/Enrique Urquijo, el alquimista de de canciones vive entre nosotros
Enrique Urquijo, el alquimista de de canciones vive entre nosotros

Enrique Urquijo, el alquimista de de canciones vive entre nosotros

Cuando el diecisiete de noviembre del año mil novecientos noventa y nueve conocíamos la nueva del trágico fallecimiento, con solo treinta y nueve años, del vocalista y músico Enrique Urquijo (la capital de España, mil novecientos sesenta-mil novecientos noventa y nueve) un sentimiento de pena y tristeza invadió el ánima de todos los que gozamos y nos conmovemos en tantas ocasiones con su música. Su desgraciado óbito no hacía justicia a un músico singular, a un delicioso alquimista de canciones que, con sus composiciones atemporales, trascendió claramente su tiempo, como bien pudimos revisar ayer de noche en el homenaje que, por el vigésimo aniversario de su desaparición, se festejó en un atestado WiZink Center de la capital de España.

Veinte años de ausencia del que fue, es y va a ser uno de los intérpretes más atractivos de la música pop de España y uno de los autores más personales de este país. Una efeméride festejada con un concierto bautizado como «Desde que no nos vemos», canción que daba título a su disco de mil novecientos noventa y ocho con su conjunto Los Inconvenientes, en el que más de quince artistas relevantes del pop-rock nacional (Miguel Ríos, Amaral, Coque Malla, Rozalén, …), muchos de ellos grandes amigos del músico madrileño y todos rendidos seguidores de su legado, le rindieron justo tributo. El concierto, con fines solidarios y cuya colecta fue destinada íntegramente a las O.N.G. «Cirugía en Turkana» y «Cris Contra el Cáncer», se dividió en 3 actos que sirvieron para comprobar su figura y su trayectoria musical.

La primera parte, conducida con tiento por el músico Rafa Higueras, que desde hace veinte años organiza un homenaje anual a Enrique Urquijo coincidiendo con el aniversario de su desaparición, estuvo dedicada a la sala Galileo Galilei de la villa de Madrid, que a lo largo de tantos años sirvió de escaparate al talento de Enrique. Una parte en la que sobresalieron Rebeca Jiménez por rancheras, Vicky Gastelo, con una lectura personal de «Demasiado tarde», y Juanma Muy elegante con Luis Martín en una notable versión country de «Siempre hay un precio».

El segundo acto, como homenaje sinfónico, y ya con Los Secretos sobre el escenario, mostró lo bien que le sientan los arreglos orquestales a la música de Enrique Urquijo. La última una parte de la noche fue para Los Secretos ya a solas, a la que se fueron sumando los convidados (Andrés Suárez, Txetxu Altube, Mikel Erentxun, Rozalén, Manolo García, Amaral, Alejo Stivel, David Summers) que honraron al mediano de los Urquijo.

En el tercer acto los mejores instantes vinieron de la mano de un Miguel Ríos, en plena forma con una genial versión de «Ojos de gata», y de un Coque Malla con una atinada recreación de «Otra tarde». Asimismo hubo alguna sorpresa. Javier Urquijo, miembro creador de la banda y hermano mayor de Enrique y Álvaro, se subió al escenario más treinta años tras su última aparición en riguroso directo para dejar una inestimable versión a la armónica de «Déjame» en pleno desvarío colectivo. De esta manera se cerraba una noche imborrable, donde la música y la emoción rindieron sentido homenaje a un versista de la añoranza.