/El peligro de rebrote de coronavirus baja en Barna y Lleida
Dos mujeres con mascarilla por el centro de Barcelona, el 26 de julio.

El peligro de rebrote de coronavirus baja en Barna y Lleida

Si bien Catalunya vive «días críticos» que van a marcar las medidas que haya que tomar (o bien no) la semana próxima, la situación en Lleida y en Barna supuestamente se está estabilizando. La incidencia amontonada del virus está reduciendo y el índice de reproducción (o bien R, que apunta la velocidad a la que se reproduce el virus), asimismo. En consecuencia, el peligro de rebrote ha bajado levemente en los últimos días. Las medidas tomadas hasta el momento empiezan a tener efecto, mas la ciudadanía no debe relajarse en lo más mínimo.

De esta manera lo ha dicho este martes el secretario de Salut Pública, Josep Maria Argimon, en la presentación de las líneas estratégicas del plan de control del covid-diecinueve en Catalunya. «El índice de reproducción ahora es de uno y ha habido un pequeño descenso de la incidencia amontonada», ha explicado Argimon. Lo idóneo es que este índice sea inferior a uno, puesto que cuando es superior el peligro de que la infección se extienda extensamente es grande. «Lleida se está estabilizando. Confirmamos que la incidencia amontonada está reduciendo. Mas viene de una muy elevada. El peligro de rebrote ha bajado». Este miércoles el Plan de Protección Civil de Catalunya (Procicat) notificará de si se levantan o bien no las limitaciones en esta provincia.

«Asimismo en Barna el índice de reproducción ha disminuido y la incidencia amontonada está estabilizada. Asimismo ha bajado el peligro de rebrote. En todos y cada uno de los territorios el índice de reproducción está bajando y de esta forma debemos seguir», ha añadido Argimon. Incluso de esta manera, el secretario de Salut Pública ha recordado a la población la necesidad de continuar eludiendo aglomeraciones, reduciendo las interactúes en el núcleo familiar y sosteniendo las medidas precautorias (mascarilla, distancia social y lavado de manos». «Vamos a estar, por lo menos, un año en esta situación. Y debemos hacer un equilibrio para no tener que confinar», ha señalado.

Control epidemiológico

Al lado de la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergés, y el jefe de la unidad de seguimiento del coronavirus, Jacobo Mendioroz, Argimon ha presentado el Plan de control de la transmisión del covid-diecinueve en Catalunya. El documento establece 6 niveles de control epidémico: comienza en el cero (en el que entrarían aquellos territorios que no experimentan nuevos contagios en por lo menos catorce días, un escenario solo posible cuando aparezca la vacuna) y termina en el 5 (en el que están aquellos en los que hay transmisión comunitaria no controlada y un peligro de colapso de las capacidades asistenciales de los centros de salud). Tanto el nivel 4 como el 5 implicarían «limitaciones de movilidad». Esto es, un confinamiento, así sea perimetral o bien total.

Esta situación va a durar, «por lo menos, un año», y va a haber que hacer «equilibrios» para no confinar

Conforme Mendioroz, Lleida se halla en estos instantes en el nivel 4, puesto que en este territorio se da una transmisión comunitaria no controlada y hubo en él un «impacto relevante en la parte asistencial». Barna está en el nivel 3, puesto que «no vive un impacto asistencial tan relevante para pasar al 4». «Pasar al nivel siguiente implica unas medidas considerablemente más restrictivas, de ahí que estos diez días son claves», ha dicho Mendioroz. Exactamente el mismo ha recordado que eludir un nuevo confinamiento empieza con la «propia responsabilidad individual». «Esto es lo que evita verdaderamente los contagios», ha señalado.

A preguntas de los cronistas, Mendioroz, además de esto, ha expresado sus dudas sobre la «cartilla covid» que la presidente de la Comunidad de la capital de España, Isabel Díaz Ayuso, desea implantar en su autonomía. La propuesta recuerda al pasaporte inmunitario que el ‘president’ Quim Tuesta estudió implantar hace meses. «Acá se desechó por el hecho de que haber tenido la infección no es equivalente a tener una inmunidad durable. No hay evidencias a nivel científico sobre ello», ha explicado Mendioroz, quien además de esto ha señalado que un pasaporte inmunitario podría empujar a la gente a «apreciar contagiarse para conseguir una inmunidad y moverse más de forma libre».