/Parar de fumar en pareja eleva las posibilidades de éxito
Un hombre fumando.

Parar de fumar en pareja eleva las posibilidades de éxito

Las parejas que procuran parar de fumar al tiempo y siguiendo unos hábitos comunes tienen 6 veces más probabilidades de éxito que si lo pretenden de forma individual, conforme una investigación del Imperial College de la ciudad de Londres (R. Unido) que ha sido presentado este viernes en EuroPrevent dos mil diecinueve, un congreso científico de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus iniciales en inglés), en Lisboa.

“Parar de fumar puede ser una actividad aisladora. Las personas se sienten excluidas, por poner un ejemplo, cuando se brincan el reposo para fumar en el trabajo. Aparte de eso, hay síntomas de abstinencia de nicotina. Las parejas pueden distraerse mutuamente de los antojos dando un paSeo o bien yendo al cine y promoviendo actividades opciones alternativas al tabaco como comer comestibles saludables o bien pensar cuando están solas. El apoyo activo marcha mejor”, explica la autora del estudio, Magda Lampridou.

La mitad de los pacientes coronarios fuman y el noventa por ciento  de las personas con alto peligro de enfermedad cardiovascular son fumadores. Las indicaciones de prevención cardiovascular de la ESC desaconsejan el tabaco en cualquier forma, y las personas que dejan de fumar normalmente dismuyen a la mitad su peligro de enfermedades cardiovasculares. “Las intervenciones para parar de fumar deberían agregar a las parejas siempre y cuando resulte posible para conseguir un hogar libre de humo”, especifica la estudiosa.

Mayoría de exfumadores entre infartados

Su estudio evaluó el papel de apoyo que las parejas casadas o bien que conviven podrían tener en el abandono del hábito de fumar. Reclutó a doscientos veintidos fumadores que estaban en alto peligro de enfermedad cardiovascular o bien que habían sufrido un ataque cardiaco. Asimismo se reclutaron sus parejas: noventa y nueve eran fumadores (cuarenta y cinco por ciento ), cuarenta exfumadores y ochenta y tres no fumadores.

Las parejas asistieron a uno de 4 programas de cardiología precautoria. Al comienzo, se les preguntó si fumaban hoy día, posibles antecedentes y los intentos anteriores de parar de fumar. El estatus de fumador fue ratificado con una prueba de aliento de monóxido de carbono. A lo largo del programa de dieciseis semanas, a las parejas se les ofreció terapia de remplazo de nicotina con parches y chicle. En un programa, los participantes pudieron escoger el fármaco recetado vareniclina.

Más tendencia a fumar

Al final del programa, el sesenta y cuatro por ciento  de los pacientes y el setenta y cinco por ciento  de las parejas se abstuvieron, en comparación con ninguno y el cincuenta y cinco por ciento  al comienzo, respectivamente. Las probabilidades de parar de fumar a las dieciseis semanas fueron significativamente mayores (cinco con ochenta y tres veces) en las parejas que trataron de parar de fumar juntos en comparación con los pacientes que lo procuraron solos.

“Investigaciones precedentes han probado que los exfumadores asimismo pueden influir de forma positiva en los intentos de su cónyuge de parar de fumar, mas en este estudio el efecto no fue estadísticamente significativo. “En lo que se refiere a las parejas no fumadoras, hay un gran peligro de que adopten el hábito de su cónyuge”, concluye Lampridou.