31.1 C
Madrid
martes, 15 junio, 2021

La sangría en Ciudadanos se agudiza con el adiós de Laureano Bermejo, exsecretario de organización en Galicia

Si la situación de Ciudadanos a nivel nacional es de máxima precariedad, agravada por el caiga en las recientes elecciones madrileñas, en Galicia aún está más cerca de tocar fondo. No tiene peso en el cada día político de la Comunidad, producto de su falta de arraigo y, en especial, de su escasa representación en las instituciones. Sin representación en el Parlamento autonómico ni asientos en las Diputaciones provinciales, apenas cuenta con un puñado de ediles en 2 urbes (Lugo y Ourense). Y uno de ellos, Laureano Bermejo, termina de tomar la resolución de darse de baja como afiliado y miembro escogido del Consejo General, aparte de pasar a ser concejal no ascrito en el concello ourensano. Prosigue los pasos de Mónica Martínez o bien Montse Lama. Con el agravante de que Bermejo llegó a ser secretario de organización y hombre fuerte del partido.

Bermejo, en la capacitación naranja desde dos mil catorce, anunció su resolución este jueves mediante un texto difundido en sus redes sociales donde se despacha contra las direcciones nacional y autonómica de Cs, de las que apunta que «las múltiples estrategias errantes tomadas en los últimos meses» han dejado al partido en una «situación de ‘coma’». «Ha pasado de ser ese proyecto ilusionante, desarrollado para convertir España (…) a ser una muleta más de Sánchez y su banda», arremete.<blockquote class=»twitter-tuit»><p lang=»es» dir=»ltr»>¡Yo NO he alterado, ha alterado Cs!<br><br>En hoy causo baja como afiliado y como miembro elegido del Consejo General. <br><br>Seguiré defendiendo, como concejal no adscrito, los intereses y los valores que llevaron a los ourensanos a mostrarme su confianza en el dos mil diecinueve. <a href=»https://t.co/lPklDSZOdL»>pic.twitter.com/lPklDSZOdL</a></p>&mdash; Laureano Bermejo (@LaureanoBermejo) <a href=»https://twitter.com/LaureanoBermejo/status/1392817111840575488?ref_src=twsrc por ciento 5Etfw»>May trece, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-ocho»></script>

«Nadie acepta responsabilidades dejando fallecer este proyecto. No existe autocrítica y las personas que en la actualidad tienen la responsabilidad de liderar este partido, no tienen la capacidad de aceptar sus fallos y crear un proyecto ilusionante que atraiga a esos votantes que, hoy, se vuelven a sentir huérfanos», prosigue cargando Bermejo. «Es vergonzoso oír como culpáis a Albert Rivera, a la herencia recibida, a los cargos que se dejan la piel, muchos de ellos de manera voluntaria, simpatizantes, afiliados, y ya es el colmo de los colmos, tener que oír de qué manera culpáis a los votantes de vuestros descalabros, de los fallos que son de la líder y su actual equipo», acusa.

«Es bastante difícil reconocer al actual Ciudadanos y me duele, a mí y a muchos afiliados, ver en lo que lo habéis transformado. Habéis tirado a la basura el trabajo, el tiempo y el ahínco de tantos afiliados, simpatizantes y cargos orgánicos y también institucionales que teñían Galicia y España de naranja», incide. «Me duele ver de qué manera los nuevos miembros del comité autonómico, avalados y apoyados por la ejecutiva nacional, no cuentan con las virtudes políticas, con la capacidad de hacer equipo, de liderar, de ilusionar a todos y cada uno de los gallegos que un día tomaron la resolución de unirse a este partido».

«¡No se puede dirigir un proyecto para y por los gallegos desde la capital de España, dándole la espalda completamente a los gallegos!», clama el exdirigente naranja. «¡Yo no he alterado!, ha alterado Ciudadanos», agrega, todo ello remarcado en bastardilla. Es, asegura, el detonante de su resolución, «difícil y muy meditada», de dar portazo.

Hace menos de un mes, consultado por ABC para examinar la situación de Cs Galicia, Bermejo, como ha probado el correr del tiempo, se mordía la lengua para no verter críticas contra la que todavía era su casa. Mas ya dejaba algún recado, como siendo preguntado por la capacidad de autocrítica de Pino y su equipo: «A vista de un votante o bien afiliado descontento, puede semejarle deficiente (…). El partido tiene la suficiente madurez ahora para saber lo que debe hacer, y si no lo hace, tiene sus consecuencias. No me imagino que estén pensando en tener consecuencias negativas», advertía.

