/Las madres de Nou Barris demandan más pediatras en el CAP de Cotxeres

Las madres de Nou Barris demandan más pediatras en el CAP de Cotxeres

Unas veinte madres del distrito de Vilapicina i la Llobeta (Nou Barris) llevan múltiples semanas movilizándose contra la atención pediátrica del Centre Integral de Salut (CIS) Cotxeres. Este centro sociosanitario, concertado con el Servei Català de la Salut (CatSalut) y gestionado por el Consorci de Salut i Social de Catalunya, ofrece un servicio público. Cuenta, entre otros muchos servicios, con un centro de atención primaria (CAP) y con un centro de emergencias de atención primaria (CUAP). Y con un solo pediatra de sesenta años, que trabaja solo 4 días por semana (un ochenta por ciento de la jornada de trabajo), para una población de tres mil cuatrocientos pequeños. Vecinos y usuarios del CIS Cotxeres culpan eminentemente a la administración del centro, y no a los profesionales sanitarios, de la situación. Sirva lo que sucede en el CIS Cotxeres como ejemplo de lo que pasa asimismo en otros centros de salud de Barna.

«Los buenos profesionales del CIS Cotxeres han acabado marchándose, quemados. La administración del centro no los cuida. En el CUAP hay listas de espera de hasta 5 horas. Las madres se marchan a las emergencias de Vall d’Hebron», explica Rosi, vecina del distrito y madre de 2 pequeños de doce y 8 años. La Associació de Veïns i Veïnes de Torre Llobeta-Vilapicina estima que en este centro hacen falta 3 pediatras, entre otros muchos profesionales. Hay un médico de familia que «fortalece» la atención pediátrica mas que, como explica Rosi, está en el CUAP y no en la planta de pediatría del CAP.

La asociación de vecinos estima que en este centro hacen falta 3 pediatras

Lena tiene un bebé de prácticamente 4 meses. «Al pediatra lo han dejado para las revisiones normales. Cuando llegas con el pequeño por una enfermedad o bien una emergencia, lo mira un médico de familia», se protesta esta madre. Cuando cumplió su primera semana de vida, el bebé de Lena debía pasar su primera revisión pediátrica. «Mas no se la pudieron hacer pues no tenían horas», cuenta la madre. «Ahora en el mes de febrero le toca la revisión de los 4 meses y aún no tengo hora». «Acá no cumplen el calendario de revisiones, que incluye asimismo el de vacunas. Está un pediatra haciendo el trabajo de 3″, se protesta, a la vera de Lena, una madre encinta. El pediatra del CAP del CIS Cotxeres atiende una media de cuarenta visitas al día, cuando el límite habría de ser veintiocho.

La vacuna de la varicela, tarde

El hijo de Paula tiene veinte meses y lleva desde hace 2 aguardando que le den hora para la revisión de los dieciocho meses. «Me la han dado para el día de hoy [jueves 7 de febrero]», cuenta esta joven a las puertas de Cotxeres. «Me ponían la disculpa de que no había pediatra. La vacuna de la varicela se la han puesto múltiples meses tarde», demanda Paula, quien además de esto explica la experiencia en este centro de otra madre del distrito. «Ella tiene un bebé de exactamente la misma edad que el mío que había estado ingresado por neumonía en el Centro de salud Doctor Trueta de Gerona. El pequeño volvió a ponerse malo y vino al CUAP de Cotxeres, donde la atendió un médico de familia que le recetó un jarabe para la tos. La madre leyó el prospecto y vio que no estaba recomendado para pequeños tan pequeños».

Esta madre, conforme el relato de Paula, decidió llamar al teléfono CatSalut Respon (sesenta y uno), donde le aconsejaron que «no le diese eso» y que pusiese una «reclamación». «El tratamiento que le había dado el médico era un antihistamínico para pequeño mayores», afirma Paula. «Solicitamos pediatras que atiendan a nuestros hijos acá. El pasado día a mi hijo se le rompió el frenillo y me fui con él de forma directa al Centro de salud de Sant Pau. Estamos colapsando los centros de salud».

«Mi hijo se rompió el frenillo y preferí llevarlo a Sant Pau. Estamos colapsando los centros de salud»

Paula

Madre y usuaria del CIS Cotxeres

Fuentes del Consorci de Salut i Social de Catalunya (CSC), la compañía gestora, aseguran que el próximo dieciocho de febrero se incorporará un nuevo pediatra al servicio de atención primaria del CIS Cotxeres. Los vecinos desconfían por el hecho de que era exactamente el mismo que se debía añadir el día 1 y no lo hizo. Exactamente las mismas fuentes del CSC reconocen que entre agosto y diciembre el CIS Cotxeres «perdió» a 2 pediatras pues «se fueron». El consorcio busca «opciones alternativas» como «pactos» con un «centro de salud terciario». Y aseguran que la situación no es un «inconveniente de dinero», sino más bien de «profesionales», puesto que faltan pediatras en Catalunya y en toda España.

Joan Gil, vocal de sanidad de la AAVV Torre Llobeta-Vilapicina, muy movilizada asimismo en torno a la carencia de especialistas en el CIS Cotxeres, lanza una advertencia: «La pediatría es el servicio más simple de privatizar por el hecho de que todos sabemos que ‘por mi hijo, lo que sea'».