/Más cánceres de próstata mas mayor supervivencia
Joan Palou, jefe del servicio de Urología de la Fundació Puigvert, junto al robot Da Vinci con el que interviene.

Más cánceres de próstata mas mayor supervivencia

Vivir más años acarrea encarar todo cuanto el envejecimiento de nuestras células puede traer consigo. Por poner un ejemplo, cáncer de próstata. «Si viviésemos cien años, todos y cada uno de los hombres terminaríamos desarrollando este cáncer», apunta el doctor Joan Palou, directivo del servicio de Urología de la Fundació Puigvert.

La próstata es una glándula que es parte del aparato urogenital masculino. En su interior se genera el líquido prostático que es parte del semen. Está ubicada bajo la vejiga urinaria y frente al recto, rodeando tal y como si fuera un collar parte del cilindro mingitorio que conduce la orina desde la vejiga hasta su supresión a través del pene. Conforme asevera Palou, «no se sabe en concreto si las células de la próstata se alteran por causas intracelulares o bien hormonales, existen diferentes teorías sobre ello, mas con la edad aumenta la incidencia del cáncer de próstata». El setenta por ciento de esta tipología de cáncer se genera en personas mayores de sesenta años. Se estima que uno de cada 6 hombres podría desarrollar un cáncer de próstata durante su vida. Mas a los 5 años la supervivencia es del ochenta y cuatro por ciento .

El de próstata es uno de los cánceres más usuales entre la población masculina, al lado de los que se desarrollan en el colon, el recto y el pulmón

Esta enfermedad oncológica ocupa el primer sitio en incidencia y el tercero en mortalidad entre los hombres. Conforme datos del Departament de Salut, el año pasado en Catalunya se diagnosticaron ocho mil treinta nuevos casos, cifra que representa el veintidos por ciento de todos y cada uno de los nuevos casos de los 4 cánceres más usuales entre hombres, que fueron globalmente 36.500: próstata (veintidos por ciento ), colon (dieciseis por ciento ), recto (quince por ciento ) y pulmón (nueve por ciento ).

Síntomas y controles

Los inconvenientes mingitorios como serían la complejidad para miccionar -la expulsión de la orina-, tener que mear en muchas ocasiones o bien con presencia de sangre en la orina son ciertos síntomas que podrían llevar a meditar en un cáncer de próstata. Cualquier anomalía en esta glándula puede interferir tanto en la función urinaria como en la eyaculación y función reproductiva.

«A partir de los cuarenta y cinco o bien cincuenta años, si se comienza a tener inconvenientes meaderos, en general son secundarios al desarrollo de la próstata [hiperplasia prostática benigna, HPB]», explica Palou. Ese agrandamiento de la próstata, de carácter benigno, es uno de los primordiales inconvenientes de la glándula prostática vinculados a los inconvenientes meaderos, así como la infección de orina con inflamación de la próstata y el propio cáncer. «Otra forma de comenzar del cáncer puede ser ya con metástasis, mas es algo extrañísimo y, en tal caso, los síntomas serían dolor de huesos, principalmente», apostilla el urólogo.

Una de las peculiaridades del cáncer de próstata que lo diferencia de otros géneros de cáncer es que el desarrollo de los tumores en él es lentísimo. «Si a los setenta y cinco años, el cáncer no ha dado ningún síntoma, como su desarrollo es lentísimo, ya antes que pudiese hacer metástasis van a pasar muchos años, y el paciente va a morir ya antes de otra cosa y no del cáncer de próstata», expone el especialista.

Mas, en el caso de antecedentes familiares, sea por la parte de padre, abuelo o bien hermanos, se aconseja, desde los cuarenta años, efectuar las pruebas de cribaje. Si no hay antecedentes en la familia, es desde los cincuenta años cuando se aconseja hacer las pruebas. De los cuarenta y cinco o bien cincuenta hasta los setenta o bien setenta y cinco.

Diagnóstico y tratamiento

Conforme explica el encargado de Urología de la Fundació Puigvert, «una vez se encuentra el cáncer, se tipifica y se calcula el grado de mala pretensión de las células». Esto se hace siguiendo la escala de Gleason, que establece los grados de agresión del tumor. Se hace el estudio de extensión para poder ver cuál es la zona perjudicada por las células malignas, si solo interfiere en la glándula prostática o bien si ha rebasado este contenedor y ha esparcido asimismo sobre los ganglios linfáticos y en los huesos. Dependiendo de la propagación y de la edad del paciente, se decide el tratamiento.

«La intervención incluye una investigación andrológico para mesurar la función sexual anterior y siguiente a la operación, como el tratamiento de su restauración»

Existen diferentes géneros de cirugía. La cirugía de próstata abierta puede efectuarse para extraer absolutamente la glándula prostática y asimismo las vesículas seminales. Otra cirugía, menos invasiva, es la laparoscópica y la presente más usual, que en la Fundació Puigvert se hace desde ya hace diez años es la cirugía robótica, una intervención con imagen de todo el proceso en 3D. “El resultado oncológico es el mismo”, precisa el doctor Palou. Mas los resultados funcionales de continencia y potencia sexual tienden a ser considerablemente más satisfactorios con la utilización de la robótica.

