/Los inmigrantes que asaltaron la valla de Ceuta solicitan asilo para no ser expulsados
Los inmigrantes que asaltaron la valla de Ceuta solicitan asilo para no ser expulsados

Los inmigrantes que asaltaron la valla de Ceuta solicitan asilo para no ser expulsados

Los inmigrantes que el pasado viernes asaltaron de forma violenta la valla fronteriza entre Ceuta y Marruecos no van a ser expulsados inmediatamente. Esto es debido a que han pedido asilo en España, un proceso que demanda el examen personalizado de las circunstancias de cada persona para determinar si cumple con los requisitos legales que les dejen disfrutar de la protección internacional y no ser deportados.

La evaluación de las peticiones, como adelanta «El Faro de Ceuta» y confirman fuentes de la policía a ABC, ya está en marcha. En pequeños conjuntos, los inmigrantes que consiguieron acceder de forma ilegal y tras un salto violento a territorio nacional, están compareciendo por turnos en la oficina de asilo de la Urbe Autónoma, donde los Policías Nacionales son los encargados de valorar sus peticiones.

Conforme la Ley 12/2009, de treinta y uno de octubre, que regula la concesión del asilo, solo van a poder recibirlo aquellas personas que acrediten estar fuera de su país por ser allá perseguidas en razón de «su raza, religión, nacionalidad, creencias políticas, pertenencia a cierto conjunto social, de género o bien orientación sexual». Conforme con el texto, los inmigrantes económicos -aquellos que salen de su territorio en pos de mejores condiciones de vida sin padecer prosecución de ningún género- no van a poder beneficiarse de los derechos de los asilados, entre aquéllos que sobresale eminentemente uno: la no devolución ni expulsión del territorio en el que se hallen.

Si bien por último haya peticiones de asilo que se rechacen tras el análisis de los funcionarios de la Policía, los inmigrantes que no pasen este examen continuarán, por lo menos, 8 días -desde el instante en que se comenzó el proceso- en territorio nacional ya antes de ser deportados. Siempre y cuando de esta manera lo deciden las autoridades, claro. En todo caso, los más de ciento cincuenta subsaharianos que asaltaron la valla de Ceuta, e inclusive asolaron con unas dependencias de la Guarda Civi, han corrido mejor suerte que los ciento dieciseis inmigrantes que, tras protagonizar otro ataque violento en la Urbe Autónoma en el mes de agosto del año pasado, fueron devueltos de forma inmediata a Marruecos.

Esta maniobra, con la que el Gobierno de Pedro Sánchez acabó el giro de sus políticas migratorias tras percibir con profusión mediática al navío Aquarius, se efectuó en razón de un acuerdo a dos bandas subscrito en el año mil novecientos noventa y dos -si bien no entró en vigor hasta dos mil doce- entre España y Marruecos. El acuerdo se ha activado en contadas ocasiones, puesto que demanda que haya un pacto expreso entre los dos países.

Más detenidos en Ibiza
La Guarda Civil ha detenido, de momento, a sesenta y uno de los inmigrantes llegados a Ibiza en patera a lo largo de este fin de semana. Los detenidos lograron lograr las costas baleares a bordo de 4 pateras, conforme notificó el directivo insular de la Administración del Estado en las Pitiusas, Enrique Sánchez. A inicios de agosto, como recoge Efe, fueron detenidos otros sesenta y tres inmigrantes tras llegar en poquitos días a bordo de 5 embarcaciones alas costas de Ibiza y Formentera.