12.5 C
Madrid
martes, 18 enero, 2022

El 'lifting' para La Rambla, inminente

Que La Rambla languidecía no es ningún secreto. La simbólica avenida del corazón de Barna hace unos años que ha perdido el encanto para los autóctonos, que poquito a poco dejaron de pisarla por la carencia de atractivos y la sensación de que ‘su’ vía se había transformado en un punto para y de los turistas.

De hecho, sus quioscos, bares y comercios, dedicados prácticamente al completo en venta de ‘souvernirs’, vivían en una buena parte de los visitantes, que con la pandemia desaparecieron y terminaron de hundir la vía. La reforma, reclamada por sus vecinos a lo largo de años y embarrancada en múltiples ocasiones por cuestiones políticas, era más urgente que jamás.

La reordenación se puso encima de la mesa hace unos años y logró una primera aprobación en dos mil dieciseis, mas su retraso favoreció aun que los vecinos instalasen un contador para fiscalizar el retraso, que hace un mes superó los dos mil días. Ahora, el Municipio de Barna prevé, por último y tras años de trabas y de reivindicaciones vecinales, comenzar la transformación de La Rambla en dos mil veintidos. El proyecto ejecutivo quedó aprobado últimamente y la reforma cuenta esta vez con el apoyo unánime de todos y cada uno de los conjuntos.

Los planes del Gobierno municipal contemplan efectuar los trabajos por tramos y comenzar por su zona baja, entre el monumento de Colón y Santa Madrona, y dar una nueva cara a la mítica avenida, con aceras más anchas, nuevo pavimento y aún menos circulación a la presente. «Es fundamental que todo el proyecto de La Rambla sea un proyecto integral que vaya ligado a recobrarla, a sentirla nuestra», resaltó entonces la teniente de regidor de Urbanismo, Janet Sanz.

Si bien todos y cada uno de los conjuntos de la oposición expresaron su alegría por el comienzo del proyecto, desde ERC y el Partido Popular lamentaron que se haya intentado vincular la reactivación de la reforma a una partida presupuestaria de las cuentas de dos mil veintidos. La asociación Amics de La Rambla, que ha encabezado la batalla por lograr una nueva reordenación de la vía, lamenta esta cuestión. «Parece que ahora sí que va a llegar la reforma, mas ya se verá», comenta a ABC Fermín Villar, presidente de la entidad.

«Hacerla agradable»

Amics de La Rambla tampoco comprende que la reforma deba extenderse a lo largo de 7 años, cuando ya amontona por lo menos 5 de retraso. «El proyecto inicial ya se titulaba ordenación, no una reforma. Hace falta ordenar su superficie; floristerías, quioscos, terrazas. Precisamos aceras más grandes y un ambiente más pacificado. Al final debemos hacerla agradable para el paSeo y que cuente con una mejora de su oferta», expone Villar.

En este sentido, es una buena nueva para los vecinos la rehabilitación del Teatro Primordial, que fue el primer teatro cubierto de España y que ahora acogerá un proyecto de arte audiovisual y también inmersivo. El Consistorio lo ha acordado con la propiedad, con una inversión de a través de veinticinco millones de euros, y comportará mejoras paralelas en equipamientos culturales de la zona y el distrito.

Todavía menos tráfico
El plan acordado va en esta línea y prevé que la renovada Rambla sea «un paSeo más agradable, verde, afable y cultural, con más espacio para el viandante y una mejor accesibilidad y ordenación de los usos». Entre otros muchos aspectos, el proyecto técnico contempla reducir el espacio para el coche: el tráfico se limitará a un carril por sentido que vecinos, bicis y autobuses deberán compartir.

Vía Layetana, asimismo en obras el año próximo
Paralelamente y a 5 minutos de La Rambla, la Vía Layetana asimismo espera con ansias una reforma. La calle, en un caso así gris, cargada de tráfico y con apenas espacio para el viandante, va a vivir un lavado de cara desde el próximo marzo. Las obras, divididas en 2 fases, prevén lograr que el viandante tenga más espacio de paSeo. El gobierno de Ada Colau prevé asimismo hacer un hueco para la bici y el verde para intentar reactivar de esta forma el comercio, en una zona con muchas persianas bajadas y traspasos cada 2 por 3. En cualquier caso, los presentes 5 carriles van a pasar a ser solo 3, y mayoritariamente solo para servicios. En un caso así, solo ERC aprobó el proyecto.

Además de esto, se ampliarán aceras (que van a pasar a tener un mínimo de 3 metros de ancho) como el tramo central, que medrará tenuemente, y elementos como los quioscos se reubicarán. Entre sus novedades asimismo resaltará un nuevo pavimento: lo conformarán piezas de piedra natural de color ‘marronoso’, que compartirán tanto aceras como calzada. Este va a ser, indudablemente, uno de los cambios más perceptibles.

«Al final debemos lograr que el barcelonés tenga atractivos para venir a La Rambla, que el visitante no sea solamente un turista y que exista una oferta digna y para todos. Deseamos una Rambla orientada al mundo entero y que podamos vivir un San Jordi cada día», sentencia Villar, recordando que cada veintitres de abril los autóctonos invaden la mítica avenida.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here