10.2 C
Madrid
martes, 18 enero, 2022

Los neonatólogos insisten en que la lactancia es segura a pesar de que la madre esté inficionada

El apogeo de contagios impulsado por los efectos de la variación ómicron y el incremento de la preocupación tanto en embarazadas y como en las que dan el pecho ha provocado un llamamiento a la calma por la parte de los neonatólogos, que tratan de eludir un nuevo descenso en las tasas de lactancia materna, como ocurrió a lo largo de las primeras olas, pues la madre se haya contagiado.

«No tenemos todavía datos de un descenso a lo largo de la sexta ola mas sí que sabemos que por la pandemia, sobre todo en la primera ola, había mucha inseguridad sobre la transmisión del virus de la madre al bebé a lo largo del embarazo y a lo largo de la lactancia, [las madres] decidieron no dar el pecho», expone Tomás Sánchez Tamayo, vocal de la Sociedad De España de Neonatología (Seneo) y jefe de sección de Neonatología del Centro de salud Regional de Málaga, que recuerda que el contagio vertical madre-hijo es casi inusual.

A lo largo de la primera ola en el mes de marzo de dos mil veinte, conforme datos de Seneo, las tasas de lactancia descendieron hasta situarse en el sesenta por ciento de las madres inficionadas «debido a la lógica inseguridad inicial y a la gravedad de muchos casos».

Sin embargo, estudios siguientes como los desarrollados por Milkcorona -dirigidos por el CSIC y el Centro de salud Clínico Universitario de Valencia- han probado que la leche materna es capaz de trasmitir anticuerpos desde la madre inficionada con Covid-diecinueve cara el recién nacido.

«En lugar de acrecentar el peligro, lo que se ha visto es que aun tiene beneficios, resguarda, pues la madre que tiene Covid produce anticuerpos que pasan por el pecho. En cambio, si da el biberón, esos anticuerpos no los tiene y la transmisión de la madre al bebé será exactamente la misma», agrega Tomás Sánchez Tamayo que, además de esto, incide en que, salvo casos inusuales, «no existe» transmisión vertical a lo largo del embarazo.

La Sociedad De España de Neonatología agrega que en el mes de abril de dos mil veinte, todavía en pleno confinamiento, despejadas las dudas iniciales sobre los posibles peligros de dar el pecho cuando se estaba contagiada, la lactancia materna exclusiva o bien mixta se sostuvo «con éxito y sin dificultades» en más del ochenta por ciento de los casos, superándose el setenta por ciento de la lactancia materna exclusiva en madres inficionadas por Sars-Cov-dos.

El jefe de Neonatología del Regional incide en que la recomendación es que las mujeres prosigan dando el pecho, primeramente pues no hay peligro mas asimismo por las ventajas que reporta la lactancia materna tanto para el bebé para la mujer.

Beneficios

«La leche materna está amoldada al recién nacido conforme va medrando. Todas y cada una de las fórmulas infantiles que hacemos o bien que hacen en la industria, procuran parecerse a la leche de la madre», apunta el neonatólogo.

Entre los beneficios, favorece la relación y el apego entre los dos, disminuye la posibilidad de que el bebé padezca infecciones, no solo de Covid-diecinueve sino más bien de asimismo de otros cuadros respiratorios como de otras perturbaciones como la otitis y la diarrea. En el caso de la madre, Sánchez Tamayo asegura que dar el pecho contribuye a una mejor restauración del parto.

Infección en lactantes

Los neonatólogos asimismo han querido rememorar que los recién nacidos y lactantes que se inficionan de Covid-diecinueve acostumbran a cursar la enfermedad, en su mayor parte, asintomáticos puesto que los efectos del virus en estas poblaciones son «prácticamente inexistentes».

«La mayor parte lo pasan sin síntomas ninguno. En verdad, muchos de los casos que se conocen es por el hecho de que se estudia a causa de los progenitores, mas el bebé lo pasa sin nada, sin siquiera acatarrarse», expone el vocal de Seneo. «El peligro para un recién nacido o bien para un lactante pequeño es muy, muy bajo, considerablemente más bajo que en otra edad. En esto sí que los pequeños y especialmente los pequeños más pequeños son unos privilegiados».

De 0 a cuatro años, la incidencia roza los seiscientos casos en catorce días

La tasa de incidencia amontonada a catorce días en los pequeños y pequeñas de 0 a cuatro años roza en Málaga los seiscientos casos por cada cien habitantes, a veintiocho de diciembre. A pesar del dato elevado, los efectos del virus en la población infantil acostumbran a ser leves, con lo que la mayor parte termina negativizando el virus sin síntomas. De cinco a once años, la última franja que se ha sumado a la estrategia de inmunización, está por sobre los mil doscientos casos, una tasa afín a la población adulta.

ÚLTIMAS NOTICIAS

NOTICIAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here