/Miles y miles de abejas atacan a 4 mujeres en Navarra
Un apicultor trabaja con sus colmenas de abejas.

Miles y miles de abejas atacan a 4 mujeres en Navarra

La Policía Foral estudia a un apicultor de Villafranca (Navarra) de cincuenta años, cuyas abejas atacaron a 4 mujeres que paseaban por la zona a caballo y que precisaron de asistencia médica.

Los hechos, ha informado la Policía Foral, sucedieron cuando 4 mujeres efectuaban una excursión a caballo organizada por una hípica de la zona por un camino rural próximo a Tafalla.

Al pasar por una finca, han declarado, las 4 fueron atacadas por una nube de miles y miles de abejas que les dieron abundantes picotazos en diferentes unas partes del cuerpo.

Una de las perjudicadas escapó corriendo hasta una acequia llena de fango, donde se cubrió prácticamente con totalidad para no ser atacada, mas precisaba sostener la cabeza fuera para respirar y por este motivo no pudo eludir percibir picotazos en el semblante y el cuero capilar.

Otra de las perjudicadas cayó del caballo a lo largo del ataque y padeció la ruptura de una vértebra.

En ese instante, solicitaron socorro por teléfono a los responsables de la hípica, que asistieron de forma inmediata y debieron envolverse la cabeza con ropa para eludir las picaduras y asistir de este modo a las clientas y a los caballos.

Conforme la guía de la hípica, las colmenas no se hallaban allá el día precedente, puesto que había hecho exactamente la misma senda con otros clientes del servicio sin incidente.

Múltiples picotazos

Los caballos asimismo padecieron múltiples picotazos de abejas esencialmente en la zona de espalda, cuello y cabeza que les provocaron inflamación y dolor en las zonas perjudicadas, como falta de hambre y complejidad de movimiento.

Las víctimas recibieron asistencia médica en el hospital de Tafalla.

Una patrulla de la Policía Foral se presentó en el sitio, mas, ya antes de encontrar las colmenas, un sinnúmero de abejas golpearon de forma virulenta los cristales del vehículo policial. A unos metros encontraron cerca de cincuenta colmenas con una enorme nube de abejas.

A los agentes les resultó imposible salir del vehículo para revisar si las colmenas tenían algún género de identificación o bien si había alguna señalización que advirtiese de la presencia de exactamente las mismas.

Más tarde, agentes del Conjunto de Investigación Medioambiental inspeccionaron el sitio y también identificaron la explotación y a su dueño, al que denunciaron por instalar las colmenas sin respetar la distancia mínima demandada a un camino vecinal y por carecer de la autorización municipal pertinente.

Asimismo se le estudia como supuesto autor de un delito de lesiones por imprudencia.