10.8 C
Madrid
lunes, 19 abril, 2021

el coronavirus asimismo deja secuelas indescifrables

  • Cuando menos mil quinientos catalanes inficionados en la primera oleada siguen padeciendo fatiga, contrariedades respiratorias, dolores o bien bruma mental.

  • Este síndrome semeja afectar más a los enfermos leves y a mujeres en torno a los cuarenta y cinco años.

Más o menos un diez por ciento de las personas que se inficionan de coronavirus, conforme la OMS (OMS), prosiguen teniendo síntomas por lo menos 3 meses después de contagiarse a pesar de que las pruebas diagnósticas dan negativo y no hay restos del virus. Muchas llevan hasta un año de esta manera. Estos síntomas, que teóricamente no deberían alargarse alén de 3 semanas, son variados y van desde la fatiga, la disnea (o bien complicad respiratoria), los dolores torácicos y de cabeza hasta las taquicardias e inclusive la bruma mental. Esto es lo que se llama síndrome del covid persistente (o bien ‘long covid’ en la literatura científica anglosajona), sobre el que todavía no existe acuerdo médico debido a su gran desconocimiento. En Catalunya, unas mil quinientos personas con este síndrome son parte del Col.lectiu d’Afectades i Afectats Persistents per la Covid-diecinueve, mas probablemente hay más que no son parte de esta organización. En toda España hay unos tres mil organizados en otros colectivos. Todas y cada una se contagiaron en la primera avalancha de la pandemia, siguen teniendo síntomas un año después y les une un sentimiento común: «Sentimos que la medicina no da contestación a nuestra problemática. Es una enfermedad nueva, precisamos investigación y eso se logra con más inversión en salud», define del otro lado del teléfono una de sus portavoces, Sílvia Soler. Hasta el pasado enero, el Ministerio de Sanidad no incluía el covid persistente en su información científica sobre coronavirus.

El síndrome del covid persistente semeja afectar sobre todo a personas que paradójicamente han pasado una infección leve (más del ochenta por ciento de ellas no han necesitado de ingreso hospitalario) y a mujeres jóvenes, en torno a los cuarenta y cinco años. La Fundación Lluita Contra la Sida (FLS) creó en el mes de junio la primera unidad de covid-diecinueve persistente de Catalunya, situada en el Centro de salud Germans Trias i Pujol (Perro Ruti), en Badalona. Desde ese momento han atendido a unos trescientos pacientes. Como por el momento no hay tratamiento a esta enfermedad, los médicos son tratan los síntomas, en dependencia de cuáles sean. «Nuestro objetivo es hallar un factor que nos afirme qué pasa en estos pacientes. Estamos persuadidos de que tienen una perturbación que los hace estar de esta forma», explica la doctora Lourdes Mateu, estudiosa primordial de esta unidad. «Hay médicos que no creen en este síndrome. Estos pacientes han sido doblemente olvidados: no fueron atendidos en la primera oleada pues el sistema estaba colapsado y las analíticas que se les hacen no ven perturbaciones», agrega Mateu.

Fatiga, disnea y dolores

«Hay un porcentaje de pacientes que prosiguen teniendo síntomas como fatiga, disnea, cansancio y dolores si bien ya no tengan covid. Son pacientes que no han estado ingresados y los síntomas son oscilantes. Les haces pruebas y no sale nada, mas el paciente no se halla bien», explica Judith Sánchez Raya, jefe del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Centro de salud Vall d’Hebron de Barna. Este centro no tiene una unidad dedicada particularmente al covid persistente, mas los médicos tratan a pacientes que lo sufren desde los servicios de Rehabilitación y Neumología. Conforme Sánchez Raya, el síndrome de covid persistente se ha visto en otras pandemias de la gripe o bien del Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), infecciones que «desembocaron en fatiga crónica» en un treinta por ciento de los pacientes. «No sabemos bien todavía qué porcentaje de pacientes con covid terminarán desarrollando el covid persistente por el hecho de que no ha pasado el tiempo preciso», cuenta.

En pandemias como las de la gripe o bien el MERS, el treinta por ciento de las infecciones desembocaron en fatiga crónica

Este síndrome podría considerarse una secuela del covid-diecinueve. Los médicos explican que es muy semejante a la fatiga crónica, cuya existencia real asimismo ha estado un buen tiempo cuestionada por la ciencia. «No sabemos todavía si estos pacientes van a tener este síndrome para toda la vida. La mayor parte se recobra a los 2 o bien 3 meses y no terminan desarrollando covid persistente», agrega Sánchez Raya. Además de esto, tampoco los pequeños se libran de él: en Cánido Ruti hay, desde diciembre, una unidad pediátrica de covid persistente. «A los pequeños les afecta menos que a los adultos. Mas, entre los menores, quienes más padecen el covid persistente son los adolescentes. Tienen exactamente los mismos síntomas que los adultos», afirma por su lado la doctora Mateu.

PCR negativa y sin secuelas

Los estudiosos están efectuando estudios en un largo plazo para desentrañar exactamente en qué consiste esta nueva enfermedad, puesto que por el momento solo hay alguno en un corto plazo. Para los médicos, existen 2 requisitos en el momento de diagnosticar el covid persistente: uno, la PCR debe dar negativa y 2, no advertir ninguna secuela y que el resto de pruebas salgan bien. «Por poner un ejemplo, si un enfermo tiene secuelas en la vía aérea, en la vasculatura o bien en el parénquima pulmonar, ya no es covid persistente. Lo más grave es la fibrosis pulmonar. Cuando hay una secuela como esta, ya no es covid persistente», apunta Xavier Muñoz, neumólogo de Vall d’Hebron. «Cuando hacemos pruebas de esmero cardiovasculares o bien estudios del sueño y no vemos nada, entonces es covid persistente», agrega. A lo largo del último año, por el servicio de Neumología de Vall d’Hebron han pasado más de mil cuatrocientos enfermos graves con covid, a los que el centro de salud ha controlado para poder ver si tenían secuelas. El setenta por ciento , afirma Muñoz, no tienen secuelas. Mas hay un treinta por ciento que sí, y entre estas secuelas se halla el covid persistente.

Te puede interesar

A fin de que se considere covid persistente, la PCR debe dar negativo y no debe haber otras secuelas

Mientras, los enfermos que padecen este síndrome se sienten abandonados. «No hay un recuento de gente con covid persistente», afirma Soler, desde el colectivo de perjudicados. Perro Ruti y el Centro de salud del Mar son los únicos centros de salud catalanes con una unidad dedicada a esta problemática. Mas prueba del desconocimiento existente y de la falta de acuerdo en torno al covid persistente es, por poner un ejemplo, que el Mar rechaza en EL PERIÓDICO charlar sobre este tema por el hecho de que «falta patentiza» y no hay «suficiente información», ni tan siquiera para «delimitar si se trata de un síndrome», conforme fuentes del centro. Mas los enfermos aseguran que lo padecen. Soler padece, cada quince días, brotes de febrícula, urticaria, cefalea, conjuntivitis crónica y dolores articulares. «Existen muchos médicos de la atención primaria que acusan a los pacientes de tener una depresión y los tratan con antibióticos. Y no sabemos si nos vamos a curar y en qué momento, y eso afecta al sistema sensible».

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here