31.1 C
Madrid
martes, 15 junio, 2021

La subasta de 5G se festejará en el mes de julio con un coste de salida de novecientos noventa y cinco con cinco millones de euros

  • El Gobierno rebaja un quince por ciento el costo de las frecuencias desde los mil ciento setenta millones de euros previstos tras la crítica de las telecos

Luz verde a la ansiada subasta de 5G, tras un año de retraso por la pandemia. El Ministerio de Temas Económicos y Transformación Digital ha citado la subasta de frecuencias de la nueva tecnología de telefonía móvil, famosa como 5G, que se festejará ya antes del veintiuno de julio con un costo de salida de novecientos noventa y cinco con cinco millones de euros, conforme las condiciones publicadas este lunes en el Folleto Oficial del Estado (BOE).

El Departamento que dirige Nadia Calviño ha rebajado por último en un quince por ciento el coste de salida del costo de las frecuencias desde los mil ciento setenta millones de euros previstos en el boceto de condiciones de la subasta publicado en el mes de enero, una vez que las operadoras de telecomunicaciones criticasen el alto costo frente a las ingentes inversiones a las que deben hacer frente. Además de esto, las concesiones de las licencias van a durar un plazo de veinte años prorrogables a otros veinte, como anunció hace unas semanas el ministerio.

Las operadoras interesadas en participar en la licitación van a deber presentar su petición hasta las trece horas del dos de julio. La mesa de adjudicación examinará las peticiones presentadas, calificará la documentación que les acompañe y va a decidir, ya antes del doce de julio, si acepta o bien no a los licitadores. El proceso de subasta empezará «ya antes del veintiuno de julio» de forma telemática por medio de la Plataforma Electrónica de Subastas (PES).

Se licitarán 7 concesiones en conjunto, todas y cada una de campo estatal. 4 de ellas corresponden a 2 bloques de 2×10 megahercios (MHz) y 2 bloques de 2×5 MHz, en la banda pareada setecientos tres-setecientos treinta y tres y setecientos cincuenta y ocho-setecientos ochenta y ocho MHz para comunicaciones ascendientes y descendentes. Asimismo se licitan 3 concesiones en la banda setecientos treinta y ocho-setecientos cincuenta y tres MHz, que asignarán cada una de ellas el empleo de un bloque de cinco MHz para comunicaciones solo descendentes.

La subasta establece ciertas obligaciones de cobertura entre aquéllas que se incluyen un listado de ayuntamientos, aeropuertos, puertos, estaciones de tren y autopistas específicos a los que los operadores deben extender la cobertura con cada concesión. También, se incluyen las datas precisas de los jalones temporales en los que se debe cumplir con dichas obligaciones de cobertura.

Banda de los setecientos Mhz

El 5G transita por 3 bandas. La de tres con cinco Ghz, que ha sido adjudicada; la de setecientos Mhz, objeto de esta subasta, y la de veintiseis Ghz, que aún no se ha decidido de qué forma licitar. La banda de setecientos MHz es la más baja de todas y cada una y, en consecuencia, la que ofrece una mayor cobertura en los interiores, de ahí el interés de las operadoras de telefonía. O sea, deja tener una experiencia afín navegando a través del móvil en un edificio que si se hiciera con wi-fi. Mayor velocidad de descarga, más dispositivos conectados al tiempo y menos latencia –tiempo de contestación desde el instante en que se da una orden a un dispositivo hasta el momento en que esta se ejecuta– son sus primordiales peculiaridades.

Vodafone fue la primera compañía en arrancar servicios comerciales de 5G el trece de julio de dos mil diecinueve, resolución que prosiguieron el resto de grandes compañías (Telefónica, Orange y MásMóvil) el año pasado, tras el confinamiento, en una parte por el apogeo del trabajo a distancia y las plataformas en ‘streaming’. No obstante, ‘ese’ 5G es una adaptación de una tecnología 4G un tanto más desarrollada, que deja una mayor velocidad de descarga y una latencia inferior al 4G; mas en ningún caso se semeja a la revolución que se espera con la puesta en marcha del 5G, tecnología llamada a mudar por completo las actividades económicas.

Y esa es la primordial diferencia con el resto de ‘Gs’, que el mayor impacto de esta nueva tecnología se generará en de qué forma cambiará la economía, no las comunicaciones interpersonales. Entre sus esperanzas resaltan las fabricas inteligentes, la cirugía con robots, el Internet de las Cosas (objetos conectados a la red que interaccionan entre ellos y toman resoluciones de forma autónoma) o bien el turismo autónomo.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here