Réplica del partido
Desde la dirección autonómica de Ciudadanos la réplica llegó asimismo mediante las redes sociales. La organizadora y portavoz de Cs en la Comunidad, Beatriz Pino, se hizo eco de la contestación que dio la cuenta de la delegación gallega del partido naranja, que ve «legítimo» el movimiento de Bermejo, y «respetable» aun «cuando uno no se siente cómodo, mas hay que hacerlo atendiendo a lo firmado: una carta moral y unos estatutos. De ahí que, lo adecuado es irse de un partido y dejar el acta de concejal», apostillan.<blockquote class=»twitter-tuit»><p lang=»es» dir=»ltr»>Es lícito desamparar un partido. Es respetable hacerlo cuando uno no se siente cómodo, mas hay que hacerlo atendiendo a lo firmado: una carta moral y unos estatutos.<br><br>Por eso, lo adecuado es irse de un partido y dejar el acta de concejal.<a href=»https://t.co/qi0sp9GGnh»>https://t.co/qi0sp9GGnh</a></p>&mdash; Cs Galicia (@CsGalicia) <a href=»https://twitter.com/CsGalicia/status/1392916906647109633?ref_src=twsrc por ciento 5Etfw»>May trece, 2021</a></blockquote> <script async src=»https://platform.twitter.com/widgets.js» charset=»utf-ocho»></script>

Cuando Montse Lama anunció que asimismo hacía las maletas, la reacción de Cs Galicia fue considerablemente más concluyentes, demandando primero que dejase su acta y después que fuera considerada tránsfuga por «abandonar nuestra capacitación, para ponerse al servicio del Presidente de la Diputación de Orense».

Asimismo deseó sumarse al intercambio de impresiones Justo Fernández, Organizador Provincial de Cs en León y Miembro del Consejo General de Cs, en su caso respondiendo de forma directa al mensaje de Bermejo con las próximas palabras: «Hay que dejar el acta……, desde ahí lo que quieras».

Trayectoria
Bermejo, quien asegura en su despedida que su «paz interior no es negociable» y cierra con una cita, «Los grandes egos son grandes escudos para mucho espacio vacío» que atribuye a Diana R. Black, deja de esta manera a la capacitación naranja con un solo representante en la urbe de As Burgas, Pepe Araújo, quien el mes pasado de abril fue incluido en el comité autonómico gallego. Con este espaldarazo llegó asimismo un ascenso, al pasar a transformarse en nuevo Organizador en la provincia de Ourense.

Bermejo había ido perdiendo peso en Cs en los últimos meses. En el mes de septiembre se anunciaba la nueva composición del comité autonómico con Pino como organizadora y Olga Louzao como responsable de organización. En Ourense figuraba como organizador Manuel Ribao.

A lo largo de su etapa como uno de los semblantes perceptibles del partido naranja en Galicia, Bermejo protagonizó dos capítulos discutidos. Primero, tras las elecciones municipales y provinciales de dos mil diecinueve, al demandar la salida de Manuel Baltar de la Diputación ourensana para dar su apoyo al Partido Popular, que rechazó inmediatamente y de plano su demanda. El Partido Popular terminó apoyándose en Democracia Ourensana para acorazar los movimientos de Gonzalo Caballero y el PSdeG.

Más tarde, en la antesala de las elecciones autonómicas de dos mil veinte, Bermejo participó en las conversaciones (erradas) con el Partido Popular con el objetivo de que pudiese darse la integración de algún miembro de Cs en las listas populares, descartado de forma categórica por Alberto Núñez Feijóo el escenario de una alianza que propugnaba Inés Arrimadas y que Pino secundó hasta el último instante. Este diario publico entonces que Cs había pedido 4 puestos de salida en las candidaturas, aconsejes propios en el conjunto parlamentario e inclusive una consellería en un hipotético gobierno. Bermejo negó los 2 últimos requisitos mas aceptó el primero.

«No vienes bien acompañada», llegó a decirle Tellado a Pino cuando se reunieron, «porque tienes un acompañante que siempre y cuando negocia conmigo termina mal para el Partido Popular y para Ciudadanos», desveló ABC en el tercer mes del año de dos mil veinte.

En los últimos tiempos, Bermejo estaba centrado en su actividad como edil en la turbulenta política ourensana. Proseguirá asistiendo en primera línea al heterodoxo espectáculo que sirve el regidor, Gonzalo Pérez Jácome, todavía en el poder tras el enroque del Partido Socialista Obrero Español a la última oferta del PPdeG. Mas ya no juega con la camiseta de Cs. La estampida prosigue y el peso de Ciudadanos en Galicia no deja de mermar.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here