/Google cruzó vídeos privados entre usuarios por un virus informático
Google supuestamente está usando los datos, en parte, para diseñar un nuevo software.

Google cruzó vídeos privados entre usuarios por un virus informático

El gigante de internet Google ha alertado este martes de que ha mandado por fallo vídeos privados de navegantes a otros usuarios que no son sus dueños, si bien aseguró que el inconveniente afectó solo a un 0,01 por ciento de quienes emplearon sus servicios a lo largo de los días en que se generó el fallo.

Conforme notificó la compañía de Mountain View (California, Estados Unidos), un verme informático en su servicio de descarga de datos personales Google Takeout fue el responsable del fallo, que tuvo lugar entre el veintiuno y el veinticinco de noviembre del año pasado.

A lo largo de esas datas, ciertos navegantes que descargaron sus datos personales mediante Takeout asimismo recibieron vídeos que otros usuarios habían colgado en su cuenta de Google Photos, desarrollada para marchar como un almacén digital de vídeos y fotografías.

«Estamos notificando a la gente sobre un verme informático que podría haber perjudicado a quienes utilizasen Google Takeout para exportar el contenido de Google Photos. Estos usuarios pueden haber recibido ficheros incompletos o bien vídeos -no fotografías- que no son suyos», apuntaron desde la firma de internet.

Análisis en profundidad

La compañía que dirige Sundar Pichai aseguró que desde ese momento han solucionado el inconveniente y que han llevado a cabo un «análisis en profundidad» para eludir que algo de esta manera vuelva a acontecer. «Sentimos mucho que esto haya ocurrido», lamentaron.

La única cifra que Google ofreció fue la del 0,01 por ciento de usuarios perjudicados, sin especificar números absolutos de cuántos navegantes recibieron vídeos extraños o bien cuántos navegantes vieron de qué manera sus vídeos eran distribuidos sin su autorización.

La compañía del buscador on-line más utilizado del planeta se encuentra, al lado de Fb, en el punto de atención de reguladores y organizaciones de derechos civiles en el mundo entero por su administración de la privacidad de los usuarios, algo que este episodio podría aumentar.

El negocio de las dos compañías se fundamenta en recoger tantos datos como resulte posible sobre los navegantes para entonces ofrecer espacios promocionales a los anunciantes lo más concretos y detallados posible, lo que forma una fuente de enfrentamientos permanente entre la protección de la información y la mayor fuente de ingresos de la compañía.