20.2 C
Madrid
jueves, 5 agosto, 2021

La Generalitat sale del ‘bono basura’ una década después y va a poder producir deuda

  • Viró defiende que «la mejora del rating es una señal de confianza en las políticas del Govern para enderezar la economía»

La Generalitat sale del grado especulativo, de manera coloquial llamado ‘bono basura’, y vuelve a situarse, una década después, en grado de inversión una vez que la agencia de calificación de peligros Fitch haya elevado 2 peldaños el rating, que pasa de BB a BBB-, con perspectiva estable. Este es uno de los requisitos precisos para poder regresar a producir deuda en los mercados, «uno de los objetivos que la Generalitat se ha fijado para esta legislatura», ha señalado el conseller de Economía y Hacienda, Jaume Viró.

El responsable económico del Govern ha señalado que esta modificación en alza de la deuda catalana supone «un paso adelante significativo en la mejora de la confianza y en la normalización de las finanzas de la Generalitat», que recobran de este modo niveles del año dos mil doce.

En su informe, Fitch valora la capacidad de la Generalitat para avanzar en el reequilibrio de sus cuentas y destaca la diversificación de la economía catalana, con la industria como uno de los ámbitos tractores y con un papel esencial, asimismo, de las pequeñas y medianas empresas y la compañía familiar.

Alén de las fortalezas económicas de Catalunya y la administración económica de la Generalitat, la agencia remarca además la existencia de un escenario político más favorezco a la negociación entre los gobiernos de España y catalán, conforme señala la Conselleria.

Viró ha recordado que el rating refleja «la capacidad de un gobierno o bien de una compañía para hacer en frente de sus pagos, o sea, su solvencia frente a la deuda», y de ahí que ha incidido en que «la mejora del rating es una señal de confianza en las políticas del Govern para enderezar la economía».

La Conselleria apunta que la mejora en la calificación de la deuda catalana llega tras las asambleas que directivos y técnicos de Fitch sostuvieron a fines de junio con el nuevo conseller Viró y su equipo.

La Generalitat amontonaba hasta septiembre de dos mil veinte una deuda de setenta y ocho y doscientos setenta y nueve millones, de los que sesenta y 2 y trescientos setenta y seis correspondían a los diferentes mecanismos de liquidez habilitados en los últimos tiempos por el Estado, que es de largo su primordial acreedor.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here