/El insomnio podría estar relacionado con etapas tempranas alzhéimer
Dos hombres mayores charlan en un banco, en Barcelona.

El insomnio podría estar relacionado con etapas tempranas alzhéimer

Estudiosos del Barna Beta Brain Research Center (BBRC) de la Fundació Pasqual Maragall han descubierto que las personas con insomnio tienen un peor desempeño cognitivo y un menor volumen en ciertas zonas cerebrales que se afectan en etapas tempranas del alzhéimer.

El estudio, publicado en la gaceta ‘Alzheimer’s Research and Therapy’, ha descrito cambios en la substancia blanca cerebral que podrían sugerir la presencia de inflamación cerebral, tras examinar datos de calidad de sueño, pruebas cognitivas y neuroimagen de mil seiscientos ochenta y tres adultos cognitivamente sanos (seiscientos quince con insomnio) que participan en el Estudio Alfa, impulsado por La Caixa.

«Estos descubrimientos sugieren la presencia de procesos de inflamación cerebral que podrían tener un papel clave en la asociación entre la calidad del sueño y el alzhéimer», ha señalado el primer autor del estudio, Oriol Grau.

El trabajo abre la puerta a una nueva línea de investigación que dejará examinar de forma pormenorizada la relación entre la neuroinflamación, el sueño y la demencia, al relacionar la presencia de insomnio con una elevada vulnerabilidad al alzhéimer.

La «fisiopatología» del alzhéimer

El directivo científico del Programa de Prevención del Alzhéimer del BBRC, José Luis Molinuevo, ha afirmado que «el conocimiento generado por esta nueva línea puede contribuir de manera significativa a entender mejor la fisiopatología de la enfermedad de alzhéimer, progresar el diagnóstico precoz mediante métodos ligerísimamente invasivos y establecer las bases para futuras estrategias terapéuticas centradas en progresar la calidad del sueño».

Los estudiosos examinaron el desempeño cognitivo de las personas con insomnio y lo equipararon con el de personas con un sueño normal, y los resultados muestran que el insomnio se relaciona con un peor resultado en pruebas cognitivas, singularmente con una reducción en ciertas funciones ejecutivas, como por poner un ejemplo la memoria de trabajo.

Por otra parte, el estudio prueba, merced a imágenes de resonancia imantada, que los participantes con insomnio presentan un menor volumen en ciertas zonas cerebrales, como la del precúneo y el córtex cingulado siguiente, que se hallan perjudicadas en etapas tempranas de la enfermedad.

Variación genética

Asimismo ha encontrado cambios en la substancia blanca cerebralmediante técnicas de resonancia imantada por difusión, y por último, los estudiosos examinaron la relación entre el insomnio y la variación genética APOE-e4: el gen APOE tiene 3 posibles variaciones o bien alelos (e2, e3 y e4) y la variación e4 proporciona un peligro más elevado de desarrollar alzhéimer.

Los resultados del estudio prueban que los efectos del insomnio sobre el cerebro están potenciados en personas portadoras de APOE-e4 y que por ende tienen más peligro de desarrollar la enfermedad.

El estudio ha contado asimismo con participación de estudiosos del Instituto de Investigaciones Biomédicas August Pi i Sunyer (Idibaps), y con la cooperación del CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN), y el CIBER de Debilidad y Envejecimiento Saludable (CIBER-FES).