/El Consejo de Estado deberá decretar sobre las tesis copiadas
El Consejo de Estado deberá decretar sobre las tesis copiadas

El Consejo de Estado deberá decretar sobre las tesis copiadas

El Consejo de Estado deberá pronunciarse sobre los diferentes escándalos de tesis copiadas que ha destapado ABC. El consejero de Universidades de la Comunidad de la villa de Madrid, Eduardo Sicilia, planteará en el próximo consejo de gobierno de la zona que se eleve una pregunta al límite órgano consultivo del Estado, con la intención de saber hasta dónde puede llegar la tarea fiscalizadora de la Administración en los casos de fraude universitario.

El sistema educativo madrileño ha sido golpeado, últimamente, por múltiples escándalos de corrupción académica y, de momento, las consecuencias no van alén de investigaciones internas terminan en nada. Por esta razón Sicilia, conforme ha podido conocer ABC, desea que el Consejo de Estado aclare cuáles son las competencias que tienen las universidades en materia de títulos, aparte de precisar cuál es el campo de actuación de la Administración.

Así, el consejero de Universidades, que es parte integrante de la cuota de Ciudadanos en el gobierno regional que dirige la popular Isabel Díaz Ayuso, toma la iniciativa en el momento de buscar y depurar responsabilidades en escándalos tan notables como el de la tesis de Pedro Sánchez; o bien el de la de la exdirectora general de Educación Concertada de la Comunidad de la capital de España, Concepción Canoyra, los dos desvelados por este diario y, los dos limitados a la Universidad Camilo José Cela.

El freno que impide a la Administración tomar medidas en los casos flagrantes de corrupción universitaria, como podría ser el de José Luis Málaga, el directivo de la Camilo José Cela que se doctoró en la Universidad Complutense copiando la tesis -ya de por si acaso copiada- de Canoyra mas 4 años después, es la autonomía universitaria. En todos y cada centro es el rector quien goza de autonomía para tomar las medidas que considere oportunas, lo que cierra la puerta a la actuación política.

En verdad, el caso de Málaga es curioso: tras la investigación de ABC fue apartado cautelarmente por la Camilo José Cela y en la Complutense se abrió un procedimiento fiscalizador para aclarar de qué manera pudo «colar» una tesis copiada y de un nivel muy pobre. No obstante, el rector de la Complutense, Joaquín Goyache, manifestó que, si bien por último determinasen que la tesis era un plagio, no iban a poder tomar medidas pues había precripto el plazo de reclamaciones de un caso que data del año dos mil dieciseis. De esta manera, el directivo fue suspendido mas sostiene una tesis que está copiada.

Por eso la cuestión que plantea Sicilia se antoje muy oportuna, puesto que el Consejo de Estado deberá determinar si existe alguna posibilidad de que la Administración, ante casos de esta manera, pueda demandar responsabilidades o bien retirar títulos académicos si bien el rector de la universidad perjudicada se niegue. Quizás con medidas de este género se pueda corregir el camino y reforzar la maltrecha reputación de los programas de doctorado en universidades como la Camilo José Cela.

El ministro Duque prosigue ausente
Y mientras que el consejero de Universidades de la capital de España, Eduardo Sicilia, insiste en la batalla contra los fraudes académicos -hay que rememorar que pidió una asamblea urgente al rector de la Camilo José Cela, Emilio Lora-Tamayo, cuando trascendió el escándalo de la tesis de Canoyra-, el ministro de Universidades, Pedro Duque, prosigue ausente. Si en el primer instante decidió guardar silencio, las medidas para eludir que se reproduzcan estos casos de corrupción académica prosiguen sin llegar. El ministro calla a pesar de los consecutivos escándalos con las tesis, que no solo afectan a las universidades madrileñas. Como descubrió ABC, la juez María Ángeles Núñez Bolaños, encargada de investigar la trama de corrupción de los ERE en Andalucía, asimismo copió en su tesis, un nuevo caso que prosigue desacreditando la imagen de la universidad de España.