24.4 C
Madrid
lunes, 16 mayo, 2022

El hijo del oligarca ruso implicado en el crimen de Lloret de Mar: «Mi padre no es un asesino»

«Mi padre no es un asesino». Así de concluyentes se muestra Fedor Protosenya, el hijo de Serguéi Protosenya, un millonario ruso que hace poco más de una semana apareció ahorcado en el jardín de una casa unifamiliar de Lloret de Mar (Girona) en cuyo interior estaban su mujer e hija fallecidas. El malsano caso, que en un primer instante se intuyó como un claro episodio de violencia sexista, se enturbió más poco después al descubrirse un crimen prácticamente clavado en Rusia y con otro empresario como protagonista que había trabajado en exactamente la misma empresa que Protosenya, dedicada al gas. Ahora, el hijo de la familia rompe una lanza en favor de su padre.

Fedor, de veintidos años, fue el que entonces dio la alarma a la policía al no tener señales de su familia y ahora ha hablado con el diario inglés Daily Correo para descartar tajantemente que su padre matase a su madre y hermana de dieciocho años. «Amaba a mi madre y sobretodo a Maria, mi hermana. Ella era su princesa. Jamás podría hacerles nada para hacerles daño. No sé qué paso esa noche mas sé que mi padre no les hizo daño», asegura.

El joven, que justo cuando sus progenitores estaban de vacaciones en la Costa Brava, se quedó en otra vivienda familiar de Francia y que contó en un primer instante a la policía que su padre estaba nerviosísimo por las consecuencias económicas que podía tener por la guerra de Ucrania, da por sentado que sus 3 allegados fueron asesinados. Además de esto, insinúa que la policía le afirmó que no removiese más el caso.

Otros allegados de la familia defienden en el medio inglés exactamente el mismo extremo. «Serguéi no lo hizo. Serguéi no mató a su familia. Es imposible. No deseo charlar de lo que puede haber pasado en esa casa esa noche mas sé que Serguéi no es un asesino», asegura Anatoly Timoshenko, un íntimo, asimismo empresario, del oligarca ruso. Otro amigo, Roman Yuravich, agrega que «hace diez años que lo conozco. Era un hombre feliz. Amaba a su familia».

Versión contrapuesta de los Mossos
Mientras que, en Cataluña prosigue la investigación judicial, unos trabajos que están a la espera, entre otros muchos aspectos, de los resultados de la necropsia de las víctimas y que asimismo deben completarse con la declaración, entre otros muchos, del hijo y del ambiente de las víctimas, que asistían de vacaciones desde hacía unos diez años a Lloret, un emplazamiento turístico con una esencial comunidad rusa.

Los Mossos d’Esquadra, con todo, sostienen de momento como primordial hipótesis que el caso fue de violencia sexista y dan por sentado que las dos mujeres murieron de un fuerte golpe en la cabeza mientras que dormían. Los análisis hechos hasta el momento descartan la participación de terceras personas, por lo que el doble feminicidio cobra fuerza en la investigación policial, conforme explica ‘El País’.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here