/Gastronomía de las Islas Canarias: un lujo que todos deben conocer

Gastronomía de las Islas Canarias: un lujo que todos deben conocer

En toda España y en el resto del mundo, Canarias es sinónimo de playas, buen clima y hermosos paisajes.

Sin embargo, son muy pocos los que conocen la esencia de la zona, por eso el Gobierno de Canarias se las ha ingeniado para que se conozca todo lo que se hace y se produce en el archipiélago. Las Islas Canarias son más que un destino turístico, también enamoran a los que son capaces de ver lo que no está a simple vista.

Volcanic Xperience

En busca de que los turistas conozcan todas las maravillas de las Islas Canarias se ha creado el sello Volcanic Xperience, una marca que permite resaltar todos los productos que se hacen en la región. No sólo se trata del nivel productivo, sino también de la iniciativa, el cuidado del medio ambiente, el territorio, la biodiversidad, la cultura y la salud, que en conjunto engloban los múltiples beneficios de la filosofía canaria.

El nombre de esta estrategia engloba la belleza de las siete islas, una diversidad volcánica que se contempla de diferentes maneras, según sea la isla. Es así como el proyecto Volcanic Xperience quiere mostrar las maravillas del archipiélago, ya que no sólo se trata de su clima, playas y su gente, sino de todo aquello que compone el archipiélago.  

A través de este proyecto, se busca que el viajero no sólo tenga unas vacaciones entretenidas, si no también enriquecedoras, que le permita desde conocer las paradisíacas playas de las Islas Canarias hasta su forma de conservar el medio ambiente.

El Mojo Canario: el rey de las salsas

La gastronomía canaria está influenciada por otras cocinas, y el rey de las salsas, el Mojo Canario, no escapa de eso. Esta rica salsa, que se convierte en el complemento perfecto de los pescados y las carnes, tiene influencia de los aborígenes que habitaban la isla de Tenerife, así como también de la cocina venezolana, país con el que el archipiélago ha mantenido estrechas relaciones.

La salsa está compuesta por aceite, vinagre y ajo, que según los que preparan el mojo, son los ingredientes clave. Aparte, se le añade perejil, azafrán, cilantro, pimiento, pimienta, comino, pimentón, hierbas, frutos secos, espinacas y aguacate, todo depende del tipo de mojo que se quiera preparar. Hay un sinfín de mojos, pero los más conocidos son el verde, el rico y el picón.

Para muchos, el más autónomo es el Mojo Picón, que según los lugareños, es aquel que le cambia el sabor a las papas arrugadas, la carne, el pescado y los quesos. Cuando estos alimentos se bañan con esta salsa, el sabor es mucho más picante, permitiéndole al comensal sentir una explosión de sabores en su paladar.

Nada mejor que un buen vino

Las playas, el clima y la gastronomía de las Islas Canarias no se disfrutan igual sin una buena copa de vino celeste, elaborado con una uva 100% Tempranillo, cultivada en la península. Este vino es de la Ribera del Duero, cosecha 2017,  tiene tres meses de crianza en barriles de roble, lo que permite deleitarse con una fruta muy suave y un toque de madera, que surge del poco tiempo que estuvo la uva en las barricas.

Este vino es un muy intenso, tiene notas de frutas rojas, pimienta negra y un aroma muy suave  a tostado y tabaco. Aparte es redondo y afrutado, su final largo y aceitoso permite ser el acompañante perfecto para salsas, quesos curados y semiduros, asados, así como también guisos y carnes rojas.

Los amantes de la buena repostería

La repostería ha cambiado mucho en los últimos años, cada vez son más los pasteleros que se definen como artistas, y es que la belleza de las tortas no solo se definen por el sabor, sino también por el diseño. Por esta razón ha nacido la repostería creativa, que desde un principio impactan por su decoración, pero también por la degustación.

La repostería creativa no es más que la posibilidad de darle un toque artístico a todos aquellos dulces tradicionales. No es lo mismo ver en una celebración un pastel de vainilla, a ver un pastel de vainilla decorado. El primero sólo roba sonrisas al probarlo, pero el segundo roba miradas y también sonrisas.