13.1 C
Madrid
domingo, 9 mayo, 2021

El Gobierno prioriza la atención domicilia de los ancianos en frente de las viviendas

  • Destina cuatrocientos ochenta y dos millones, provenientes de los fondos europeos, a mudar el modelo de atención a los dependientes

  • Se va a crear más empleo, de calidad y en la España vaciada, conforme ha señalado la ministra Ione Belarra

La popularidad de las residencias de jubilados ha caído en picado debido a la pandemia, puesto que la crisis sanitaria ha sacado a la luz la escasez de personal y de medios materiales y sanitarios con la que cuentan muchos de estos centros. Esta situación, al lado del deSeo de muchos ancianos de ser atendidos en sus casas o bien la carencia de recursos para poder abonar los geriátricos con mejores servicios, ha provocado que el Gobierno central se oriente por promover la atención domicilia de los dependientes, una apuesta a que casa con el Plan de Servicios Sociales dos mil veinte-dos mil veinticuatro aprobado por la Generalitat.

En verdad, el Consejo de Ministros ha aprobado este martes una inversión de setecientos treinta y uno millones de euros, provenientes de los fondos europeos, que se destinarán, conforme la terminología utilizada por el Ministerio de Derechos Sociales, «a convertir la economía de los cuidados y a apostar por la accesibilidad universal».

Conforme ha argumentado la ministra Ione Belarra, en la conferencia de prensa siguiente a la asamblea del gabinete, la crisis sanitaria ha puesto de manifiesto que «el modelo residencial no atiende apropiadamente las necesidades y deSeos» de los dependientes y que «las mujeres vuelven a hacerse cargo de la mayoría de los cuidados».

Dados estos 2 «aprendizajes», el Gobierno «ha pisado el acelerador de los fondos europeos«, con el impulso de una «financiación ambiciosa» que va a permitir a España «parecerse más a Europa, donde la inversión en cuidados está por encima de la media de España». El plan dejará, además de esto, crear empleo de calidad en un ámbito «precarizado y feminizado» y en la llamada España vaciada, que es donde viven muchos de los ancianos, conforme a señalado Belarra.

Viviendas más pequeñas

Concretamente, el grueso de los fondos, cuatrocientos ochenta y dos millones, va a ir destinado a promover la atención domiciliaria cuando resulte posible y a que los centros residenciales creen ambientes afines a los familiares. La idea es que se abran viviendas más pequeñas, con personal estable, por consiguiente «lo opuesto a lo que hay ahora», conforme la ministra.

Por otra parte, doscientos dieciseis millones se destinarán a reformar el modelo de atención a la niñez, los centros residenciales y la modernización tecnológica de los servicios sociales. Para finalizar, treinta y uno millones se invertirán en quitar barreras para las personas con diversidad funcional, en su relación con las administraciones, en espacios físicos, el transporte público y mejorando los canales de comunicación. El reparto de los fondos, que van a tener carácter finalista, se concretará con las comunidades en un próximo Consejo Interterritorial.

Las listas de espera

Esta inversión se completará con el plan de choque en dependencia aprobado por el Gobierno, las autonomías y los agentes sociales y que contempla una inversión de tres mil seiscientos millones de euros en 3 años. Los primeros seiscientos millones, que se han incorporado a los presupuestos del actual año, dejarán ya revertir los recortes que el Partido Popular aplicó desde el dos mil doce y que los consecutivos ejecutivos hasta el momento no han recuperado. Conforme los cálculos de la Asociación de Directivas y Gerentes de Servicios Sociales, el primer montante podría reducir un veinte por ciento las voluminosas listas de espera, donde hay más de doscientos treinta personas a la espera de percibir una prestación y otras prácticamente ciento cincuenta que esperan a ser valoradas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here