/Los clientes del servicio de mutuas subieron nueve por ciento entre dos mil nueve y dos mil dieciseis en Catalunya
Un gotero en un quirófano de un hospital catalán.

Los clientes del servicio de mutuas subieron nueve por ciento entre dos mil nueve y dos mil dieciseis en Catalunya

Los catalanes con un seguro sanitario privado aumentaron un ocho con ocho por ciento entre el dos mil nueve y el dos mil dieciseis, último año del que la Conselleria de Salut ofrece datos. Si en el dos mil nueve había 1.890.168 personas con una mutua privada, la cantidad ascendió a 2.057.393 en el dos mil dieciseis. Además de esto, entre el dos mil doce y el dos mil dieciseis, los únicos años que engloba el último informe ‘Entitats d’assegurança sanitària lliure de Catalunya 2016’, publicado por la ‘conselleria’, las primas cobradas por las mutuas aumentaron en cuarenta y uno millones (un dos con ocho por ciento ).

Fueron los años de gobierno de Convergència i Unió (Convergència i Unió), cuando Artur Pero (‘president’ del dos mil diez al dos mil dieciseis) recortó mil quinientos millones a la sanidad pública (de los que solo se han recuperado quinientos) y cuando Boi Ruiz, expresidente de la patronal Unió Catalana d’Hospitals, ejercitó como ‘conseller’ de Salut. Mientras que la sanidad pública padece las largas listas de espera, la privada, sin apenas listas de espera, prosigue medrando.

Catalunya siempre y en toda circunstancia ha tenido tradición mutualista y, en los últimos tiempos, muchas empresas ofrecen pólizas a sus empleados

Incluso de esta forma, existen otros motivos que explican el porqué de esta levanta. Por una parte, en Catalunya siempre y en toda circunstancia ha existido una tradición mutualista sobre la media del Estado. Por otro, en los últimos tiempos muchas empresas han incorporado pólizas sanitarias privadas como aportación social a sus empleados. Los especialistas, sin embargo, apuntan otra causa: los presupuestos llevan tiempo «paralizados» y «sin mejoras substanciales» desde el dos mil diez. Demandan tanto a la Generalitat como al Estado que los aprueben de una vez.

«El presupuesto sanitario público no se aprueba. Hay que renovar los presupuestos. Como el presupuesto público está atascado y los aumentos han sido mínimos, es suficiente con que el privado proporcionalmente suba un tanto más a fin de que el gasto privado suponga un aumento superior al gasto sanitario global», apunta Marc Soler, directivo general corporativo del Col·legi de Metges de Barna (COMB).

La competencia entre compañías

Mas, además de esto, el abaratamiento de las pólizas privados asimismo ha influido en que poco a poco más personas se apunten a una mutua. Muchas de ellas son jóvenes a quienes se les hacen buenas ofertas. «Estamos preocupados. Las compañías compiten entre ellas. Hay una guerra de costos. Y, cuanto más bajan los costos, más empeoran las condiciones retributivas de los médicos», apunta Soler.

Según él, en torno a unos seis mil médicos trabajan en el campo privado catalán. Prácticamente el cuarenta y cinco por ciento de todos y cada uno de los facultativos, tanto de la pública como de la privada, tienen más de un trabajo, lo que es un «indicador de precariedad». Soler asimismo reclama que Catalunya tiene una «buena sanidad pública» si bien «infrafinanciada». «Proseguimos bajo la media europea en gasto sanitario público, como España», afirma.

Salut niega que la evolución de la doble cobertura sanitaria sea un «indicador de calidad del sistema público»

Para la Conselleria de Salut, hay «muchos factores» que explican la evolución de la doble cobertura sanitaria mas, en ningún caso, sirve esta «de indicador de calidad del sistema público». Fuentes del departamento recuerdan que la doble cobertura sanitaria está relacionada «muy de forma directa» con el nivel de renta familiar. Y, asimismo, que la mayoría de cirugías que se hacen en privada son el parto, la cesárea y las cataratas, operaciones para las que no hay lista de espera en la pública.

diez millones en España

Conforme el informe ‘Sanidad privada, aportando valor 2019’ de la Fundación Idis, en España había hasta el pasado septiembre diez,3 millones de asegurados, lo que supone un aumento del cuatro con tres por ciento con respecto al año precedente. la villa de Madrid es la comunidad con más penetración de seguro privado (un treinta y cuatro por ciento de la población lo tiene), seguida de Catalunya (un veintinueve por ciento la tiene). «Se observa que determinadas comunidades que cuentan con una mayor penetración del seguro privado (la capital de España y Catalunya), disponen de un menor presupuesto sanitario público», recoge el informe.

«Si bien los costos de ciertas pólizas son atractivos, la gente, si no le hace falta gastarse el dinero en una cosa, no se la adquisición», opina por su lado Josep Maria Puig, secretario general del sindicato Metges de Catalunya. Él piensa que, generalmente, la ciudadanía tiene la «percepción» de que las listas de espera catalanas son «insoportables». «Todo empezó con unos recortes que fueron ideológicos. Asimismo en el resto de España», matiza. Para él, «desde cierto punto de vista objetivo» se está «maltratando a la sanidad pública a pesar de que la Generalitat ha aumentado su presupuesto un cuatro con seis por ciento «. «Desde el dos mil diez prosiguen faltando mil millones», insiste.

Sindicatos denuncian las listas de espera «insoportables» de la pública, mientras que ACES considera que la privada medra por «mérito propio»

Lluís Monset, directivo general de la Associació Catalana d’Entitats de Salut (ACES), valora «de forma positiva» que prosiga medrando el número de asegurados a mutuas privadas y no piensa que se deba a un «agravamiento» de la sanidad pública. «Pensamos que es por mérito propio», asegura el directivo general de la patronal catalana de las clínicas privadas. «La oferta que se hace desde las clínicas es cada vez mejor. No hay listas de espera y la tecnología es buena. Este incremento ya existía ya antes del dos mil diez y es una tendencia en alza», concluye.