperanza de vida. Además de esto, ha indicado que los jóvenes «se han favorecido menos de la aplicación de los ERTE» que otros colectivos, debido primordialmente a la temporalidad y a que están más presentes en los campos más perjudicados por la pandemia, como la hostelería o bien el turismo De esta forma lo ha señalado a lo largo de su intervención este lunes en la sesión inaugural de la tercera jornada de capacitación ‘Crisis y Restauración Económica’, organizada por la Asociación de Cronistas de Información Económica (APIE), en cooperación con el Observatorio de la Realidad Financiera (ORFIN) y con la Universidad de Alcalá.

En su entender, las vidas laborales habrían de ser conformes a las vidas biológicas, o sea, cada vez «más prolongadas». «Es una cosa que se debe admitir con absoluta naturalidad y como algo positivo», ha remarcado Arce tras insistir, sin embargo, en que esto plantea nuevas demandas que requerirán administrar a los trabajadores nuevos conocimientos y herramientas durante los años para la reasignación y también labores conforme los trabajadores van avejentando. «Vamos a precisar estar más tiempo activos si se sostiene la tendencia de vivir poco a poco más. Es un reto enorme para España dada la ruta de envejecimiento», ha remarcado el directivo general de Economía y Estadística del organismo supervisor.

Sobre las políticas activas de empleo, Arce ha instado a reconsiderar el catálogo, en tanto que actualmente «no son las mejores», con lo que ha urgido a que sea «una prioridad» frente al reto al que se encaran los jóvenes tras la crisis, dada su elevada precariedad y presencia en campos vinculados con actividades sociales, como el turismo, que han sido más golpeados por la pandemia.

Los ERTE han favorecido menos a los jóvenes

Los efectos de la crisis tienen sitio en un contexto de elevada vulnerabilidad laboral que refleja, entre otros muchos factores, la intensa dualidad del mercado de trabajo de España, lo que asimismo condiciona la incidencia y eficiencia de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) entre los trabajadores más jóvenes. En este sentido, Arce ha señalado que los jóvenes «se han favorecido menos de la aplicación de los ERTE» que otros colectivos. Conforme los datos del último trimestre del año, la probabilidad de hallar un empleo para un joven era mayor «si no estabas en ERTE que si estabas en ERTE», con lo que este sistema «no estaba facilitando su reinserción en el mercado de trabajo, resaltó.

Descalabro de las últimas reformas laborales

Conforme ha alertado Arce, la pandemia está impactando con singular intensidad en las rentas laborales de los jóvenes, lo que está provocando un incremento del ya por sí elevado porcentaje de jóvenes sin ingresos, que alcanzó un treinta y cinco por ciento a fines de dos mil veinte. Además de esto, ha advertido de que la inseguridad sobre la renta futura es mayor entre los jóvenes, los trabajadores con contrato temporal y aquellos con rentas bajas, algo que se acrecienta con la crisis.

Ante esto, Arce ha lamentado que las últimas reformas laborales «no se han hecho bien», en tanto que no han logrado atajar ciertos primordiales inconvenientes del mercado de trabajo, como la dualidad. «Hay que hacer mucho en el mercado de trabajo», ha insistido.

Proceso de consolidación fiscal tras la restauración

Conforme ha advertido Arce, la pandemia ha requerido un fuerte estímulo fiscal que, a futuro, va a deber dar paso a un proceso sostenido de consolidación, que va a deber iniciarse «cuando la restauración económica esté asentada». Este reto de «reconstruir» los márgenes de la política presupuestaria acarreará que el periodo de consolidación sea de forma previsible prolongado, con un participación relevante de las generaciones jóvenes.

En este sentido, ha apuntado que los objetivos medioambientales fijados para dos mil treinta son ambiciosos y la política fiscal va a deber desempeñar un papel preeminente en la administración de la transición cara una economía medioambientalmente sustentable, en tanto que España presenta una brecha de colecta, con respecto a la zona euro, de impuestos medioambientales de 0,8 puntos porcentuales de Producto Interior Bruto. Por esta razón, piensa que los fondos europeos pueden emplearse para, aparte de impulsar inversiones verdes (treinta y nueve por ciento conforme el Plan de Restauración), calmar ciertos costos de transición y también impulsar y financiar reformas, que precisan de «acuerdo».

Además de esto, Arce ha alertado de que el envejecimiento poblacional y los ajustes recientes elevan sensiblemente el gasto actual y previsto en materia de pensiones y ha señalado que los ajustes en este campo se van a ver influidos por la evolución de la tendencia social cara la introducción de determinadas reformas. «Sostener la tasa de beneficio actual demandaría un incremento notable de las contribuciones, y sostener las contribuciones actuales comportaría una reducción significativa de la tasa de beneficio», ha explicado.

Un reto para la educación

Desde el Banco de España han advertido de los posibles efectos de la pandemia en la educación tras el cierre de institutos, universidades y centros de capacitación para eludir la propagación del virus. Si bien aún no se dispone de patentiza sobre el efecto a lo largo del confinamiento en España, ya existen estudios que apuntan que en Estados Unidos se registró una caída del cincuenta por ciento del desempeño en matemáticas en institutos con mayor cantidad de estudiantes con renta baja, al paso que en Bélgica se advirtió de una reducción significativa de resultados en matemáticas y lengua en los exámenes de junio de dos mil veinte.

Por este motivo, Arce ha instado a observar y documentar «de manera cuidadosa» en el futuro próximo el efecto de la pandemia en la educación en España en un contexto en el que el país una parte de una situación de manera comparativa desfavorable con respecto al resto de economías desarrolladas. No obstante, la carencia de ocasiones profesionales ha propiciado que más jóvenes sigan sus estudios de capacitación reglada durante dos mil veinte, algo diferente a lo ocurrido con las generaciones de los 70s y mediados de los 90s, cuyo desarrollo educativo se estropeó por el bum inmobiliario.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here