/Interior deja que los presos en semilibertad duerman en sus casas
Entrada a Brians 2.

Interior deja que los presos en semilibertad duerman en sus casas

Instituciones Penitenciarias, dependiente del Ministerio del Interior, ha dictado este miércoles una orden por la que facilita que los presos en semilibertad por estar clasificados en tercer grado o bien aquellos a los que se aplica el régimen de flexibilidad del artículo mil dos puedan continuar en sus casas sin precisar regresar a los centros penitenciarios para dormir, conforme han informado fuentes de esta corporación.

La Segregaría General de Instituciones Penitenciarias ha remitido un oficio que desarrolla el real decreto del estado de alarma a fin de que sean las juntas de tratamiento de las cárceles o bien de los centros de inserción social (CIS) las que estudien «individualmente» esta posibilidad, que se venía aplicando ya antes, utilizando el control telefónico desde el domicilio si no hubiese pulseras telemáticas suficientes.

Entre los presos favorecidos por el artículo mil dos se hallan los líderes del 1-O bien condenados por el Tribunal Supremo. El pasado lunes se notificó desde las cárceles catalanas que, por el estado de alarma, los políticos independentistas se habían recluído en sus respectivos centros penitenciarios y no saldrían a trabajar ni a ejercer voluntariado a pesar de que no se habían suspendido las salidas en razón del régimen de flexibilidad del que gozan todos.

Son las juntas de tratamiento las que tienen la capacitad de fortalecer el empleo del artículo ochocientos sesenta y cuatro del Reglamento Penitenciario, que deja recurrir a las pulseras telemáticas. Si no se dispone de estas pulseras, se puede emplear el control telefónico para revisar que el interno se halla en su domicilio, conforme precisan las fuentes penitenciarias.

«A lo largo de este tiempo», afirma el oficio, al que ha tenido acceso Europa Press, «cada centro establecerá los controles telefónicos azarosos que considere oportunos». Asimismo se hace mención al compromiso del interno a continuar en su domicilio y «solamente salir para efectuar las actividades de manera expresa relacionadas con el artículo siete del R. D. 463/2020», el que declaró el estado de alarma.

Desarrollo del estado de alarma

El pasado domingo, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dictó una orden en el marco del estado de alarma por el coronavirus a fin de que Instituciones Penitenciarias aislara todas y cada una de las prisiones españolas prohibiendo los permisos de salida y asimismo las comunicaciones, si bien en compensación se fortalecerán las telefónicas. La instrucción era obligatoria asimismo en Catalunya, donde las competencias están transferidas.

De antemano al estado de alarma, Interior ya había limitado las comunicaciones en todos y cada uno de los centros a fin de que se realizasen por locutorio, forzando asimismo a controles sanitarios a la vuelta a cárcel tras permisos.

Conforme la orden del domingo, primer día con el estado de alarma, los internos clasificados en tercer grado o bien que tengan aplicado el régimen de flexibilidad podrían salir solamente para efectuar las actividades relacionadas en el artículo siete del R. D., que es el que regula los presuntos para poder saltarse la restricción de la libertad de circulación de las personas en todo el país, entre ellos para ir y regresar al puesto.

Desde este miércoles, además de esto, Instituciones Penitenciarias ha desarrollado esta primera orden fortaleciendo que los presos en semilibertad o bien que tienen un mil dos no retornen a las prisiones, toda vez que de esta forma lo autoricen las juntas de tratamiento. En los casos de presos en libertad condicional, la orden establece que van a pasar a ser controlados por comunicación telefónica, dando cuenta al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria.