/La espera para reconstrucción de mama tras cáncer es de hasta tres años

La espera para reconstrucción de mama tras cáncer es de hasta tres años

Entre el veinte por ciento y el veinticinco por ciento de las cinco mil catalanas que son diagnosticadas todos los años con un cáncer de mama van a deber someterse a una mastectomía (o bien extirpación del seno). A nivel sicológico, el diagnóstico se transforma en uno de los instantes de más sofocación para una mujer pues a la gravedad de la enfermedad hay que sumarle el componente físico. El pecho tiene un factor sensible realmente fuerte y juega un papel esencial en la estética de la mujer. De ahí que es conflictivo que en Catalunya haya pacientes que aguardan hasta 3 años para someterse a una reconstrucción mamaria desde el instante en que se les practica una mastectomía. El treinta y uno de marzo, última data de la que tiene registro la Conselleria de Salut, un total de trescientos ochenta y nueve mujeres con antecedentes de cáncer de mama estaban aguardando una reconstrucción mamaria.

Los números preocupan. Conforme la Societat Catalana de Cirurgia Plàstica Reparadora i Estètica (SCCPRE), en la sanidad pública catalana hay solo sesenta y cinco cirujanos plásticos (setenta y siete conforme Salut), lo que supone una tasa de 0,09 especialistas para cada diez habitantes, una de las más bajas de toda España. «Harían falta, por lo menos, 2 cirujanos plásticos en todos y cada unidad de mama. Y 3 en el caso de que las reconstrucciones sean complejas», apunta Anna López, presidente de la SCCPRE, entidad miembro de la Acadèmia de les Ciències Mèdiques de Catalunya. Barna, primeramente, y Gerona, en segundo, son las 2 provincias con más cirujanos plásticos. Mas la SCCPRE advierte de que Lleida solo tiene 2 (para cuatrocientos treinta habitantes) y Tarragona (setecientos noventa y seis mil habitantes), 4.

Salut no da cifras sobre las listas en centros de salud, mas ciertas fuentes confirman a este diario que en el Centro de salud de Bellvitge hay hasta 3 años de espera y en el Centro de salud de Sant Pau de Barna (vanguardista en las técnicas de reconstrucción mamaria), un año y medio. En los dos casos  se refieren a las reconstrucciones mamarias en diferido: aquellas que no se efectúan en el instante de la extirpación, sino más bien después.

Salut asegura que las listas de espera se limitarán a los ciento ochenta días, mas no específica de qué manera se va a hacer sin acrecentar el número de especialistas

La SCCPRE, además de esto, calcula que prácticamente el cincuenta por ciento de estos sesenta y cinco especialistas trabajan a tiempo parcial y que más de la mitad de este cincuenta por ciento tiene un contrato de menos de veinte horas. Además de esto, el cuarenta por ciento de los cirujanos plásticos que ejercitan en la sanidad pública catalana lo hace en servicios hospitalarios que cuentan solo con 2 o bien menos profesionales de esta especialidad. Ello, conforme la entidad, limita la capacidad de actuación de estos servicios, que no pueden realizar procedimientos complejos (como, por servirnos de un ejemplo, la microcirugía) para los que harían falta un mínimo de 3 especialistas. Cirujanos plásticos de toda España (esta problemática no es exclusiva de Catalunya) llevan años denunciando los largos plazos para acceder a las reconstrucciones mamarias.

Hace un par de meses, la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergés, anunció que acortará el tiempo de espera para acceder a las reconstrucciones mamarias a los ciento ochenta días, sin aclarar de qué manera se haría tal medida. La SCCPRE ve la medida «imposible» si no se aumenta el número de especialistas, algo que la ‘conselleria’ no prevé hacer pues niega que haya un déficit de profesionales. «El CatSalut trabaja para permitir que las intervenciones se efectúen el cien por ciento inmediatamente. No se trata de tener más cirujanos, sino más bien de abrir quirófanos y que los cirujanos que hay se desplacen a otros centros de salud», responden a este diario fuentes de Salut. Conforme exactamente las mismas, la ‘conselleria’ está organizándolo todo para poder  hacer esta medida cuando se apruebe, en los próximos meses, el decreto sobre las listas de espera.

Recomendada por los médicos

La cirugía plástica es una profesión que equivocadamente tiende a ser frivolizada. La verdad es que es muy precisa. En el caso de las mujeres que han sufrido un cáncer de mama, la reconstrucción del pecho tras una mastectomía es una práctica extensamente recomendada por los médicos pues tiene un claro beneficio en la paciente, sobre todo a nivel sicológico, y afecta a su restauración. No obstante, no en todos y cada uno de los centros de salud públicos de Catalunya hay cirujanos plásticos: los hay solo en los de tercer nivel y en ciertos de segundo nivel, como explica López, quien además de esto es cirujana plástica en el Centro de salud de Bellvitge. Esto explica que los centros de salud grandes acostumbren a tener largas listas de espera.

Muchos centros de salud no tienen cirujanos plásticos y las pacientes son derivadas a grandes centros con largas colas

«En ciertos centros de salud en los que no hay este especialista, la reconstrucción la hace un cirujano general o bien un ginecólogo, que no tienen a su predisposición todas y cada una de las técnicas de un cirujano. Y, como no hay cirujanos plásticos en todos y cada uno de los centros de salud, al final otros especialistas se forman y hacen cursos de cirugía plástica». Conforme la SCCPRE, solo el cuarenta por ciento de las unidades de nosología mamaria de Catalunya están integradas por un cirujano plástico. Las consecuencias de esta falta de especialistas son reconstrucciones mamarias de peor calidad, un incremento de secuelas de traumatismos o bien un mayor volumen de pacientes en lista de espera por obesidad mórbida.

Reconstrucciones «de forma diferida»

En Catalunya, la mayoría de las reconstrucciones mamaria tras un cáncer de mama son en diferido: esto es, se efectúan pasado un tiempo (múltiples meses e inclusive años) desde la amputación de la mama. Y, si bien poco a poco más la tendencia es hacer reconstrucciones inmediatas (en exactamente el mismo instante de la extirpación),  ello no evita que la mayor parte de las mujeres deban proseguir aguardando para una reconstrucción. ¿Por qué razón? Muchas por el hecho de que, provenientes de centros de salud pequeños sin medios, pasan a engrosar las listas de espera de centros más grandes. Esto señala que, en función de dónde viva una paciente y de cuál sea su centro de referencia, tiene aproximadamente acceso a la cirugía plástica y a todas y cada una de las técnicas posibles para solventar sus inconvenientes.

En España, las listas de espera son variables conforme la comunidad autónoma. «En la capital española, por ley, las listas de espera para reconstrucción mamaria son de menos de 8 meses», apunta Carmen Higueras, vocal de comunicación de la Sociedad De España de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE) y jefe de sección de Cirugía Plástica del Centro de salud La Paz. Iglesias resalta además de esto las desigualdades que hay entre los diferentes territorios. «Si tienes la fortuna de pertenecer a un centro de salud grande, en general puedes acceder a una reconstrucción inmediata y el cirujano plástico te puede ofrecer múltiples géneros de reconstrucción. Mas no siempre y en toda circunstancia es de esta manera», afirma Iglesias, quien apunta que «lo más esencial es que se le dé a la paciente las diferentes opciones y también información a fin de que escoja». Como por servirnos de un ejemplo si prefiere una reconstrucción heteróloga (con una prótesis de silicona) o bien autóloga (con los tejidos del propio cuerpo).