/Muere un montañero francés de sesenta y ocho años al caer por una ladera en Canfranc
Muere un montañero francés de sesenta y ocho años al caer por una ladera en Canfranc

Muere un montañero francés de sesenta y ocho años al caer por una ladera en Canfranc

Un montañero francés de sesenta y ocho años murió este domingo al caer por una ladera en el Pirineo aragonés, en el término municipal de Canfranc (Huesca). Conforme notificaron fuentes de la Guarda Civil, la víctima cayó por unos 100 metros de ladera de yerba y piedras.

El aviso lo dio otro ciudadano francés, que llamó al servicio autonómico de urgencias del ciento doce. Señaló que una persona había perdido el conocimiento en el Pico del Águila. De manera inmediata se activó el dispositivo de rescate, al cargo de una unidad aérea del Servicio de Rescate y también Intervención en Montaña (Sereim) de la Guarda Civil, que asistieron al lado de un médico del sesenta y uno.

Cuando llegaron al sitio se hallaron con el cuerpo sin vida del montañero. No pudieron hacer nada por él. «Presentaba lesiones incompatibles con la vida», señalaron exactamente las mismas fuentes.

El cuerpo sin vida de este montañero francés fue trasladado al depósito de cadáveres de Jaca (Huesca), a fin de que se le practicase la necropsia.

Este fue uno de los once rescates por accidentes de montaña que debieron efectuar los especialistas de la Guarda Civil en el Pirineo aragonés este último fin de semana de septiembre. De esta manera, el último día de la semana debieron evacuar a 2 vecinos de Lérida, de veintinueve y veintiuno años, que se habían quedado enriscados en el glaciar del Aneto. Y asimismo salvaron a una zaragocí de cuarenta y cinco años, que se había fracturado la tibia en la Ruta de los Cazadores (Parque Nacional de Ordesa) y a un francés de setenta y dos años que presentaba un fuerte traumatismo en las costillas tras haberse caído en los ibones de Arriel.

El sábado efectuaron 7 rescates, 3 de ellos en el Glaciar del Aneto, a un total de 6 personas –entre ellas un menor-, que se habían quedado enriscados en zonas de hielo.