14.8 C
Madrid
viernes, 22 octubre, 2021

En España ya hay una opción alternativa a la tarifa regulada con un costo fijo

El Gobierno ha publicado una consulta pública para buscar una fórmula que evite la volatilidad de la tarifa PVPC

Tras la escalada de costes de la electricidad de los últimos meses, el Gobierno ha comenzado los trámites para reformar la tarifa regulada de la luz a la que están sujetos el cuarenta por ciento de usuarios familiares. Al estar indizada al coste mayorista de la luz, la tarifa de Costo Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) traslada de forma inmediata a los usuarios todas y cada una de las modificaciones del coste mayorista. Con la meta de buscar una fórmula menos volátil, el ministerio para la Transición Ecológica ha lanzado una consulta pública para recoger la opinión de todos y cada uno de los implicados. Mas cabe rememorar que en España ya hay una tarifa en el mercado regulado a costo fijo, si bien no tiene un costo regulado por el Ejecutivo.

Las comercializadoras de referencia, como Curenergía (Iberdrola), Energía XXI (Endesa) y Gas & Power (Naturgy), deben obligatoriamente efectuar una oferta opción alternativa al PVPC con un costo fijo de la energía a lo largo de un año para dar la posibilidad al usuario de tener un coste más estable que no cambie cada mes. No obstante, conforme la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), «los costes de estas ofertas acostumbran a ser más elevados que las ofertas efectuadas por las comercializadoras libres del conjunto de la comercializadora de referencia». Por este motivo, ha pedido en diferentes ocasiones la supresión de esta obligación. En dos mil diecinueve el número de usuarios acogidos a esta tarifa se multiplicó por dos con cinco, hasta sumar diez usuarios.

Las ofertas con costes estables a lo largo de un tiempo acostumbran a ser las más caras, ya que las eléctricas deben establecer un margen suficientemente extenso para que pueden soportar las fluctuaciones del coste de la electricidad en el mercado. Ese ha sido siempre y en todo momento el razonamiento de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en sus diferentes informes, como asimismo lo es del Banco de España en el informe ‘El papel del costo de los derechos de emisión de CO2 y del encarecimiento del gas en la evolución reciente de los costes minoristas de la electricidad en España’ publicado este verano.

En el documento, el organismo supervisor asevera que hay una disyuntiva en el mercado minorista entre un costo bajo y un coste volátil. Conforme este estudio, en el caso de un contrato de tarifas de costo fijo, «se suprimiría la inseguridad relativa a posibles cambios en los costos, mas, en contraparte, se incorpora una «prima» por la supresión del peligro que se refleja en costos más elevados». Al paso que en el caso de las tarifas de coste activo, como la PVPC, «ofrecen costes medios más reducidos, mas, en compensación, el consumidor debe aguantar la volatilidad de los costos y, por ende, una mayor inseguridad sobre su gasto energético.

El Banco de España cita en su estudio, además de esto, a organismos como el Consejo de Reguladores Europeos de la Energía o bien en diferentes estudios de la Comisión Europea que aconsejan una tarifa de costos activos por presentar «determinadas ventajas». Primeramente, afirma, dejan que los usuarios «interioricen en mayor medida las señales proporcionadas por los costes, amoldando su patrón de consumo». En verdad, por tal razón la CNMC diseñó un nuevo sistema de peajes y cargos que resultó en 3 periodos horarios diferentes (val, liso y punta). La meta era dar «señales» al usuario a fin de que sea más eficaz, como estimular el autoconsumo y el vehículo eléctrico. Seguidamente, agrega el informe, las tarifas activas tienden a dotar al mercado de una «mayor trasparencia y permitir una administración más eficaz de la demanda».

Frente al apogeo de su popularidad entre los usuarios, las grandes eléctricas –Iberdrola, Endesa, EDP y Viesgo-, por medio de su patronal Aelec, fueron las primeras que plantearon en el mes de agosto una enorme reforma de la tarifa regulada con la meta de eludir la «volatilidad» de la factura de la luz de los hogares españoles. Un día siguiente, la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, recogía el guante abríendo la puerta a añadir un «tramo fijo un poco más alto» en el PVPC, mas recordando que esta tarifa ha tolerado a sus usuarios ahorros «sistemáticos» desde dos mil trece en comparación con resto.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here