/Pedro Sánchez espera negociar un buen costo por Bankia
 La vicepresidenta Nadia Calviño atiende a los medios durante su visita este lunes a la Comision Europea  en Bruselas. 

Pedro Sánchez espera negociar un buen costo por Bankia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aplaudió es lunes las negociaciones para una fusión entre CaixaBank y Bankia,  que podría cuajar en los próximos días, mas dejó claro que todavía falta por negociar lo principal: el costo.

Es una operación que tiene «buenos mimbres», con aspectos  «muy positivos», entre ellos la cohesión territorial, afirmó el líder socialisa en ‘La hora de la 1’, el nuevo programa de TVE para las mañanas y que presenta Mònica López. El presidente, en cualquier caso, dejó encima de la mesa que la fusión todavía no ha terminado y que el Estado debe ver las condiciones y «si interesa» la operación para aumentar al máximo la participación pública y proteger el interés general.

De esta negociación depende de qué manera se avance de veloz en la firma de un pacto que, si  todo va conforme lo previsto, podría ser formalizado a inicios de la próxima semana en los respectivos consejos de administración de cada una de las 2 entidades.

La cuestión del coste

Sánchez puso el dedo en la llaga de la negociación en marcha entre los primordiales accionistas de CaixaBank  y de Bankia, que no son otros que la Fundación Bancaria La Caixa, que encabeza Isidro Fainé, y el FROB, vinculado a la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.

De la negociación del coste que esté presto a abonar CaixaBank (en forma de canje de acciones)por hacerse con Bankia va a depender una mayor o bien menor restauración por la parte del Estado de las ayudas públicas durante más de veinticuatro.000 millones de euros que supuso el rescate de esta última entidad.

Pedro Sánchez reconoció que el Estado está «lejos» de recobrar los algo más de veinte millones pendientes de aquel rescate (a fines de agosto el varor de la participación del Estado en Bankia apenas calidad unos dos mil millones de euros) mas resaltó su propósito de «maximizar la participación pública y dar estabilidad a un ámbito saneado» .

Y en ese mensaje insistió por la tarde la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, en Bruselas, tras entrevistarse con múltiples comisarios del área económica, incluyendo el vicepresidente económico de la Comisión, Valdis Dombrovskis.

Calviño eludió valorar si la posible fusión complica o bien facilita la restauración de los veinticuatro.000 millones inyectados por las autoridades públicas españolas para salvar a la entidad. «No me agradaría elucubrar ahora pues se están generando las negociaciones entre las 2 entidades y una de las cuestiones en discusión es la participación del Estado en la nueva entidad», se limitó a indicar. Yreiteró que su objetivo va a ser «siempre», aumentar al máximo el valor de la participación pública en la entidad resultante y fortalecer el campo financiero. «Quiero dejar claro al mundo entero que estos son los principios que van a guiar la atención del Gobierno, que son los que nos han guiado los últimos días años y nos guiarán en las próximas semanas cuando debamos tomar las decisiones», remachó.

Interés de Bruselas

Calviño se desplazó este lunes a Bruselas para trata de preparar y avanzar el futuro plan de restauración con doce de comisarios económicos: el vicepresidente del euro, Valdis Dombrovskis, el comisario de Temas Económicos, Paolo Gentiloni, el de Industria, Thierry Breton, la encargada de Política Regional, Elena Ferreira, el de Presupuestos, Johannes Hahn, y el encargado de Empleo, Nicolas Schmit.

En esa asamblea, Calviño pudo comprobar que la Comisión Europea prosigue con «interés» la posible fusión entre CaixaBank y Bankia, en tanto que  podría suponer  un primer paso en un proceso de consolidación del campo financiero europeo «que tanto el Banco Central Europeo como la Comisión Europea han venido defendiendo, instando y pidiendo desde hace tiempo», conforme explicó misma tras el encuentro. «Les he informado de como es el estado de las conversaciones que se tienen entre las 2 entidades interesadas y hay interés por proseguir como se marcha desarrollando este proceso», explicó Calviño.

La operación no se prosigue con interés solo en  Bruselas sino más bien asimismo Italia donde se observa la operación entre CaixaBank y Bankia como un posible modelo para ofrecer una salida al Monte dei Paschi di Siena (MPS), con el sesenta y ocho por ciento de su capital a cargo del Gobierno italiano.

“Podríamos robustecer nuestro sistema bancario estimulando el nacimiento de un tercer o bien cuarto banco nacional. La situación de Bankia es muy afín a la del MPS en Italia”, explicó la presidente de la comisión parlamentaria de investigación sobre el sistema bancario y financiero de Italia y miembro del gubernativo Movimiento cinco Estrellas (M5S), Carla Ruocco, en una entrevista con el diario económico «Il Sole veinticuatro Ore».

Protesta y rechazo de Podemos

Tanto el presidente del Gobierno, como la vicepresidenta Calviño se ampararon en la confidencialidad debida en esta clase de operaciones para justificar no haber informado ya antes a los asociados de Gobierno, de Unidas Podemos.  «Cuando se ha dado a conocer esta información es cuando estas 2 entidades, que cotizan en bolsa, han decidido comenzar el proceso de negociación para una fusión. Y esta es una información altamente sensible, y quien la sabía son los responsables de Economía del Gobierno de España», afirmó Sánchez.

La capacitación morada protestó el viernes por la falta de conocimiento. Ayer, la ministra de Igualdad, Irene Montero, manifestó su pretensión de llevar su protesta «al interior del Gobierno»  y repitió la opinión contraria de su capacitación en frente de la o bien fusión. «Nos semeja alarmante la concentración bancaria y las entidades que son demasiado grandes. Nos da la sensación de que no favorecen a la economía de España, a la inversa, pueden ser dificultosas», consideró la ministra.

.