/Salut toma el control de la sanidad privada
Alrededores del Hospital Clínic de Barcelona, este martes.

Salut toma el control de la sanidad privada

La evolución de la pandemia de coronavirus es impredecible. Los protocolos de actuación cambian día a día y las resoluciones se toman en función de su desarrollo. En Catalunya son ya mil ochocientos sesenta y seis los inficionados y cuarenta y uno los fallecidos, veintitres de los que han fallecido en las últimas horas. Un total de sesenta y cinco están graves y noventa y ocho son profesionales sanitarios. La Conselleria de Salut prevé un fuerte incremento de casos en los próximos días, algo que fuerza a la sanidad pública a reordenarse. Catalunya precisará «cientos» de camas de unidades de cuidados intensivos (ucis) y de semiagudos, con lo que la sanidad privada ha pasado ya a estar ordenada por el Servei Català de la Salut (CatSalut). El objetivo: «reducir la presión asistencial» del sistema público.

«Tanto el sistema público como el privado pasan a estar bajo nuestra coordinación», ha afirmado este martes la ‘consellera’ Alba Vergés en una conferencia de prensa. «Tenemos cientos y cientos de ucis en Catalunya. Ahora vamos a aumentar estas camas usando las de la sanidad privada para eludir el colapso del sistema», ha dicho Vergés. La ‘consellera’ no ha precisado desde qué día van a estar libres estas camas de la privada para atender a pacientes con coronavirus.

Fuentes de la ‘conselleria’ aseguran que aún no se están derivando pacientes de los centros de salud públicos a clínicas privadas o bien centros sociosanitarios por el hecho de que, por el momento, la red pública «todavía tiene capacidad». Mas estas fuentes no descartan esta alternativa. «Es una alternativa de futuro emplear otros centros como espacios para tratar a pacientes positivos». Salut, precisan, tiene «un abanico de opciones abiertas».

En verdad, conforme ha podido saber EL PERIÓDICO, el centro sociosanitario Hestia Palau de Barna, un centro de salud intermedio de la red pública, ya trata a pacientes con síntomas leves que proceden del Centro de salud de Sant Pau, una estrategia a fin de que los grandes centros de salud puedan concentrarse en los casos más graves.

Planes de contigencia

Asimismo los centros de salud preparan ya planes de contingencia para habilitar más camas. ¿De qué forma? Una de las opciones alternativas, puesto que hay mucha menos actividad quirúrgica (puesto que la no urgente se ha aplazado), es usar las salas de operación postquirúrgica para tratar a los pacientes inficionados. En verdad, estos aplazamientos de las intervenciones menos graves se han hecho en previsión del alud de contagios que van a llegar.

Conforme ha dicho el jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos del Centro de salud del Mar (Barna), Joan Ramon Masclans, en una entrevista con TV3, ya están ocupadas un tercio de las ucis de toda Catalunya. «La situación se está agudizando mucho, estamos en una situación muy tensionada y nos aguardan días bastante difíciles», ha advertido Masclans. Según él, el Centro de salud del Mar tiene dieciocho camas de uci mas pueden tresdoblarlas y llegar a más de sesenta, con lo que todavía tienen «un margen».

En paralelo, la ‘consellera’ Vergés asimismo ha anunciado cambios en el protocolo a fin de que los profesionales sanitarios apartados en sus casas por estar en contacto con inficionados puedan regresar a trabajar tras una semana (en lugar de catorce días, lo establecido hasta el momento) si dan negativo en la prueba del covid-diecinueve. Y ha informado de que Salut ha hecho un pedido de 6 millones de mascarillas quirúrgicas, como otros «equipos de protección», para los profesionales de toda Catalunya, singularmente los del Centro de salud de Igualada, donde se produjo el enorme foco pandémico del territorio.