10.2 C
Madrid
martes, 18 enero, 2022

Las promociones eólicas de Siemens Gamesa atraen a más de veinte inversores

Arranca la venta de las promociones eólicas de Siemens Gamesa. Conforme han contado fuentes financieras a ‘El Periódico de España’, la compañía recibió la semana pasada prácticamente veinta ofertas no vinculantes para adquirir estos activos renovables en desarrollo, que se reparten en setenta proyectos que suman en torno a tres mil MW y están distribuidos entre España, Francia, Italia y Grecia. Entre los interesados figuran grandes energéticas tradicionales, nacionales y también internacionales; fondos de capital peligro y también inversores expertos en infraestructuras.

Exactamente las mismas fuentes apuntan empresas como Iberdrola, Naturgy, Repsol o bien Orsted Energy y fondos como Blackstone, CPPIB, F2i o bien Hermes, entre otros muchos. Conforme señalan exactamente las mismas fuentes, a fines del próximo mes de enero se van a recibir las ofertas con la idea de escoger al campeón a lo largo del primer trimestre del próximo dos mil veintidos. Exactamente las mismas fuentes señalan que el proceso es uno de los más competidos de los últimos meses siendo una de las últimas plataformas grandes de activos renovables en desarrollo en España que quedan por vender.

Estas promociones eólicas están en valoradas en torno a los trescientos millones de euros, si bien el costo se podría elevar hasta una cantidad superior a los quinientos millones frente al interés que han despertado estas promociones. A fines de verano, Siemens Gamesa contrató al estadounidense Bank of America (BofA) para orquestar un proceso competitivo para desprenderse de estos activos verdes y centrarse de esta manera en su actividad primordial, la fabricación de aerogeneradores para la industria renovable. El asesoramiento legal está a cargo del despacho Content Management System Albiñana & Suárez de Lezo.

Revisión estratégica

Cabe rememorar que en el mes de agosto de dos mil veinte, el consejero encargado de Siemens Gamesa, Andreas Nauen, anunció ante inversores y analistas que habían empezado una revisión estratégica de su negocio de cara a girar diferentes activos con el propósito de conseguir la liquidez suficiente para sostener a flote su actividad, que se ha visto fuertemente impactado con el avance de la pandemia del coronavirus. Concretamente, el pasado ejercicio perdió novecientos millones de euros puesto que el virus frenó el desarrollo de una cartera esencial de pedidos que tenía en marcha impulsada al calor de la transición energética en el Viejo Continente.

Sin embargo, Siemens Gamesa confiaba en recobrar las cantidades anteriores a la pandemia durante dos mil veintiuno y regresar a beneficios, mas ha registrado unos números colorados de seiscientos setenta y dos millones. A pesar de la reducción del treinta y dos por ciento con respecto a las pérdidas del ejercicio precedente, el aumento de los costos de los suministros y una menor recepción de encargos de aerogeneradores (diecisiete con tres por ciento menos, en torno a dos mil quinientos millones menos) han lastrado las cuentas del conjunto, motivo por el que ha decidido centrarse solamente en la fabricación de aerogeneradores y conseguir liquidez con la venta de las promociones eólicas.

En verdad, el conjunto desea enfocarse en especial en el planeta de la eólica marina (offshore) por las grandes perspectivas de desarrollo que se aguardan frente al parón que está registrando la eólica terrestre (onshore), en lo que están especializadas las factorías del País Vasco, Navarra y Castilla y León. Esta operación llega en la mitad de los cotilleos del mercado en el que se comenta una posible OPA de la matriz del conjunto, la alemana Siemens Energy, sobre la vieja Gamesa.

La de España se fusionó con el negocio eólico de la germana en el primer mes del verano del año dos mil dieciseis, creando un líder mundial con ingresos de nueve mil trescientos millones en aquel instante y una cartera de pedidos valorada en veinte millones de euros. Ahora, su cartera asciende a treinta y dos.542 millones y suma unas ventas de diez y ciento noventa y ocho millones. En todo caso, los títulos de la compañía encadenan una caída del cincuenta y seis con cuatro por ciento con respecto a hace un año, cotizando a veinte con noventa y uno euros por acción a cierre de la jornada bursátil de el día de ayer.

Avalancha de transacciones

El instante para sacar esta cartera de desarrollos renovables no es casual, puesto que el interés por esta clase de activos se ha disparado según ha ido ganando relevancia la descarbonización de la economía a nivel del mundo al unísono que esta transición energética global se aceleraba a consecuencia de la llegada del coronavirus. Además de esto, a lo largo de la pandemia, esta clase de activos han mostrado su resiliencia en frente de otros ámbitos tradicionales más impactados al estar amparado por políticas públicas que favorecen su desarrollo.

En este contexto, cada vez se amplía más el número de inversores interesados en el negocio de las energías renovables, que procuran activos que ofrezcan buenos retornos en campos anticíclicos. De este modo, es cada vez más usual hallar en estas subastas competitivas a una extensa pluralidad de inversores, que van desde los fondos de capital peligro expertos en renovables o bien infraestructuras hasta empresas de seguros pasando por compañías energéticas tradicionales que tienen que convertir de forma acelerada sus negocios.

Los desarrolladores de esta clase de activos se ven muy favorecidos por este hambre disparado por el planeta renovable, puesto que logran no solo rentabilizar o bien hacer caja con la venta de proyectos verdes, sino muy frecuentemente logran un asociado que les ayuda a profesionalizar el negocio o les ofrece financiación para poder arrancar estos proyectos, que con frecuencia requieren unas fuertes inversiones.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here