/«Ertes y también ingreso mínimo son 2 grandes herramientas de salud pública»
Pedro Gullón (izquierda) y Javier Padilla, autores de ’Epidemiocracia’ (Capitán Swing, 2020).

«Ertes y también ingreso mínimo son 2 grandes herramientas de salud pública»

Epidemias como la presente de covid-diecinueve nacen de un contexto social, político y económico específico. Tienen un origen, no brotan de la nada. Esta es la idea que defienden el epidemiólogo Pedro Gullón (la capital española, mil novecientos ochenta y ocho) y el médico de familia Javier Padila (la villa de Madrid, mil novecientos ochenta y tres), autores de ‘Epidemiocracia: absolutamente nadie está a excepto si no estamos todos a salvo’ (Capitán Swing). El término «epidemiocracia» es prestado de la epidemióloga de Norteamérica Nancy Krieger y hace referencia a que las epidemias son fenómenos que deben tener en consideración al pueblo (‘demos’) y el poder (‘cracia’) para comprender cuál es su origen y el de las desigualdades que suponen. De ahí que, defienden Gullón y Padilla, hacen falta más que políticas sanitarias.

-¿Por qué razón una epidemia no nos afecta a todos por igual?
-Javier Padilla (JP): La enfermedad acostumbra a ser un enorme estratificador social, a la vez que tiene una enorme relación con el tejido económico. Aumenta las dispares sociales. Las epidemias tienen una enorme capacidad para enseñar las costuras y las desigualdades en nuestro sistema social y económico. Primordialmente por el hecho de que las personas, en dependencia de su clase social, no se exponen igual al virus. Por poner un ejemplo, a fin de que un asesor esté teletrabajando desde su casa, debe haber otras personas que estén trabajando de cajeros de supermercados, de ‘riders’ de Glovo, etc.. O sea, desempeñando los llamados servicios esenciales. Por otra parte, asimismo sabemos que, si coges el covid-diecinueve y eres pobre o bien de clase social baja, es más probable vayas a tener una enfermedad más grave. En sociedades con una alta presencia de empleo informal, como América Latina, acciones como el confinamiento son considerablemente más complejas por el hecho de que bastante gente no tiene medios de subsistencia para poder quedarse en casa. Si se quedan en casa, se extensa la brecha salarial por clase social y eso es una bomba de relojería.

-Pues salud y economía son 2 términos que están muy entrelazados.
-Pedro Gullón (PG): La salud debe ver con la economía, carece de sentido dicotomizarlo de forma tan fácil. Se trata más bien de un tira y afloja entre las dos. En ocasiones tira más la protección de la salud y otras tira más la economía. Mas no puede haber economía si no hay personas saludables. Es algo básico. Tenemos herramientas para contestar a la crisis económica y que no sean las personas frágiles las más perjudicadas. El científico David Stuckler afirma que lo que mata no es la recesión, sino más bien las políticas de parquedad que vienen después. La duda es si la contestación que vamos a dar ahora será exactamente la misma que se dio en el dos mil ocho.

-JP: Los ertes o bien el ingreso mínimo vital son 2 grandes herramientas de salud pública ya. Hay que conjugar la priorización de la salud con una contestación institucional que garantice sostener cierta economía.

«El virus entró en Europa mediante personas con corbata, no por medio de personas en patera»

Pedro Gullón

-¿Vamos a ver en España una diferencia mayor entre ricos y pobres?
-JP: Vamos a ver una diferencia mayor, si bien es verdad que se están tomando ciertas medidas que pueden mitigarlo, como los ertes y el ingreso mínimo vital. Con esta segunda fase de la epidemia, más centrada en brotes específicos, sí que vemos el entorno social de todo esto. En Catalunya ha quedado muy de manifiesto con el brote de Lleida, vinculado a los temporeros. España, además de esto, tiene ciertas zonas con mayor desigualdad de Europa, como la villa de Madrid, que es además de esto el sitio donde más ha impactado el covid-diecinueve. Y, si miramos cuáles son los distritos donde más ha perjudicado, aparecen Vallecas, Fuencarral o bien Moratalaz, de población obrera y clase trabajadora.

