/Las grandes empresas de EE UU invocan su compromiso con la sociedad
Jamie Dimon, presidente de JP Mogan Chase y de la Business Roundtable.

Las grandes empresas de EE UU invocan su compromiso con la sociedad

No está claro si es un brindis al sol para prosperar su identidad corporativa o bien una auténtica declaración de pretensiones para amoldarse a lo que demanda la sociedad. El tiempo afirmará. La verdad es que las grandes empresas estadounidenses se han comprometido a tener en consideración el bien común en el momento de tomar sus resoluciones corporativas, guiadas hasta el momento por una sola premisa: aumentar al máximo las ventajas para sus accionistas. La organización que representa a los colosos de la industria estadounidense ha rescrito este lunes su “propósito corporativo”, algo como la razón de ser de las doscientos compañías a las que representa. En un comunicado ha afirmado que de ahora en adelante van a tener asimismo en cuenta los intereses de sus trabajadores, usuarios y las comunidades donde operan.

“Cada una de las partes interesadas es esencial. Nos comprometemos a aportar valor a cada una de ellas en busca del éxito futuro de nuestras compañías, nuestras comunidades y nuestro país”, asegura el comunicado de la Business Roundtable, una organización que fomenta los intereses de las grandes empresas en el campo de las políticas públicas. El texto ha sido subscrito por los consejeros encargados de ciento ochenta y uno de las ciento noventa y dos compañías que la integran, una lista de adhesiones que incluye a J.P. Morgan, Apple, Boeing, Amazon, Exxon o bien Coca-Cola. El cambio de indicaciones llega en un instante de creciente animadversión social cara la clase empresarial, a la que se responsabiliza de las desigualdades económicas que marcan la vida estadounidense, unas desigualdades que no se veían desde los años treinta del pasado siglo.

Múltiples aspirantes demócratas han hecho de los ataques contra la “oligarquía empresarial” el eje central de sus campañas y han propuesto medidas para reducir los sueldos de sus ejecutivos, prohibir las recompras de acciones o bien forzar a las compañías a incluir a representantes de los trabajadores en sus juntas directivas. Como contestación semejan haber encontrado un objetivo de enmienda de esas compañías, guiadas hasta el momento por el credo neoliberal establecido en su día por Milton Friedman, quien negó que las compañías tuviesen responsabilidad social.

El comunicado de la Business Roundtable asevera su compromiso para “invertir en los trabajadores”, ayudándoles en su capacitación para amoldarse a los cambios tecnológicos y fomentando la diversidad, la inclusión y el respeto. “Esto comienza con compensarles de forma justa y ofrecerles beneficios importantes”, afirma el texto. Asimismo se compromete a “proteger el medioambiente” a través de «prácticas sustentables» que sirvan para “respetar a la población de nuestras comunidades”.