30.4 C
Madrid
martes, 15 junio, 2021

La incidencia del covid-diecinueve se dispara en la población de quince a veintinueve años

  • Los sanitarios comprueban un frenazo en la mejora epidemiológica debido al incremento de la interacción social

  • Si bien los jóvenes no acostumbran a ingresar en centros de salud, la transmisión del virus sí favorece la aparición de variaciones

La hasta el momento concluyentes bajada de los contagios de coronavirus experimentada en Catalunya (y el global de España) en las últimas semanas se ha frenado. Los sanitarios lo atribuyen a la subida de la incidencia del virus entre las personas jóvenes, que ha ido paralelamente al incremento de las interactúes sociales fruto del fin del estado de alarma.

Un caso de esta mayor laxitud: los botellones desmandados, en los que participan hasta turistas europeos, que se festejan en urbes como Barna a lo largo de los fines de semana. En Catalunya, conforme datos de la Conselleria de Salut, el conjunto poblacional de entre quince y veintinueve años es el que presenta una mayor incidencia en los últimos catorce días: ciento cincuenta y tres con siete casos por cien habitantes este viernes. Le prosigue el de treinta a cuarenta y nueve años, con ciento treinta y cuatro. La incidencia media de toda la población es, menor, de ciento doce casos por cien habitantes. Los vacunados apenas padecen ya el virus: por servirnos de un ejemplo, los mayores de setenta y nueve años solo tienen una incidencia de treinta casos por cien habitantes. Los especialistas aconsejan bajar esta incidencia media a cincuenta.

«No podemos todavía charlar de un cambio de tendencia, mas va a haber que estar atentos. La tendencia del covid-diecinueve prosigue a la baja en España, mas vemos oscilaciones entre las distintas comunidades autónomas», explica Ildefonso Hernández, portavoz de la Sociedad De España de Salud Pública (Sespas). Las hospitalizaciones y también ingresos en ucis por covid-diecinueve, en contraste a los contagios, prosiguen a la baja. Ello es pues las personas más susceptibles de enfermar gravemente están vacunadas. No de este modo los jóvenes.

Un incremento de contagios tensionará todavía más los CAP, que hacen pruebas diagnósticas y atienden a los enfermos leves

Que se sostenga la transmisión del virus preocupa por 2 motivos. Uno: «Facilita la aparición de variaciones, de ahí que hay que tener la incidencia controlada. Para eludir que el virus vaya modificándose habría que lograr una incidencia cero», apunta Hernández. Dos: «Si bien los aspirantes a hospitalizar ya están vacunados, un incremento de casos, ahora, implica un incremento del trabajo en la atención primaria», agrega Daniel López-Codina, estudioso del Conjunto de Biología Computacional y Sistemas Complejos (Biocomsc) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). Una atención primaria que resiste entre el incremento de las bajas de sanitarios, gastados tras más de un año de pandemia, y la presión de pacientes crónicos que no han recibido el seguimiento conveniente en el último año pues el covid-diecinueve lo ha apartado todo.

No a la «relajación»

Los centros de salud viven desde hace semanas una situación «positivísima», en palabras de Hernández, quien muestra por su parte su preocupación por que entre la población cale el mensaje de «relajación». El Centro de salud Vall d’Hebron (Barna), el más grande de Catalunya, tenía este jueves en su uci a veintitres pacientes con covid-diecinueve, otros 5 en semicríticos y unos treinta planta. «Nada que ver con hace un tiempo. Los mayores hace unas semanas que no vienen al centro de salud. La gente ingresada por coronavirus tiene cuarenta o bien cincuenta años», afirma la subdirectora asistencial del centro, María José Abadías. Se muestra optimista: «La transmisión favorece las variaciones, mas asimismo la inmunidad», afirma. «No estamos sosegados, proseguimos ocupados. Mas tenemos herramientas de control y bienestar: la vacuna», agrega.

Los centros de salud están «más relajados»: la población susceptible de ingresar ya está vacunada

Asimismo es optimista el Jefe de Enfermedades Infecciosas de Vall d’Hebron, Benito Almirante, quien resalta que, a pesar de que la Rt (la velocidad de reproducción del virus, que señala a cuántas personas inficiona potencialmente un contagiado) roza el umbral de 1 (0,96 este viernes), los contagios semanales bajan. «El valor más esencial es el número de casos a la semana. Y son más bajos que hace un mes. Hemos pasado de doce contagios semanales a cuatro mil. Y la positividad [el número de pruebas diagnósticas que dan positivo] está en tres con sesenta y ocho por ciento [la OMS considera que, por debajo del 5%, la epidemia está controlada]», destaca este infectólogo.

Efectos en el turismo

Mas este descenso de los contagios semanales podría romperse. Al epidemiólogo Joan Caylà, miembro de la Sociedad De España de Epidemiología (SEE), le preocupa la subida de casos en los últimos días. «El primer día de la semana hubo cuatrocientos sesenta y cuatro y el día de hoy, mil noventa. Estamos incrementando. Sube la incidencia entre los más jóvenes», valora. Es más, se teme que una subida todavía mayor de casos complique el verano y disuada a los turistas de venir a España. «En G. Bretaña ya ponen a la población trabas para venir a España [los ingleses deben aislarse 10 días al volver a su país y hacerse dos pruebas diagnósticas]. La gente joven debe comprender que estamos en frente de una enfermedad infecciosa. Ella asimismo ingresa en la uci y no está inmunizada», advierte.

Los turistas optarán por no viajar a España si la situación epidemiológica se desmanda

Si bien la situación epidemiológica ha mejorado, por lo menos esta mejora frena. López-Codina presagia que las próximas semanas se sostendrá esta tendencia, mas insiste en sostener los sacrificios por «disminuir al mínimo los contactos». «No hemos acabado con la pandemia y la amenaza de las variaciones prosigue viva a nivel del mundo», afirma. Le preocupa la situación de Sudamérica, con infraestructuras sanitarias enclenques y un sistema «sobresaturado» por el covid-diecinueve. Allá hace «estragos» la variación brasileira. Y en G. Bretaña se está imponiendo la india. Las variaciones que por el momento han aparecido no dañan a la eficiencia de las vacunas, mas es una cosa que no se descarta más adelante. Los especialistas solicitan no jugar con fuego.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here