-Ustedes defienden que los virus sí comprenden de fronteras. ¿No era lo opuesto, que no comprenden de fronteras?
-PG: Pensemos en de qué manera llegó el coronavirus y su dispar distribución entre los diferentes países. Los países más perjudicados de Europa en la primera oleada fueron Francia, Italia y España. No es casualidad que sean los que tienen más de cuarenta millones de turistas anuales. El virus entra en los países a través del turismo y de los negocios, de los viajes internacionales: entra por medio de personas con corbata y no de personas en patera. Esto prueba que comprende a la perfección de fronteras por el hecho de que al final las condiciones de cada uno de ellos de los países los hacen aproximadamente frágiles.

-Afirman que las crisis del siglo veintiuno no son solo sanitarias, sino más bien ‘matrioshkas’. ¿A qué se refieren?
-PG: Es muy complicado situar una crisis como esta en el terreno únicamente sanitario. Esta metáfora en las ‘matrioshkas’ -las muñecas rusas que están unas en otras- sirve para enseñar que la crisis sanitaria a la que nos encaramos se halla inmersa en una crisis económica y social que venimos arrastrando desde el dos mil ocho. Y, por su parte, hay una crisis todavía mayor: la ecológica. Todas y cada una estas crisis forman lo que hemos llamado el «sustrato epidemiológico»: las condiciones económicas, políticas, sociales y sanitarias que hacen que las epidemias resulten posibles en un instante o bien otro.

-¿Cuál es el sustrato de la epidemia de covid-diecinueve?
– PG: Hay 3 elementos esenciales que caracterizan ese sustrato. Uno, la invasión de ecosistemas, muy habitual del capitalismo tardío, que hace que ciertas enfermedades que estaban en los animales brinquen a los humanos. 2, nuestra dependencia de los viajes internacionales, por turismo y por negocios, que permite que una enfermedad que brota en un mercado de la ciudad de Wuhan pueda estar presente en el mundo entero 3 o bien 4 semanas después. 3, de qué forma los sistemas sanitarios están listos para dar contestaciones en global, de qué forma han sido robustecidos o bien desgastados.

«En la Comisión de Reconstrucción no hallamos nada nuevo. Vemos cosas que se solicitaban hace quince años. Mas ahora existe la ocasión de realizarse»

Javier Padilla

-Asimismo charlan de la extraciudadanía. ¿Quiénes son los extraciudadanos en esta epidemia?
-JP: Aquellos que quedaban fuera de las políticas públicas hasta el momento en que son considerados un peligro o bien riesgo para la salud pública, para las personas que sí tienen la condición de ciudadanía. Por poner un ejemplo, las personas indocumentadas, sin hogar, las que están en centros penitenciarios. Gente que, pese a ser colectivos de extremada vulnerabilidad desde el principio de la epidemia, no ha ocupado el centro de la epidemia hasta el momento en que no ha ocurrido algo que hiciese que fuesen relevantes. Las pandemias acostumbran a sacar el matiz más utilitarista que mira a esas personas por su capacidad de poner bajo riesgo a el resto y no tanto por sus derechos.

-PG: Esas situaciones de extraciudadanía sacan a la luz ciertas condiciones que estaban ya antes y que ahora se visibilizan. Por poner un ejemplo, en el caso de los temporeros, sus condiciones de trabajo y de vida son exactamente las mismas de siempre y en toda circunstancia, mas ahora semeja que la gente se lleva las manos a la cabeza por un criterio utilitarista, al meditar que son un foco de contagio. Esta epidemia asimismo visibiliza las lamentables condiciones de vida en las que viven ciertas personas en España.

-¿Cambiará todo esto los sistemas de salud?
-JP: Esencialmente nos va a hacer siendo conscientes de que asimismo somos frágiles. Situaciones como la presente abren un espacio de posible cambio, de reforma, de reconstrucción del sistema. Siempre y en toda circunstancia tomando elementos que anteriormente ya estaban en la agenda. Si miramos la comunicación de la parte sanitaria de la Comisión de Reconstrucción del Congreso, no vamos a hallar nada nuevo. Vamos a ver exactamente las mismas cosas de los últimos quince años, mas ahora con un factor de ocasión política a fin de que se puedan realizar. Nosotros abogamos por centrarnos en 3 aspectos: el fortalecimiento de la salud pública, la potenciación de la atención primaria y la conversión de los centros de salud en espacios más flexibles.

-PG: En España está aprobada desde el dos mil once la ley general de salud pública, que no ha tenido ningún desarrollo normativo. La crisis de ahora ha generado un acuerdo de todos y cada uno de los partidos para desarrollarla.