24.4 C
Madrid
viernes, 17 septiembre, 2021

El paro cae en ochenta y dos personas a pesar del final de la campaña de verano

  • El desempleo registra su mayor descenso en un agosto y encadena 5 meses sucesivos a la baja

Termina agosto, concluye el verano y con él muchas empresas liquidan esos contratos firmados a principio de temporada para apuntalarse frente a las vacaciones. El guion se repite este dos mil veintiuno, volviendo a los factores de la ‘vieja normalidad’. No ha habido agosto de creación de empleo en las últimas 2 décadas, exceptuando el excepcional, por pandémico, dos mil veinte. Y este año el final de la campaña estival ha barrido ciento dieciocho mil cuatro trabajos con respecto a julio; hasta un total de diecinueve con cuatro millones de afiliados a la Seguridad Social. A pesar de ello el paro deja un dato positivísimo, con ochenta y 2 y cuatro parados menos; hasta un total de tres con treinta y tres millones de desempleados. Es su mayor descenso en un cierre de verano y sostiene su tendencia a la baja, por quinto mes consecutivo; tal y como comprueban las estadísticas publicadas este jueves por el Gobierno.

El mercado de trabajo de España cada mes se semeja más al mercado de trabajo de la vieja normalidad. Con sus vicios y sus virtudes. Entre los primeros se cuenta la cronificada temporalidad, que este agosto ha dejado a la vista sus vergüenzas. Como muestra, el treinta y uno de agosto se liquidaron trescientos cuarenta y 2 mil doscientos setenta y seis contratos. «La restauración del empleo está volviendo a efectuarse por medio de sus vicios frecuentes, que es un excesivo peso de la contratación temporal», ha afirmado este jueves en conferencia de prensa el secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey.

Campos como la agricultura, con ya una parte de la fruta recogida, o bien la educación y las actividades artísticas o bien recreativas, tras el cierre de casales, campamentos y ‘esplais’, han sido los que han empujado a la baja las cantidades de empleo este agosto. La pérdida de empleo postestival, sin embargo, no ha sido de las más intensas que ha vivido el mercado de trabajo de España en los últimos tiempos. En verdad, es la menos mala desde el agosto del 2014; justo al comienzo de la restauración del empleo tras la crisis financiera.

Los ertes prosiguen a la baja

La nota positiva es que esta destrucción de ocupación no ha sido incompatible con la desafectación de trabajadores de los ertes, que ha seguido su ruta a la baja. La ausencia de nuevas limitaciones sanitarias y la estabilidad en las persistentes ha contribuido a que las compañías prosigan sacando trabajadores del erte. Agosto cerró con un total de doscientos setenta y 2 mil ciento noventa trabajadores en un expediente de suspensión, ya fuera total o bien parcial; cincuenta y nueve y doscientos noventa y seis menos que el mes pasado y lejos del máximo de tres con cinco millones alcanzado a lo largo del primer confinamiento. Durante este mes de septiembre el Gobierno, la patronal y los sindicatos tienen pendiente negociar una nueva prórroga de las ayudas públicas para este género de expedientes, con el objetivo de prolongarlas hasta fin de año.

Y una de las notas negativas es que la resistencia del colectivo de autónomos comienza a flojear, puesto que aunque hasta el momento habían soportado la crisis del covid sin perder ocupados, este agosto han sufrido un primer leve retroceso del 0,2 por ciento .

Alén de lo estacional, el mercado de trabajo de España prosigue por sobre los niveles de empleo anteriores al covid; a pesar de que «la cicatriz de la pandemia aún es profunda», tal y como ha recordado el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Riachuelo. «Existen muchos trabajos que no se han creado a lo largo de estos meses y que se deben crear», ha insistido.

doscientos catorce mil parados más que ya antes del covid

«Estamos prácticamente ya en exactamente los mismos niveles de paro que ya antes de la pandemia», ha afirmado Pérez Rey. En la actualidad en España hay tres con treinta y tres millones de desempleados registrados formalmente en el SEPE; en frente de los tres con cincuenta y cuatro millones de parados en el tercer mes del año del dos mil veinte (primer mes de pandemia). O sea, a pesar de los récords sucesivos que España ha encadenado en los últimos meses, aún arrastra doscientos catorce mil trescientos noventa y siete desocupados más que ya antes del covid. Aunque la restauración de las cotas de desempleo es considerablemente más veloz en esta crisis que en la financiera de hace diez años.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here