De todas maneras, tal y como precisa el especialista en urología, la intervención en todos y cada uno de los casos de cáncer de próstata incluye asimismo un estudio andrológico para mesurar la función sexual anterior y siguiente a la operación. Tanto la preservación del semen y la restauración de la función sexual se tienen del mismo modo en cuenta en el conjunto del estudio que se efectúa al paciente.

Protocolos frente a las primeras sospechas

Incontinencia, contrariedades para mear, o bien hacerlo con sangre, mas asimismo dolor en la zona pélvica o bien a lo largo de la eyaculación son síntomas que alertan de alguna anomalía. Para descartar si se deben a un cáncer de próstata, se debe asistir al médico, que efectuará un tacto rectal y una analítica de sangre para revisar el nivel de antígeno prostático concreto (PSA). Esta substancia se genera en la próstata y es la responsable de eludir coágulos seminales, ayuda al líquido seminal a conducir fluidamente los espermatozoides. Cuando este antígeno traspasa a la sangre en una cantidad superior a la normal, se transforma en un indicador de posible cáncer de próstata. Análisis de orina, ecografía y por último una biopsia son una parte del estudio que determinará si lo es. Conforme datos de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), en España el cáncer de próstata ha pasado de una incidencia estimada estandarizada de veintiocho con uno casos de cada cien.000 personas, en el mil novecientos noventa y tres, a setenta,22 (asimismo sobre cien.000), en el dos mil diez. El año pasado (dos mil dieciocho) hubo treinta y uno y setecientos veintiocho nuevos casos, o sea ciento treinta y nueve por cada cien.000 hombres.

Resguardar la función sexual

Entre los efectos secundarios de una intervención en el caso de cáncer de próstata se hallan la incontinencia urinaria y la impotencia sexual. La incontinencia, por norma general, va a ir desapareciendo tras el paso de los días tras la intervención. En el caso de la minoración de la potencia sexual, la disfunción eréctil y complejidad para expulsar el semen van a estar condicionadas por el grado de afectación del tumor y los límites físicos marcados en la operación que se ha efectuado. Si era un tumor muy localizado que no afectaba a los nervios que contextualizan la próstata, estos, los nervios erectores encargados de facilitar la erección del pene, la función sexual no se va a ver perjudicada. En el caso de haber debido suprimir asimismo estos nervios, el tratamiento del cáncer entiende asimismo la restauración en todo lo que resulta posible de la erección. Aun contemplando la posibilidad, si es preciso, de una prótesis de pene. Las intervenciones quirúrgicas, que son cada vez menos invasivas, contribuyen a una mejor y más veloz restauración tanto de la función urinaria como de la sexual.

Hiperplasia prostática benigna

El agrandamiento de la próstata es una afectación benigna muy habitual. «La presencia de las hormonas sexuales andrógenas se relaciona con los 2 picos más esenciales de ese crecimiento: la pubescencia, y entre los cuarenta y los cincuenta años», explica el médico adjunto especialista en Urología del Centro de salud Vall d’Hebron, José Placer. «Más de la mitad de hombres mayores de cincuenta años presentan síntomas meaderos de agrandamiento de próstata», agrega. A un treinta por ciento de los pacientes con desarrollo prostático se les opera. Conforme el tamaño que presente la próstata, se elije la técnica de vaciado. El día de hoy el láser reemplaza a la cirugía abierta, “una endoscopia transuretral que reduce mucho el peligro de sangrado y la estancia en el centro de salud y encamado», afirma Placer. El láser ofrece diferentes opciones. Una, la evaporización, accede a la próstata por la uretra y con luz láser verde se vaporiza el tejido llevando a ebullición el agua de las células que al transformarse en vapor desaparecen. Otra más afanosa es la enucleación: cortes minúsculos con laser de olmio en la materia de la próstata que, desmenuzada, se extrae.

Campaña de concienciación

A lo largo de todos cada viernes del mes de noviembre, la Fundació Puigvert va a facilitar información a pacientes y a todo aquel que desee conocer cualquier aspecto del diagnóstico precoz del cáncer de próstata y el bienestar físico y mental masculino en el caso de sufrir esta afectación. Lo va a hacer en el marco de celebración internacional de la edición nueva del Movember, un movimiento surgido en Australia en el dos mil tres y extendido en la mayor parte de países occidentales para acrecentar la sensibilización de los hombres sobre temas esenciales de su salud. El bigote es el identificativo con el que se ha popularizado esta iniciativa.  El diecinueve de noviembre, la Fundació Puigvert festejará una jornada abierta al mundo entero con conversas sobre el impacto social, sexual, familiar y económico del cáncer de próstata. Asimismo se charlará de los modos de vida más saludables para asistir a prevenir esta enfermedad oncológica, y de qué manera soportarla mejor si se ha sufre. El centro experto en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad va a llevar la campaña asimismo a las redes sociales.