29.1 C
Madrid
lunes, 8 agosto, 2022

«Los erte no van a ser suficientes en otoño, habrá reestructuraciones»

El presidente de Pimec, Antoni Cañete (Barna, mil novecientos sesenta y tres), alarma de instantes difíciles para la economía desde septiembre. Insta a las administraciones a tomar medidas para eludir un estancamiento de la actividad y le demanda incentivos a fin de que las pequeñas y medianas empresas con contrariedades se fusionen y ganen tamaño y resistencia.

¿Pimec le ha subido las cuotas a sus asociados?

Las subimos a inicios de año un tres por ciento, tomando como referencia la previsión de IPC latente de aquel entonces. Comprendemos que los datos están coyunturalmente inflacionados, pues las energías presionan mucho. Referenciarse en los datos bárbaros del IPC es pegarse un tiro en el pie. Y con ese incremento subimos sueldos, el tres por ciento para los salarios más bajos y un dos por ciento con opción a otro punto conforme productividad para los más altos. Para ser congruentes, pues creemos que los salarios deben subir, sí, mas ligados a la productividad.

La mitad de las grandes empresas aumentaron beneficios en plena subida del IPC, ¿es el caso de las pequeñas y medianas empresas?

No, meridianamente no. No solo no han aumentado, sino el inconveniente de las pequeñas y medianas empresas es que pierden sus márgenes. Viene un otoño complicado, ya estamos advirtiendo casos. Una compañía industrial a la que la subida de la energía se les ha comido todo el margen. Otra de bicis a la que le ha caído las ventas. Otro cámping, que factura más mas se le han doblado los gastos… Hay pequeñas y medianas empresas, las más grandes, que sí se pueden haber comportado como la importante empresa. Mas la enorme mayoría de pequeñas y medianas empresas son microempresas y estas están padeciendo.

«Las pequeñas y medianas empresas no están incrementando sus márgenes de beneficios, al revés»

¿Va a tener mayor impacto la escalada de la inflación que el covid?

Hay un volumen cada vez mayor de pequeñas y medianas empresas que tienen niveles de deuda poco a poco más alarmantes. En dos mil ocho esto fue clave, por el hecho de que aquellas que más se endeudaron no subsistieron. A la vuelta de vacaciones lo que nos encontraremos es que un conjunto muy grandes de pequeñas y medianas empresas se les juntará la devolución de los créditos ICO, la pérdida de márgenes y una menor demanda -por el hecho de que va a haber una menor capacidad de consumo en las familias-. Y estas empresas deberán hacer planteamientos para proseguir siendo viables.

¿Eso significa reestructuraciones y despidos?

Sí. Debemos comenzar a meditar en mecanismos para facilitar la fusión de empresas, a fin de que las pequeñas y medianas empresas ganen en tamaño. Debemos procurar que los trabajadores preserven su empleo y un sueldo digno, mas debemos priorizar la actividad económica. Pues sin actividad económica no hay impuestos y el país no puede hacer políticas sociales ni sanitarias. Venimos de un periodo en el que hemos estado… no sé si anestesiados, mas sí con unas condiciones que ahora las debemos administrar.

A lo largo del covid los ertes funcionaron, ¿van a ser suficientes ahora?

Bienvenidas todas y cada una de las reformas laborales que sean fruto del diálogo social, si bien no sean perfectas. Y una de las faltas que tiene es que no es flexible, algo esencial en un instante de cambio como el presente. Si debemos sostener puestos de forma falsa nos hacemos un flaco favor, tanto a las compañías como al impositor. A corto plazo puede marchar, mas es pan para hoy y apetito para mañana. Los erte no van a ser suficientemente atractivos para las compañías, son demasiado recios.

«La temporalidad jamás es buena, ni para el trabajador, ni para la compañía»

Sobre la reforma laboral, ¿les cuesta contratar a las pequeñas y medianas empresas con las nuevas reglas?

En dependencia de los ámbitos. El fijo intermitente acrecienta los pasivos de las compañías y eso condiciona sus cómputos. La temporalidad jamás es buena, ni para el trabajador, ni para la compañía. Mas volvemos a lo de ya antes, falta flexibilidad.

Mas hasta el momento la utilización está medrando y con récord de indefinidos.

Sí, los datos son buenos, mas no nos dejan ver aquellos contratos que las compañías podrían hacer si tuviesen condiciones más flexibles. Hay gente que nos afirma que frente a la inseguridad actual prefiere no contratar a hacerlo con las presentes condiciones.

¿De qué manera encaja eso con las protestas de múltiples ámbitos de que no hallan personal?

Depende de los ámbitos. Faltan once instaladores eléctricos en Catalunya, con un acuerdo con salarios de veintitres euros, que no está mal. Mas el oficio demanda una cierta tecnificación que la oferta de profesionales no puede cubrir. Debemos invertir el sistema. No podemos tener un diez por ciento de paro y que falte gente en restauración, turismo, limpieza u otros campos.

«No podemos tener un diez por ciento de paro y que falte gente en restauración, turismo o limpieza»

¿Si esos ámbitos subiesen sueldos hallarían trabajadores?

Tienen sueldos pactados en acuerdo colectivo, firmados por empresarios y sindicatos. Si la gente no trabajará por el hecho de que no gana lo bastante y prefiere quedarse en el paro… Al final es una cuestión matemática. Si la oferta no atrae a la demanda nos debemos consultar como hacemos la oferta. Mas con esta realidad de paro alguien me lo tendrá que explicar. El ochenta y tres por ciento de las políticas de empleo nos las gastamos en posibilidades de paro, ¿qué género de políticas hacemos para darle a la gente ocasiones?

¿Qué nota le pone a la Generalitat en sus actuaciones para frenar la inflación?

En el apartado de diálogo social un “debe progresar”. No es cierto que no haya diálogo social, prueba de ello es el Acuerde Nacional per a la Indústria, mas la situación precisa de más concertación y acuerdos que jamás. Y hasta el momento no ha tomado ninguna medida, a las pruebas me remito.

Desde Govern aducen falta de competencias y presupuesto, ¿qué les demanda?

Que la Generalitat tiene pocas competencias para incidir [en la inflación] es cierto. Que tiene poco presupuesto en ciertos casos es evidente. Mas hay medidas que puede comenzar a tomar para transformar las amenazas en ocasiones. Tiene más margen para actuar. Quitar el impuesto de transmisiones patrimoniales para facilitar fusiones y adquisiciones de empresas o bajar la cuota del IRPF para reactivar el consumo… la lista es larga. El peligro es que se estanque la actividad económica y ahí es donde hay que intervenir.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here